viernes, 6 de diciembre de 2019 Actualizado a las 09:10

OPINIÓN

Autor Imagen

Al más puro estilo “patrón de fundo”

por 27 junio, 2019

Al más puro estilo “patrón de fundo”
Qué contradictoria su idea de “comuna moderna”, señor alcalde, que siendo una de las más ricas del país, mantiene el récord en desigualdad económica y social. Una comuna en la que, en nombre del “progreso”, se expropian casas a los vecinos y se autoriza el paso de una autopista por el corazón del pueblo. Una comuna donde se reduce el casco antiguo, en vez de protegerlo como patrimonio cultural, donde cada día se achican y privatizan los espacios deportivos, se desaloja a los vecinos más humildes, se cierran los colegios, se desplazan las ferias y se alteran símbolos, como su antigua iglesia.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El lunes 27 de mayo, el señor Felipe Guevara –desde su amplio despacho alcaldicio ubicado en el búnker, La Dehesa, y sentado en su sillón favorito con vista a la cordillera–, decidió desalojar de sus tierras, al más puro estilo “patrón de fundo”, a un grupo de “inquilinos” del Cerro 18. Seguramente, porque la presencia “indecorosa” de estos vecinos perturbaba a los visitantes que suben en el teleférico los domingos, después de misa, a visitar la gigantesca virgen que instaló sobre esa cima, sin consultar a nadie.

El caso es que su antojadiza orden afectó a más de treinta familias. “O demuelen ustedes mismos sus casas o lo haré con personal de la municipalidad”, les advirtió el alcalde de Lo Barnechea. Solo le faltó agregar el ya famoso "¡se me van!".

¿En qué cabeza cabe o, más bien, en qué corazón cabe dar una orden de desalojo a familias enteras, con guaguas y decenas de niños en pleno invierno?

Tras intensas gestiones y una gran movilización de los vecinos, se logró posponer la violenta orden del jefe comunal hasta el 1 de octubre. No pueden ser tan malagradecidos, después de todo “el patrón” les permitirá pasar el invierno en su comuna.

¿Por qué no hace como su colega de Las Condes y, en vez de expulsar a las familias de la comuna, desarrolla un proyecto de integración social? ¿Por qué no invitar a arquitectos como Alejandro Aravena o Sebastián Grey para que elaboren un proyecto de vivienda social acorde con el estándar de la comuna? ¿Por qué no ser innovador, en vez de continuar con las viejas prácticas patronales?

Pero el problema no se soluciona postergando unos pocos meses el posible desalojo de las familias del Cerro 18, porque estos hijos y nietos de pobladores de Lo Barnechea llegaron mucho antes que el señor alcalde y sus amigos a vivir a este sector, cuando todavía era un pueblo de campesinos y mineros y La Dehesa estaba despoblada.

Cómo no entiende, el Sr. Guevara, que los vecinos del Cerro 18 quieren algo muy simple: seguir viviendo en su comuna. Vivir en Lo Barnechea, donde nacieron y crecieron junto a sus familias.

Desalojarlos es un acto violento e inhumano, pero para el patrón del fundo es una cuestión de números, oportunidades inmobiliarias y rentabilidad. ¿Qué mejor que sacar a estas familias y disponer de esos terrenos para acrecentar la oferta a poderosas inmobiliarias?

¿Por qué no hace como su colega de Las Condes y, en vez de expulsar a las familias de la comuna, desarrolla un proyecto de integración social? ¿Por qué no invitar a arquitectos como Alejandro Aravena o Sebastián Grey para que elaboren un proyecto de vivienda social acorde con el estándar de la comuna? ¿Por qué no ser innovador, en vez de continuar con las viejas prácticas patronales?

Pero esto no es lo único que sucede en las tierras de Guevara. Dentro de pocos días se inicia el proceso de “fusión de tres colegios”, medida que afectará a 1.601 estudiantes que, a partir del 2020, quedarán repartidos en tres establecimientos, aunque pertenecerán a una misma institución, el “Colegio Lo Barnechea”. Esta “fusión” es en realidad un eufemismo para cerrar dos colegios y dejar solo uno, todo sin consultar a padres, profesores, alumnos y administrativos.

El motivo que ha dado el alcalde para implementar tan aberrante medida es “mantener la excelencia académica”. ¿A qué excelencia se refiere? ¿A las cifras que arroja el Simce? Si es así, ninguno de los tres colegios en proceso de “fusión” está considerado dentro de esa categoría. Me pregunto si cree que con la fusión elevará el nivel educacional de estos niños o ¿habría que hacer cambios más de fondo al sistema educativo? ¿Cuál es su proyecto? ¿Lo dio a conocer a las comunidades involucradas?

Que contradictoria su idea de “comuna moderna”, señor alcalde, que siendo una de las más ricas del país, mantiene el récord en desigualdad económica y social. Una comuna en la que, en nombre del “progreso”, se expropian casas a los vecinos y se autoriza el paso de una autopista por el corazón del pueblo. Una comuna donde se reduce el casco antiguo, en vez de protegerlo como patrimonio cultural, donde cada día se achican y privatizan los espacios deportivos, se desaloja a los vecinos más humildes, se cierran los colegios, se desplazan las ferias y se alteran símbolos, como su antigua iglesia.

Chile no puede seguir llamándose moderno mientras estas cosas sucedan. Si de verdad queremos entrar en la modernidad, debemos aprender de quienes han entendido que esta solo será efectiva cuando garantice el derecho a vivir en espacios dignos, que promuevan la convivencia y la integración de toda la comunidad.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV