jueves, 18 de agosto de 2022 Actualizado a las 01:06

CULTURA

Autor Imagen

Ceylán en el corazón de Pablo Neruda. Deconstruyendo los mitos de la vida y poesía de Neruda en Ceylán (Tercera parte)

por 21 mayo, 2018

Ceylán en el corazón de Pablo Neruda. Deconstruyendo los mitos de la vida y poesía de Neruda en Ceylán (Tercera parte)
Tercera parte del ensayo escrito por Eda Clery, Socióloga y Doctora en Ciencias Políticas, es una investigación que reconstruye el mundo de Ceylán de los treinta y de los círculos de amigos de Pablo Neruda durante su estadía 1929-31, cuando el poeta fue designado cónsul en la isla. Clery señala que este texto busca responder las preguntas ¿es posible insistir en la idea que la estadía en Ceylán no haya tenido ninguna influencia sobre su obra, tal cual él lo declaró en las memorias?; ¿Qué influjo artístico tuvo el círculo inmediato de artistas liderado por su amigo ceylanés Lionel Wendt tanto en su apertura al mundo como en la obra poética?. Esta es la última parte del texto.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Segunda parte del ensayo en este link.

El memorial  y la casa de Neruda en Colombo

Neruda dejó grandes huellas en Ceylán. Cuando fui a Colombo en 2017, lo primero que hice fue dirigirme al memorial en su honor ubicado en el “Viharamaha Devi Park” al frente de la alcaldía de Colombo. Recorrí el parque y no podía ubicarlo hasta que el jardinero principal me llevó al lugar. Se trataba de una placa de mármol negro veteado con letras blancas y el árbol nacional cingalés “Na” (Mesua ferrea) plantado al lado con el texto: “Este árbol ‘Na’ fue plantado por el honorable Berty Wickramapala J.P. el 12 de Julio de 2004 para conmemorar el natalicio del poeta chileno mundialmente conocido y premiado con el Premio Nobel de Literatura Pablo Neruda que estuvo destinado en Ceylán como cónsul honorario de Chile”.

Piedra del memorial de Pablo Neruda en el Viharamaha Devi Park de Colombo, Sri Lanka. Texto: Este árbol “Na” ( Messua Ferrea) fue plantado por el honorable Berty Wickramapala J.P. el 12 de Julio de 2004 para conmemorar el natalicio del poeta chileno mundialmente conocido y premiado con el Nobel de Literatura Pablo Neruda que estuvo destinado en Ceylán como cónsul honorario de Chile. Fotografía gentileza de la autora.

Eda Cleary, autora de este ensayo, junto al memorial de Pablo Neruda en Viharamaha Devi Park de Colombo , 2017. Fotografía gentileza de la autora.

Berty Wickramapala había sido durante muchos años en Ceylán el cónsul honorario de Chile. El mismo es un empresario conocido de Sri Lanka y pertenece a la familia propietaria de la Industria de Galletas Malibán. Por su iniciativa se instaló este memorial en ocasión del cien aniversario de su nacimiento y se plantó el árbol “Na”.

Hoy en el lugar donde estuvo el bungalow de Neruda hay una casita de dos pisos y se debe cruzar la calle hacia la línea del tren a lo largo de la moderna costanera, que antaño no estaba habilitada, para acceder al mar. Los bosques frondosos de cocoteros y los impresionantes arrecifes que describía Neruda, se sacrificaron parcialmente en la construcción del actual borde costero y ya no se pueden apreciar como  en el pasado.

La académica Manel Fonseka[1], contó que en algún momento durante los noventa, ella y su marido, el profesor Senake Bandanarayake, fueron por curiosidad al ex-domicilio de Neruda ubicado en Wellawatta en la línea 42, Nr. 56, y para su sorpresa descubrieron que la casa de Neruda todavía no había sido demolida. Les preguntaron a los habitantes del bungalow si podrían permitirles poner una placa conmemorativa de Pablo Neruda, a lo que accedieron. No obstante, fue entonces finalmente demolida y ese plan fracasó. Otra idea que se consideró y que no se ha concretizado es poner el nombre de Neruda en la línea 42 de Wellawatta, donde él vivió, pero tampoco ha cuajado[2] hasta ahora.

El centenario del nacimiento de Neruda se celebró en Colombo en el “Centro Internacional para Estudios Étnicos” (International Center for Ethnic Studies, ICES) con una recitación de poemas a cargo de Tissa Abeysekera que fuera un destacado director de cine, escritor, actor y guionista y la muestra de la película “Il Postino” basada en la novela del escritor chileno Antonio Skármeta. El Profesor Senake Bandaranaike sirvió de anfitrión, recordó la vida de Neruda y se mostraron fotos del poeta joven durante su residencia en Ceylán. Según el poeta cingalés Malinda Seneviratne, aunque en la sala la mayoría del público estaba enterado de la obra y vida del poeta, disfrutaron de las novedades compartidas allí y del “elegante” tributo a Neruda[3].

Las huellas literarias de Neruda en Ceylán

La poesía de Neruda en Ceylán ha tenido y tiene una poderosa influencia sobre los actuales escritores. No sólo como fuente de inspiración, sino que por sus ideas políticas anti-colonialistas. De hecho el retorno a Ceylán en 1957 como participante en una Conferencia de Paz Mundial para hablar de la necesidad del desarme nuclear después de la II Guerra Mundial, fue más bien de carácter político.

La primera huella literaria que puede rastrearse es la influencia que ejerció sobre la poesía del pintor cingalés George Keyt, su amigo personal, quien encontrándose en una crisis emocional que le impedía pintar, comenzó a escribir poemas. Según Dalmia Yashodhara[4] una de sus fuentes de inspiración fue la poesía de Neruda. Keyt produjo tres tomos de poesía “Poemas” en 1936, “The Darkness Disrobed” y “Image in Absence” en 1937.

La segunda gran influencia que ejerció su pensamiento fue el paso por el círculo de arte modernista de Lionel Wendt, que se cristalizaría más tarde con la formación del “Grupo 43”  y que sería pionero en el fomento y desarrollo del arte modernista en Sri Lanka. Toda la historiografía en torno a este grupo lleva un sello de Neruda, ya que la primera gran exposición de pintura fue presentada por el entonces cónsul honorario de Chile Ricardo Reyes, quien más tarde resultaría ser el Premio Nobel de Literatura en 1971.

La cantidad y alta calidad de los trabajos escritos por historiadores, intelectuales, periodistas y artistas sirilanqueses sobre la vida y obra de Pablo Neruda son incontables. Para dar un botón de muestra es interesante mencionar a algunos de ellos.

El famoso novelista Michael Ondaatje , autor de la novela “El Paciente Inglés” y fundador del “Gratiaen Prize” para la escritura creativa en inglés en Sri Lanka en 1993, recordó a Pablo Neruda en el discurso inaugural por su decisión de contar las historias de los pueblos y sus costumbres desde su propia mirada con el fin de superar la prevalencia de las visiones eurocentristas acerca del “sur” del mundo.[5]; el destacado académico Ian Goonetileke, director de la biblioteca de la Universidad de Peradeniya de Colombo ; el intelectual, escritor y crítico literario M. B. Mathmaluwe[6]; la profesora Ellen Dissanayake[7], el escritor Tissa Devendra[8] escribió un relato-ficción de la posible hija de Neruda en Colombo imaginada como la hija adoptiva de su sirviente Brampy[9];  el novelista, poeta y académico de la Universidad de Ontario Suwanda H.J. Sugunasiri, indagó la obra de los poetas sirilanqueses-canadienses  y sus fuentes de inspiración[10] y el profesor Valentine Basnayake[11], escribió un trabajo sobre el gusto de Neruda por la música de Ceylán.

Vale la pena destacar también al periodista, historiador y autor de libros Subramaniam Sivanayagam. Fue director de la Revista del Sábado del diario “Tamil Nation” y escribió sobre la vida de Neruda en Wellawatte[12]; el actor, director de cine, guionista y escritor Tissa Abeysekera dio una extraordinaria  conferencia en honor a Neruda para la celebración del centenario de su nacimiento[13] en el Centro Internacional de Estudios Étnicos en Colombo; el profesor, autor y erudito de cine en Asia e historiador Wimal Dissanayake publicó  en el diario The Sunday Observer de Colombo un acucioso y analítico ensayo en dos partes sobre la vida y obra de Neruda desde el punto de vista  de un intelectual ceylanés[14] y el diplomático sirilanqués Jayantha Dhanapala abordó la obra de Neruda como poeta-diplomático en la universidad de Peradeniya en Colombo[15].

Neruda ha servido como fuente inspiradora de escritores de todas las edades en Sri Lanka, algunos que residen en el extranjero o en la isla. Muchos de ellos han sido ganadores del premio a la literatura creativa en inglés “Gratiaen Prize”  de Sri Lanka , y de otros premios internacionales. Romesh Gunesekera, autor de las novelas como “Noontide Toll”, “Reef” y “Monkfish moon”, declaró con mucho humor a la BBC en  el programa “Sense of a City” que una de las figuras que más le daban sentido a la ciudad de Colombo era las peculiares decisiones de Pablo Neruda al dejar el país: “La parte que más me gusta es cuando se fue de Sri Lanka, él abandonó a una mujer embarazada y se fue con su mangosta”[16]. Otro poeta es Malinda Seneviratne, autor de libros como  “Edges” y “Epistels: 1984-1996” manifestó su admiración por Pablo Neruda como un “gran poeta” sin dejar de lado la crítica política por haber apoyado al estalinismo[17];  el poeta sirilanques-canadiense Rienzi Crusz, autor de “The Rain doesn’t know me any more”, “Singing against the Wind”,  recordó que: “…entré al mundo mágico de Neruda, quien vivía por la misma calle cuando yo era niño y él era el embajador chileno en Ceylán”[18].

Neruda ha sido una personalidad multifacética, por lo que en Sri Lanka, uno de los mejores directores de cine,  está considerando filmar una película sobre su estadía en Ceylán. Se trata del extraordinario Prasanna Vithanage[19] director de películas galardonadas internacionalmente como “Ice on Fire” (Sisila Gini Gini), “Ira Madiyama” , entre muchas otras.

En Ceylán se leen generalmente las traducciones de las obras de Neruda al inglés. “Veinte Poemas de Amor y una Canción Desesperada”, ha sido publicado en cingalés en varias ediciones. En 2016 la escritora Indrani Rathnasekara tradujo una selección de poemas de Neruda del castellano al cingalés en un tomo titulado “Ceilán: la Soledad Luminosa” y fue presentado en un evento bajo la coordinación del cónsul honorario de Chile en Sri Lanka, don Mano Selvanathan.

El profesor sirilanqués e historiador de cine en Asia, Wimal Dissayanake escribió que la singularidad creativa de Pablo Neruda no tenía parangón en la historia de la poesía, afirmando:“…there was no Neruda before Neruda” , como también “..there is no Neruda after Neruda”[20].

 Deconstruyendo los mitos de la vida y poesía de Neruda en Ceylán:

La Soledad

La idea de Ceylán como el lugar donde más soledad pasó Neruda ha sido repetida una y otra vez por los estudiosos del poeta. A la luz de sus propias confesiones, sin embargo, es posible reconocer esa soledad , no sólo como una “soledad literaria”, sino como efecto de un mundo donde no había comprensión para lo que buscaba Neruda, que era desarrollar una expresión poética hasta ese momento inexistente. El sentirse solo y ansioso en esta tremenda empresa creativa, difícilmente podrían haber sido atribuibles a Ceylán. La correspondencia con su amigo argentino y poeta Eandi muestra la complejidad de los matices de la emocionalidad de Neruda joven. En ella descubrimos que sus tribulaciones no parecieran haber tenido una especificidad cultural ni territorial. Prueba de ello, es que casi recién llegado a Chile desde oriente, Neruda le confesó  a Eandi en septiembre de 1932 que “… hay algo excitante en vivir  en un país que se derrumba (Chile), con olor a catástrofe en medio de la primavera, y una amenaza sorda, fatal, un tambaleo agónico en la vida ambiente” y luego le comentó: “… mis años de servicio en el cuerpo consular y las mil miserias que allí me royeron los huesos no me sirvieron de nada. Volví a Chile sin un centavo, sin puesto y sin desahucio. Ahora recién me han puesto de bibliotecario en una biblioteca que no existe, con un sueldo que casi tampoco existe”.

Nuevamente Neruda se encontraba a la deriva, pero ahora no en Ceylán, sino que en su propio país. Al parecer, todos los problemas y la soledad que había pasado en oriente, no eran lo suficientemente fuertes como para escarmentarlo de emprender otra salida, pues su situación en Chile era desesperante:“Mi situación de dinero en Chile es más que mala. Sólo el placer de mi llegada reciente no me hace salir precipitadamente a buscar un país con menos bancarrota y menos miseria. Voy a tratar de salir de Chile a principios del Otoño próximo”[21].

La ausencia de Oriente en su poesía

Neruda afirmó varias veces que en su poesía no había existido ninguna influencia oriental a pesar que había pasado en esas tierras casi cuatro años. La crítica literaria en castellano y en inglés también -hasta hace muy poco- ha aceptado esa visión. Hay que tener presente que Neruda recuerda esa etapa desde la perspectiva y juicio de un hombre maduro, ya con una trayectoria política militante y unos valores, que evidentemente no eran los que tenía durante su juventud y sobre todo antes y durante “Residencia en la Tierra”.

Un análisis más profundo[22] de los poemas escritos para ese volumen demuestran que tanto los temas, tales como : el calor, las fiebres, la malaria, la expresión poética propia del consumo de opio[23], cuya flor base es la amapola, los ritos funerarios, las danzas, las cremaciones en los ríos, los adornos corporales de las mujeres, los ángeles de alabastro de cuyo material eran las figuras de los templos budistas, la masticación de nueces de betel, las creencias paganas de la adoración de la vaca y la cobra, y por último el peculiar  sonido del mar y la luminosidad de Ceylán[24], eran genuinamente asiáticos y no podrían haber surgido en otro escenario cultural.

Para comprender las razones de la negación de toda influencia oriental en su obra por parte de Neruda ya maduro, necesariamente se precisa releer la prosa de Neruda joven sobre el Asia, pues allí descubriremos notables diferencias de apreciación sobre el oriente.

El poeta veinteañero era francamente empático con los sufrientes del Asia como personas, no como “masa indefinida” y admirador de la fortaleza espiritual de los humildes en medio de la tragedia social. Especialmente tierno es su amor por los elefantes, que veía como “laboriosos y grandes jornaleros”, y su curiosidad  por conocer las personalidades y oficios de la gente.

Colombo le pareció envuelta en “una atmósfera inmensa de sueño, de vieja historia…. Son de cuento también, de amarillenta poesía los cuervos que por cientos se hospedan en las cornisas de la ciudad indígena…”.

El joven Neruda detalló en sus apuntes lo que observó y sintió con el corazón y la mente desprejuiciada. Nada se le escapaba, quería asimilarlo todo. En las columnas para La Nación de Santiago (1927-1929)[25], escribió sobre los peluqueros, los barberos y sus clientes,  los usureros llamados “chettys”, los monjes, los tejedores, los alfareros, los esclavos de plantaciones, los adornos en la frente de los hombres y los vendedores de pedrería. Neruda describió poéticamente los mercados de Colombo: “Lo más hermoso de Colombo es el mercado, esa fiesta, esa montaña de frutas y hojas endémicas. Se apilan a millones las piñas, las naranjas verdes, los minúsculos limones asiáticos, las nueces de arec, los mangos, las frutas de nombre difícil y de sabor desconocido. Las hojas de betel se apilan en columnas gigantescas, ordenadas con perfección como billetes, al lado de los frejoles de Ceylán, cuyo capi tiene un metro de largo. El inmenso mercado se mueve, hierve por todas partes su carga fastuosa, (y) embriaga el perfume agudo de los frutos…”.y no dudó en detenerse a observar la belleza de los templos hindúes:  “… el templo brahamánico de Colombo, viejo de trescientos años, con su exterior barroco, apretado de mil figuras guerreras, femeninas, místicas, talladas y pintadas en azules, verdes y rojos, con sus dioses de nueve caras soberbias  sus diosecillos de cabeza de elefante..”.

Era evidente que Neruda estaba empapado culturalmente con las vivencias propias de la vida en Asia y que al final de cuentas le imprimieron a su poesía la ritualidad, hermetismo y profunda auto-examinación conocida de los poemas en “Residencia en la Tierra”.

La pregunta, es cómo llega Neruda, luego de más de cuarenta años, a reducir toda esta riqueza cultural y social  que experimentó de joven a una categoría reductora del Asia que él llamó en sus memorias “una desventurada familia humana” con “…una vida de brutales exigencias materiales, una condición colonial cimentada en la más acendrada abyección, miles de muertos cada día, de cólera, de viruela , de fiebres, y de hambre…”. Al ojo del lector crítico, resulta contradictorio declararse libre de influencia oriental por estas razones y/o por la alienación religiosa, ya que incluso a comienzos de los setenta, que es cuando empezó a escribir las memorias, y , por supuesto también, durante los años treinta, en Chile, y en toda América Latina, moraba esa misma “desventurada familia humana”, sólo que bajo la égida económica de abusivas oligarquías locales todopoderosas y una jerarquía católica ajena de la realidad social de las mayorías pobres y desamparadas.  Por eso, quizás, Neruda , consciente de esta polémica postura, relativizó esa negación agregando en sus memorias que lo hacía“… sin atreverse a sostenerlo en forma tajante”.

El Neruda que recuerda en “Confieso que he vivido” se encontraba lejos de aquel muchacho librepensador que llegó en 1929 a Colombo. Ahora con más de sesenta años y después de más de treinta años de adopción del ideario comunista ortodoxo, le resultaba difícil  reconocer  que había sido justamente en Ceylán, con todas sus dramáticos conflictos e injusticias, con sus excepcionales paisajes naturales , estilos de vida , experiencias personales, tanto eróticas como sociales y de consumo de opio, el lugar que le había creado las condiciones  ideales para crear con libertad, experimentar con el lenguaje y ganar distancia de su propia tierra y del ambiente limitante que sintió en Chile, para aprender a ser “infinito”.[26]

El carácter  libertario y único de Neruda en el período de Ceylán, lo describió magistralmente desde Argentina su amigo poeta Hector Eandi en una carta con fecha de agosto de 1929[27] a Wellawatta: “Me siento tentado de preguntarle muchas cosas. De su vida anterior y de los motivos que le impulsaron a desterrarse….. Tal vez lo que usted hace lleva en sí mismo su propia razón, si alguna tiene, y si no tiene ninguna es lo mismo. Antes le hablé de que ninguna época ha sido tan heroica como la nuestra, en el sentido que es preciso un valor que llega a lo heroico, para realizar en lo posible la propia vida, sin chocar abiertamente contra todo. Ahora, agrego otro heroísmo, más raro y difícil: el suyo, que consiste en no tener reparos en chocar contra todo, en arrojar la propia vida a la cara del mundo, como un gesto de rebeldía. En el fondo somos muchos los que quisiéramos tener ese gesto, pero pocos los que alcanzan ese grado de heroísmo. Por eso es lógico en usted despreciar los problemas de la cultura[28]. Usted no pertenece al clan ni le importa su ley. Siente suyo el mundo en su capacidad de inteligirlo, y le son indiferentes las soluciones que los demás proponen al mismo problema.”

Esta percepción que tenía Eandi de la entonces sorprendente autonomía intelectual de Neruda, volvió a confirmarse unos años después en febrero de 1933, cuando el poeta le envía una carta desde Chile, poco tiempo después de haber regresado del oriente:: “… tengo odio al arte proletario, proletarizante. El arte sistemático no puede tentar, en cualquier época, sino al artista de menor cuantía. Hay aquí una invasión de odas a Moscú, trenes blindados, etc..Yo sigo escribiendo sobre sueños.”.

En este marco, “Residencia en la Tierra” puede ser considerada como un producto natural de una etapa de vida muy experimental por parte de Neruda en Ceylán. Su posterior rechazo, en cambio,  cuando renegó de ella diciendo que “….considero dañinos los poemas de Residencia en la Tierra. Estos poemas no deben ser leídos por la juventud de nuestros países. Son poemas que están empapados de un pesimismo y angustia atroces. No ayudan a vivir, ayudan a morir”[29], representan el viraje ideológico de Neruda y la decisión de transformar la poesía en un instrumento político al servicio del cambio social hacia la utopía comunista. Neruda se transformaría en adelante en el “poeta del pueblo”.

Alienación de sus raíces culturales

La poesía de “Residencia en la tierra” ha sido calificada por parte importante de la crítica literaria como “hermética”, “ensimismada”, “autodestructiva” y “auto-exploratoria”, en contraste con la poesía política de Neruda a partir de la Guerra Civil española (1936-1939) conectada con “acontecimientos político-históricos” en un país de habla hispana. Paradojalmente, sin embargo, fue el estado de ‘trasplantado’ cultural en Asia, el que precisamente le daría al poeta alas para revolucionar la poesía mundial creando una obra con “acontecimientos” tan válidos, como los políticos o sociales, tales como la pasión carnal, la depresión, las ilusiones y sueños, la perplejidad,  las angustias, la inseguridad, el desenfreno erótico y la profunda búsqueda del sentido de vida individual de la existencia.

Independientemente de la crítica y del posterior rechazo de “Residencia” por parte de Neruda, estas dos etapas en la creación poética nerudiana están íntimamente ligadas. Una sin la otra no podría haber sucedido. Según la académica Patricia Novillo-Corvalán, Neruda construyó una “red modernista transnacional” cuyo punto de partida fue justamente la ciudad de Colombo[30]. Desde allí enviaría su libro “Residencia en la Tierra” a España y su amigo poeta español Rafael Alberti lograría que la “Revista de Occidente” dirigida por el escritor Ortega y Gasset le publicara tres poemas del tomo, y éste a su vez en 1930 se las enviara a la revista literaria “Criterion”, dirigida por el poeta británico Thomas Eliot, a quien en 1948 le concederían el Premio Nobel de Literatura. Cabe destacar que el efecto de esos logros fue consistente pues posterior a ello, “Criterion” comenzó a publicar y traducir las obras de otros poetas latinoamericanos  en Inglaterra.

Neruda, por su parte, y luego de la estadía en Oriente, empezará a traducir importantes obras en inglés como “Chamber Music” de Joyce,  Romeo y Julieta de Shakespeare, y obras de William Blake y Walt Whitman. No deja de ser curioso que luego de largos años de espera “Residencia en la Tierra” se publicara finalmente en Chile y no en España, como quería Neruda.

La amistad de Neruda con ceylaneses ligados al movimiento artístico modernista en torno a Lionel Wendt, no fue de menos importancia para su carrera. La  amistad con Andrew Boydy su hermano poeta no sólo le permitió publicar más tarde  “Walking Around” en la influyente revista poética “New Verse” dirigida por el poeta y crítico literario británico Geoffrey Grigson en 1936[31], sino que lo relacionó con importantes autores de las letras inglesas de esa época. En resumen, y como lo afirmó Novillo-Corvalán, Neruda pudo entrar a los escenarios internacionales no como él lo había soñado haciéndolo directamente desde una de las principales metrópolis occidentales, sino que desde la periferia. Paradojalmente, el camino de Neruda a la fama mundial había sido alcanzada a partir de un viaje desde el “sur de América” hacia el “sur de Asia” para desde allí volver a las metrópolis creando una red de difusión creativa entre los poetas del mundo.

Neruda se enriqueció culturalmente en el Ceylán de los años treinta, ya que era una colonia cosmopolita caracterizada por un ambiente internacional y extravagante combinada con recónditas tradiciones nativas desconocidas para el poeta. El joven Neruda había dejado atrás el ambiente cultural más bien provinciano del Chile de entonces. Estaba abierto de mente y ávido de nuevas aventuras. Fue capaz de integrarse a la vida en este nuevo escenario radicalmente diferente. Sus escasos recursos económicos no le impidieron apreciar y participar en la vida de personajes como Winzer, Mauny, Wendt, Boyd, Keyt y otros, que evidentemente provenían de clases sociales privilegiadas y estaban acostumbrados a moverse con soltura por el mundo.

Neruda, recordaría en 1962, en un discurso pronunciado en la Universidad de Chile que “mi juventud amó el derroche y detestó la austeridad obligatoria de la pobreza”[32]. Es en ese contexto, en que se puede comprender la decisión de hacer un “gasto millonario” para llevarse consigo a Batavia a su querida mangosta Kyria, comprando un pasaje en barco a su fiel sirviente “Brampy” quien cuidaría del animal y lo pasaría camuflado por las aduanas portuarias.

Cuando Wendt construyó su vivienda en Colombo, la llamó la casa “Alborada”. Según el crítico literario  chileno Hernán Loyola[33], Neruda adoptaría esa costumbre de Lionel al dar también nombres a sus diferentes casas: “La Sebastiana” en Valparaíso, “La Chascona”  y “Michoacán” en Santiago. Su casa en la costa se llamaría sencillamente la casa de “Isla Negra”  según el nombre de la localidad, que es actualmente un museo de Neruda. La casa de Wendt tenía un amplio salón en forma de T y la pieza central de ese espacio era su gran piano Steinway. El suelo era de un cemento negro brillante. En las paredes colgaban los inmensos cuadros de los pintores bajo su protección y sus propias fotografías en blanco y negro. Wendt tocaba allí tanto a Beethoven como canciones livianas del Boogie-boogie[34].  Así como su amigo humanizaba las casas con un personalísimo estilo y la idea de un lugar abierto para los amigos, Neruda siguió este ejemplo muchos años más tarde cuando construyó sus casas[35].

Palabras finales: Ceylán en el corazón de Neruda

Ceylán fue un lugar crucial para el desarrollo de Neruda tanto como poeta, como  hombre de mundo. La estadía en oriente estuvo determinada por su notable determinación libre-prensadora y disposición a participar en las actividades oficiales y artísticas de los círculos sociales que lo rodearon.  Se puede afirmar que la “soledad” de Neruda en Ceylán fue probablemente “literaria” y que el oriente tuvo una significativa influencia sobre su obra. La estadía en Ceylán fue una verdadera ventana al mundo, desde la cual se forjaría en el futuro una importante red de oportunidades de difusión internacional para su poesía. Allí se enriqueció con un rico mundo cultural que combinaba diversas ramas del arte poniendo acento en la combinación de las culturas heredadas de las colonias y aquellas de los pueblos originarios. Ceylán “la más bella isla grande el mundo” habitó para siempre el corazón de Neruda, y hoy su poesía late fuerte en el mundo de las letras de Ceylán.

[1] Véase: Laksiri: Comments



[2]Op.cit.  en los comentarios al artículo de Laksiri, tres académicos discuten esta posibilidad: Laksiri, Senguttuvan y Manel Fonseka.

[3] Véase: Seneviratne, Malinda: : A surrealistic encounter with Pablo Neruda. En: http://malindawords.blogspot.com/2018/02/a-surrealistic-encounter-with-pablo.html

[4] Véase: Yashodhara: Keyt.

[5] Véase: Ondaatje, Michael: Discurso inaugural del Premio Gratiaen. En: http://www.gratiaen.com/speech.php

[6] Véase: Mathmaluve, M.B.: Pablo Neruda: A life like no other. En: http://www.island.lk/2008/10/01/midweek4.html

[7] Véase: Dissanayake, Ellen: Renaissance Man. Lionel Wendt-creator of a truly Sri Lankan Idiom. En: https://www.ellendissanayake.com/lionel-wendt/

[8] Véase: Devendra, Tissa: Brumpy’s Daughter.  En :http://www.island.lk/2003/02/16/featur11.html. Con respecto a ese trabajo véase también: Sivakumaran, K.S.: As I like it. Traversing withTissa Devendra. En:http://www.island.lk/2006/07/26/midweek6.html

[9] En correo electrónico privado con el poeta cingalés Malinda Seneviratne, me contó que el profesor Ian Goonetileke se había molestado mucho con Tissa Devendra por escribir esa ficción de Neruda. Pero, según Malinda ,Tissa estaba solamente siendo “juguetón”.

[10]Véase: Sugunasiri H.J., Suwanda: Sri Lankan Canadian Poets. The Bourgeoisie that fled the Revolution. En: https://tspace.library.utoronto.ca/bitstream/1807/26115/1/canlit132-SriLankan(Sugunasiri).pdf

[11] Véase: Basnayake, V.: References to music by distinguished visitors to Ceylon. En: http://www.island.lk/2001/02/17/satmag04.html

[12] Véase: Sivanayagam, S.: Pablo Neruda´s Memoir of Wellawatte. En: http://www.nation.lk/2008/12/14/eyefea3.htm

[13]Véase: Abeysekera, Tissa: Between shadow and space. On Pablo Neruda. Cenntenial Celebration Lecture. 12 July 2014. International Centre for Ethnic Studies in Colombo. En: http://www.island.lk/2004/07/18/featur12.html

[14]Véase: Dissanayake, Wimal: The poetic universo of Pablo Neruda, part I. En: http://archives.sundayobserver.lk/2013/06/30/mon05.asp. Part II, En: http://archives.sundayobserver.lk/2013/08/18/mon02.asp

[15] Véase: Dhanapala, Jayantha: The Diplomat as a creative Writer: Pablo Neruda. En: http://www.jayanthadhanapala.com/content/ws11LudowykMemorialLecture.html

[16] Véase: BBC: Sense of a city: Colombo. Interview with Romesh Gunesekera. En http://news.bbc.co.uk/2/hi/south_asia/3126565.stm Muchos autores, tales como Gunesekera  y Tissa Devendra  piensan que Neruda embarazó a una mujer tamil y que luego la abandonó. El misterio de si la dejó embarazada y/o si tuvo una hija, quedará en el mundo de las especulaciones.

[17]Vease: Seneviratne: A surrealistic encounter with Pablo Neruda. En: http://malindawords.blogspot.com/2018/02/a-surrealistic-encounter-with-pablo.html

[18]Véase: Sugunasiri H.J., Suwanda: Sri Lankan Canadian Poets. The Bourgeoisie that fled the Revolution. En: https://tspace.library.utoronto.ca/bitstream/1807/26115/1/canlit132-SriLankan(Sugunasiri).pdf

[19] Véase: The Hindu: Sri Lankan director plans film on Neruda’s poem. En http://www.thehindu.com/todays-paper/tp-national/tp-kerala/Sri-Lankan-director-plans-film-on-Nerudarsquos-poem/article16350106.ece.

[20] Véase pié de página N° 83

[21] Véase: Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda.

[22] Véase: Sharp : Neruda in Asia.

[23] Véase: Leal, Francisco: Pablo Neruda y el opio (del pueblo). La “Metafísica cubierta de Amapolas” de Residencia en la Tierra. Colorado StateUniversity. Anales de la literatura chilena, diciembre de 2017. En: http://analesliteraturachilena.letras.uc.cl/images/N28/3.%20Leal.pdf . En este trabajo Leal plantea que “la relación de Neruda y el opio fue íntima y cotidiana en Asia, mientras escribía poemas de Residencia en la Tierra”.

[24]Teitelboim relata en su libro que Neruda compararía esa extraordinaria luminosidad de Ceylán con la de Chile, y que más tarde el cielo chileno le parecería  opaco. Véase: Teitelboim: Biografía Intima.

[25] Véase: Loveluck: Prosa de Neruda.

[26] Es interesante en relación a este punto, el poema “Mis primeros viajes” de “Memorial de Isla Negra” que citó Edmundo Olivares en su libro “Neruda: Los caminos del Oriente: Tras la huellas del poeta itinerante (1927-1933), Santiago, 2000, donde Neruda expone sus sentimientos al dejar Chile en 1927: “Cuando salí a los mares fui infinito. Era más joven yo que el mundo entero. Y en la costa salía a recibirme el extenso sabor del universo. Yo no sabía que existía el mundo….”.

[27]Eandi, Hector: Carta a Neruda del 26 de agosto de 1929. Citado por: Lavín de la Cerda, Hernán: Algunas Claves para leer a Neruda. En: http://letras.mysite.com/pner290814.html, 2014.

[28]En Abril de 1929, Neruda  le escribiría a Eandi que: “..tengo hasta cierto desprecio por la cultura, como interpretación de las cosas, me parece mejor un conocimiento sin antecedentes. Una absorción física del mundo…los problemas del conocimiento,… me parecen despojados de dimensión…..Cada vez veo menos ideas en torno mío, y más cuerpos, sol y sudor..”. Vease: Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda.

[29] Pasaje citado por :Rodríguez Monegal, Emir: Pablo Neruda: el sistema del poeta. En:http://www.autoresdeluruguay.uy/biblioteca/emir_rodriguez_monegal/bibliografia/prensa/artpren/iberoamer/latino_82.htm

[30] Véase: Novillo-Corvalán, Patricia: Pablo Neruda’sTransnationalModernist Networks: Colombo-Madrid-London-Buenos Aires (1927-1933), 2017. En: https://www.euppublishing.com/doi/abs/10.3366/mod.2017.0168

[31] Véase: Wilson, Jason: A Companion to Pablo Neruda: Evaluating Neruda’s Poetry”, 2014, Rochester, USA. Capítulo: Translating Neruda.

[32] Neruda, Pablo: Mariano Latorre, Pedro Prado y mi propia Sombra. Discurso pronunciado el 30 de marzo de 1962 en honor de estos escritores chilenos. En: https://www.neruda.uchile.cl/critica/latorrepradosombra.html

[33] Véase: Loyola, Hernán: 1937: Pablo Neruda, Nancy Cunard y una revista memorable. Universidad de Sasari, Italia, 2017. En: http://revistas.academia.cl/index.php/islaflotante/article/view/656

[34] Véase: Weereratne, Neville: The house that Lionel Wendt built. En: http://www.sundaytimes.lk/101114/Plus/plus_09.html

[35]Cuando Neruda volvió a Colombo en 1957 buscó en vano la casa “Alborada” pues ya había sido demolida. Manel Fonseka cuenta que en el mismo terreno de la casa Alborada se había empezado a construir lo que sería en 1953 el Teatro Lionel Wendt  que más tarde se completaría con una galería de exposiciones. Véase Laksiri: Comments.

Referencias bibliográficas

Buenos Aires (1927-1933), 2017. En: https://www.euppublishing.com/doi/abs/10.3366/mod.2017.0168

Síguenos en El Mostrador Google News

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV