lunes, 8 de marzo de 2021 Actualizado a las 21:45

De Nona Fernández, autora de "Space Invaders" (2013)

Cultura - El Mostrador

Crítica literaria: "Chilean electric", una verdad que deviene en el campo de la incertidumbre

por 22 mayo, 2016

Crítica literaria: “Chilean electric”, una verdad que deviene en el campo de la incertidumbre
El texto dispone de ciertos símbolos que dan cuenta de una lectura histórica de los últimos años, y respecto a la cual la misma autora asume una posición: vive, observa y reflexiona no como narrador, sino más bien como sujeto. De esta manera, podemos interpretar a manera de conclusión que, así como un corte de luz nos imposibilita continuar con nuestras actividades, un pueblo que no busca la verdad y no escarba en su memoria está impedido de articular un proyecto de país que le permita reparar las heridas e integrar al otro que lo habita.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Se nos pierde la mirada hacia atrás
preguntando donde está nuestro vendrá
y lo vemos con un precio de ocasión
en un rincón del mostrador”.

Dúo Schwenke & Nilo: “Se nos pierde la mirada”

Continuando con el formato de novela breve que desarrollara en Space Invaders (2013), Fernández aborda en Chilean Electric (2015) un tema recurrente en su obra: la memoria. Dicho recurso es empleado cuando una familia observa la instalación de una compañía alemana que opera en la Plaza de Armas de Santiago, para luego asistir a la ceremonia de inauguración de la luz eléctrica.

Quien relata es la abuela de la escritora, quien nacerá mucho tiempo después del encendido del alumbrado. A partir de esta remembranza falsa, se hace presente la construcción de la posmemoria como un proceso donde la memoria se ficcionaliza a sí misma, no para contarnos una verdad sino para devenir en un relato que está en el campo de la incertidumbre: “sólo hay un pequeño detalle que ensombrece el relato de mi abuela, un hoyo negro que amenaza con tragarse la veracidad de la escena completa”.

Folder

En el capítulo inicial, la transmisión del testimonio oral de la abuela permite que se vaya construyendo un sujeto que participa de la historia nacional y que por condición de género sólo ha sido reconocido parcialmente. Justamente, como secretaria del Ministerio del Trabajo y haciendo uso de la máquina de escribir, deja constancia de las reuniones que Clodomiro Almeyda sostenía con los sindicatos nacionales para la conformación de la CUT.

Son, entonces, el acceso al documento y al archivo –junto con el repliegue de la dictadura– nuevos objetos de investigación que configuran un pasado que emerge en contraposición al dictamen de los vencedores: “Si se tomaba una decisión crucial, si alguien declaraba algo, si alguien lo desmentía, si alguien llegaba como nuevo funcionario, si renunciaba o se cambiaba de cargo, los dedos de mi abuela lo dejaban por escrito para que el ministro de turno lo firmara. Sólo así las cosas ocurrían en el ministerio”.

En el transcurso de los capítulos, la narración se personaliza para componer un discurso simbólico desde la llegada de la electricidad; para eso, se amplía el imaginario de la biografía, tanto con la fotografía de la infancia con los caballos de palo como con el registro de un ojo sobre un charco de sangre, la reconstrucción de los últimos momentos de los Recabarren y la voz rescatada de un presidente muerto mediante la reproducción técnica de sus seguidores, entre otros recursos.

Lo anterior sirve para dar forma a un libro breve, organizado de manera cuidadosa y controlada, instalando el lugar común como escenario de las diferencias. Es allí donde se enuncia una reflexión sobre el pasado de los abuelos, una que permita resolver nuestros asuntos pendientes a nivel nacional e intercultural y proyectar un mensaje por la capacidad de decisión a mostrar en el tiempo próximo: “Las historias de los abuelos iluminan el pasado y nuestra mirada las proyecta al presente y al futuro”.

Chilean Electric es una obra que presenta un formato conciso, debido a una estructura narrativa que prescinde de ornamentos y donde predomina el hecho situado. Asimismo, se despliegan relatos que logran conmover en distintos niveles, principalmente durante la primera mitad del libro.

Finalmente, el texto dispone de ciertos símbolos que dan cuenta de una lectura histórica de los últimos años, y respecto a la cual la misma autora asume una posición: vive, observa y reflexiona no como narrador, sino más bien como sujeto. De esta manera, podemos interpretar a manera de conclusión que, así como un corte de luz nos imposibilita continuar con nuestras actividades, un pueblo que no busca la verdad y no escarba en su memoria está impedido de articular un proyecto de país que le permita reparar las heridas e integrar al otro que lo habita.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV