Publicidad
«Escribir sin límites»: un libro para motivar a los estudiantes por la escritura CULTURA|OPINIÓN

«Escribir sin límites»: un libro para motivar a los estudiantes por la escritura

Max Valdés / Letras de Chile
Por : Max Valdés / Letras de Chile Novelista, cuentista, editor, antólogo, escritor de literatura infantil. Es Magister en Edición de la Universidad Diego Portales y Máster en Edición de la U.Pompeau Fabra de Barcelona.
Ver Más

Cada uno de los problemas de escritura que proponen estos dos volúmenes publicados por la editorial LOM, tiene su origen en un trabajo intenso que se nutrió de diversas voces; consideró las recientes disposiciones curriculares en Lenguaje y Comunicación, así también como las últimas investigaciones en didáctica de la escritura y argumentación escolar. Se trató de un diálogo abierto con las situaciones que suceden en la sala de clases, con sus infinitas posibilidades y con sus limitaciones.


¿Cómo hacer para que los estudiantes se motiven por la escritura? Esta es la pregunta esencial que se hacen -en dos volúmenes del libro «Escribir sin límites» (Lom Ediciones)- las docentes e investigadoras Nayareth Pino y Constanza Alvarado.

A ello responden “…estos libros responden de manera magistral a la ansiedad de esta pregunta docente. Después de leerlo a cabalidad, con ojo crítico de maestra y escritora, observo que la respuesta puede parecernos tan sencilla como completa y profunda. Sencilla, pues este libro muestra de manera amena, ordenada y clara la implementación de una estrategia de escritura que está adaptada a las edades de las y los estudiantes, a los objetivos de aprendizaje y a los contenidos curriculares, facilitando la comprensión para su puesta en práctica en el aula”.

La escritura en el aula no parece ser una actividad motivadora que gane adeptos en la escuela. A pesar que el acto de escribir es un dispositivo cultural de importancia innegable. Resulta una tarea titánica preparar a los alumnos para este ejercicio de expresión escrita, tan cotidiano, de distintos formatos y de difícil aplicación, sobre todo cuando se trata de que ellos expresen sus emociones, sensaciones y desarrollen su creatividad.

Sumado a esto está la disputa por el tiempo y el espacio a ocupaciones propias de los educandos; desde los juegos virtuales a la inquietud infantil -juvenil por el patio del colegio; o desde la modorra o el desgano hasta las ansias de libertad de la adolescencia. ¿Es posible entonces entusiasmar al estudiante, tanto de primer como de segundo ciclo- por la escritura creativa? En ningún caso se trata sólo de un conjunto de recursos para aplicar, sino también de una estrategia posible de adaptar, complementar o rediseñar, para eso las autoras entregan las herramientas que permitirán a los docentes desarrollar su propia creatividad y aplicar a sus estudiantes.

Se trata de ARPA (Activando la Resolución de Problemas en las Aulas), más que una estrategia formativa es una aventura motivadora para el aprendizaje integral de los alumnos. ARPA pone en juego pasos y acciones que pretenden despertar la curiosidad y movilizar a una o múltiples respuestas haciendo que los estudiantes se involucren en la búsqueda de soluciones creativas. En el proceso se activan las cuatro habilidades básicas de la comunicación: hablar, escuchar, leer y escribir. Esto permite que todo el proceso de aprendizaje resulte dialógico, reflexivo y crítico, a la vez que individual y colectivo.

En lo formal son ejercicios altamente motivadores, pertinentes según edades de los alumnos (primaria y secundaria), con formatos de poesía, cuentos, cantos, divertimentos, diálogos, monólogos todos ellos permitirán a los alumnos desarrollar su lado creativo y adentrarse en los mundos que pueden oscilar entre la pura ficción o aventurarse a terrenos éticos o filosóficos impensados; puesto que la imaginación no tiene límites en esta etapa formativa. Finaliza la autora con una reflexión: “…cuánto hemos perdido de aquella libertad creadora a través de nuestra vida. Quienes escribimos buscamos a menudo, con mucho esfuerzo, imágenes, metáforas o historias que habitaron antes el pensamiento de la niñez”.

ARPA puede -según las autoras- constituirse en un dispositivo social que permite ejercer tres acciones ciudadanas que durante mucho tiempo estuvieron vedadas a la infancia: a) Tomar la palabra como acto de decirse. “Escribo, luego soy”. “Dejar testimonio de mi paso sobre la tierra”, solían decir los escritores románticos. b) Participar y reflexionar a través del diálogo sobre lo que quiero decir; ser en el mundo con los otros, experimentar en comunidad el poder de la palabra; nunca más el silencio; que la infancia y adolescencia tengan ahora palabra; y c) Escribir para expresar el mundo interior; sacar desde dentro las más diversas emociones y sensaciones, ponerlas en palabras; arrancar a la imaginación esos mundos que no existen antes de nosotros, esos sucesos que soñamos o esperamos que ocurran.

Cada uno de los problemas de escritura que proponen estos dos volúmenes publicados por la editorial LOM, tiene su origen en un trabajo intenso que se nutrió de diversas voces; consideró las recientes disposiciones curriculares en Lenguaje y Comunicación, así también como las últimas investigaciones en didáctica de la escritura y argumentación escolar. Se trató de un diálogo abierto con las situaciones que suceden en la sala de clases, con sus infinitas posibilidades y con sus limitaciones. Los problemas de escritura presentados en estas dos selecciones de libros responden al ímpetu e intereses pedagógicos perseguidos por los equipos que lideraron el equipo de ARPA Escritura.

Ambos ejemplares son altamente recomendados para aplicarlos en el aula. Son ejercicios que plantean con claridad los objetivos de aprendizaje y los contenidos que se pretenden desarrollar o “despertar” en los alumnos. Poseen elementos lúdicos y de juego que son tan imprescindibles en la formación escolar y que, como refuerzan en algún momento las docentes: “…me quedo pensando cuánto hemos perdido de aquella libertad creadora a través de nuestra vida…esta es la oportunidad de recuperar estas habilidades”.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.
Publicidad

Tendencias