lunes, 25 de octubre de 2021 Actualizado a las 23:17

Empató 3-3 con los Aztecas

La Roja encendió las alarmas frente a México (video)

por 16 junio, 2015

A pesar de que el empate final a tres resultó mezquino, sobre todo por la producción de la segunda etapa, el mal nivel del primer tiempo y los errores cometidos ponen un manto de duda acerca de las posibilidades del equipo de Sampaoli de llegar a instancias mayores en esta Copa América.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Intenso, luchado, de alternativas cambiantes, incierto hasta el final… Así fue el partido en que, a pesar de disponer de mejor y más claras oportunidades, la Roja sólo pudo empatar 3 a 3 con México, pagando un alto costo por un primer tiempo con muchos errores y una desaplicación notoria en la segunda etapa que significó el gol del empate definitivo, anotado por Vuosso.

Tal vez por eso, y a pesar de los muchos problemas que México le planteó a la Roja en buena parte del partido, el equipo y la afición quedaron con un gusto amargo, estimando –y con razón– que tras superar un primer tiempo bastante discreto, el cuadro de Sampaoli había merecido más que el punto finalmente cosechado.

Al igual como ocurriera en la inauguración de la Copa América, frente a Ecuador, la Selección no partió bien. Le costaba tener la pelota y, cuando llegaba a tenerla, no la administraba bien. Había mucha imprecisión frente a una marca mexicana que, sin ser atosigante, incomodaba. La mejor prueba: iban 15 minutos de juego y los delanteros nacionales ni siquiera habían visitado al meta Corona.

Ante ese panorama, no fue una sorpresa el que, a los 21 minutos, México dejara caer un balde de agua fría. Un centro desde la izquierda, que superó a toda la defensa, fue tocado suavemente por Medina para la entrada de Vuosso, que se anticipó a la reacción de los defensores tocándola ante la salida de Bravo. El silencio que se apoderó del Nacional fue llamativo.

Pero la Roja tuvo el mérito de reaccionar y la suerte de encontrar el empate sobre la jugada siguiente. En un tiro de esquina servido por Sánchez, Vidal les ganó en el brinco a todos los defensores mexicanos para meter un cabezazo violento y preciso a un rincón bajo.

Pero que no iba a ser una noche tranquila quedó claro pocos minutos despúés. Otro centro desde la izquierda fue cabeceado por Flores y el manotazo desesperado de Bravo apenas logró que la pelota, tras pegar en el travesaño, fuera despejada de apuro al córner. Pero del tiro de esquina vino el segundo gol mexicano, cuando el larguirucho Jiménez se elevó más que todos y la puso en un ángulo imposible para el meta nacional.

Fueron los peores minutos de la Selección. No podía tener la pelota y, cuando llegaba a ganarla, no podía coordinar más de dos o tres pases seguidos. La desesperación del equipo la encarnó mejor que nadie Arturo Vidal, que sobre los 36 minutos se ganó merecidamente la tarjeta amarilla por una fuerte entrada sobre la raya lateral.

Pero fue ese mismo Vidal, más guerrero que nunca, que a los 42 minutos metió el preciso centro que encontró destapado a Vargas por el centro del área. Y “Turboman” no perdonó: con un cabezazo de manual, hacia abajo, violento y cambiándole el palo al arquero, convirtió un gol que podía considerarse sicológico.

Porque, obviamente, no es lo mismo irse a los vestuarios en equilibrio que en desventaja.

La Roja, ya se dijo, subió mucho su nivel en la segunda etapa. Ya a los 53, Vargas, habilitado por Aránguiz, le pegó muy débil cuando su posición era inmejorable. Y un minuto después, llegó el penal que podía poner a Chile por primera vez en ventaja durante el partido. Ante un gran pase de Alexis, Vidal fue derribado por Flores, y fue el propio Vidal quien, como en el Bayern Leverkusen, como en la Juventus, tuvo la sangre fría necesaria para ponerla en el rincón opuesto al que había elegido Corona.

Los estadísticos dirían, además, que ese era el gol N° 1.000 en la historia de la Roja.

Se pensó que, en ventaja, México algo soltaría las marcas y adelantaría sus líneas. En teoría, un partido ideal para Vargas y Alexis Sánchez, que con espacios podrían ser bien habilitados por los pases profundos del “Mago”, que, al igual que el equipo, aparecía en este segundo tiempo.

Pero en una distracción imperdonable, un pase profundo de Aldrete encontró mal parada a la defensa, con Gary Medel habilitando al solitario mexicano en punta y un Albornoz que tampoco pudo cerrar con presteza. Matías Vuosso sólo tuvo que tocarla suavemente frente a la salida desesperada de Bravo para establecer nuevamente el equilibrio en las cifras.

Y es necesario aclarar que en las cifras porque, en la segunda etapa, la Roja fue superior a México. Sánchez y Valdivia, por ejemplo, desviaron por poco cuando el gol se aclamaba. Y cuando sólo faltaban diez minutos, el peruano Carrillo le anuló un gol legítimo a Sánchez, que había empalmado en la boca del arco un centro rasante de Isla. El delantero del Arsenal, claramente, al momento de salir el pase estaba completamente en línea con la defensa mexicana.

Los minutos finales se fueron consumiendo entre la desesperación chilena y la calma de los mexicanos, que obviamente tenían que considerar el empate como un buen resultado de acuerdo a lo acontecido en el balance de los 90 minutos de juego.

Sin embargo, hay que distinguir: la actuación de la Roja, siendo loable por el espíritu y el fútbol que supo desarrollar yendo gran parte del encuentro en desventaja, no puede soslayar las muchas dudas que provoca el equipo pensando en instancias ya mayores.

Jugando como en el segundo tiempo, podemos ser rival para cualquier. Pero jugando como en la primera etapa, y cometiendo los errores que se cometieron, el sueño de ser campeones de la Copa América por primera vez en la historia sólo va a ser una hermosa utopía.

PORMENORES
Grupo A de Copa Libertadores.
Estadio: Nacional.
Público: 45 mil personas, aproximadamente.
Arbitro: Víctor Hugo Carrillo (Perú).

CHILE: Bravo; Isla, Medel, Jara, Albornoz (86´ Beausejour); Aránguiz, Díaz (70´ Mena), Vidal, Valdivia; Sánchez, Vargas (84´ Pinilla).

MEXICO: José Corona; Flores, Ayala, Valenzuela, Aldrete (70´ Salcedo), Domínguez; Guemez, Medina (64´ Aquino), Jesús Corona (77´ Osuna); Vuosso y Jiménez.

GOLES: Para Chile, 22´ Vidal (cabeza) y 55´(penal), 42´ Vargas (cabeza). Para México, 21´ y 65´ Vuosso y 29´ Jiménez (cabeza).

TARJETAS AMARILLAS: En Chile, Vidal y Pinilla. En México, Jesús Corona.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV