domingo, 17 de noviembre de 2019 Actualizado a las 20:41

OPINIÓN

Autor Imagen

¿Y qué queda tras perder Piñera la brújula?: sentarse con palomitas de maíz a ver cómo las ratas abandonan el barco

por 21 octubre, 2019

¿Y qué queda tras perder Piñera la brújula?: sentarse con palomitas de maíz a ver cómo las ratas abandonan el barco
En esta columna, su autor ha preferido guardar el anonimato. Y se entiende: es funcionario del Gobierno cercano a la UDI. En la reflexión el autor hace un descarnado análisis, mira hacia dentro del Ejecutivo y su sector y no ve nada que se salve. ”Con los actuales habitantes de La Moneda, el problema no tendrá pronta solución. Los zorrones de Sanhattan y los analistas noventeros no pudieron anticipar el problema ni podrán vislumbrar soluciones. Están paralizados, y lo seguirán estando, porque su software mental no les permite entender, ver o sentir 'el signo de los tiempos'”.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hace poco más de nueve años, en las primeras semanas del gobierno de Sebastián Piñera, fui invitado a un seminario privado en el Instituto Libertad y Desarrollo.

Exponía el ministro Cristián Larroulet, quien justificaba las alzas de impuestos y otras medidas "contrarias a nuestros principios", afirmando que eran necesarias para asegurar un objetivo mayor: mantenerse en el poder por ocho años, el tiempo mínimo necesario “para poder hacer las reformas estructurales que Chile necesita”.

A un año del plan, el gobierno había bajado a un 30% de popularidad. Tres años y medio después, Chile Vamos sufría una apabullante derrota electoral, con un fuerte clamor de retroexcavadoras: Constitución, sistema económico, etc. La estrategia había fallado (pero el equipo ha sido mantenido).

Los complejos días actuales obligan a recordar una frase del evangelio que habla de los insensatos. Los describe de la siguiente manera: "Sabéis que hoy habrá tormenta, porque el cielo esta rojo. Sabéis también muchas cosas, pero no sabéis reconocer... el signo de los tiempos".

¿Y luego preguntamos por qué la gente está indignada? Desconexión con la realidad, engaños masivos, sueldos obscenos, aferramiento al poder, protección de privilegios, lobby, desigualdad de oportunidades, barreras de entrada a la política, van generando un clima enrarecido. Y en política, lo que ya conocemos: falta de líderes creíbles, falta de talento y carisma, apatía del electorado, desconfianza, y una creciente "bronca", que ya se podía sentir hace años, pero que hoy se ha hecho claramente visible.

La clave de la política, al menos en democracia, es precisamente esa: comprender el signo de los tiempos. O al menos, “los problemas reales de la gente”. Pero hace rato que eso no sucede. Piñera ganó por el desgaste de la Concertación y por el fracaso de Bachelet. Bachelet volvió al poder por el fracaso de Piñera.

–¿Cuál es entonces el problema de fondo?

–Muchos.

Como causa primera, sabemos que cualquier fracaso en la gestión de un gobierno es la falta de talento (colectivo, agregado). Sabemos también que en este gobierno, muy marcadamente, hay un agravante dado por la desconexión de las autoridades con la sensibilidad media, con el sentido común.

Es decir, hay un problema de "casting". Y los responsables de ello son, obviamente, los encargados del casting.

A ello, debemos agregar un problema estructural, propio de cualquier estructura jerárquica: los viejos no se quieren ir. No quieren salir de escena.

Tanto de izquierda como de derecha, nostálgicos de las épocas del exilio o de los tiempos llenos de mística de Mideplan y las modernizaciones económicas en la derecha, los políticos nacidos en los años 40 y 50, juegan entre el reducido mundo de sus conocidos, se blindan entre ellos y marginan nuevos talentos, pensando que en el corto plazo (él único para ellos) lo único importante es "no perder el poder".

En el fondo, no quieren aceptar que el tiempo ha pasado y que pronto van a morir.

¿Conocer y entender el signo de los tiempos? Un asunto de hippies, de millennials: basta con ver el Imacec y quitarle el discurso ambientalista a la izquierda. ¿Tener una popularidad de 25%? En La Moneda afirman que “la literatura” dice que es algo normal en el segundo año de gobierno. ¿No figurar en ninguna encuesta con buena evaluación? No importa, tengo 6.000 millones de dólares, volveré a ser candidato. ¿La desconfianza y malestar ciudadanos? Fake news (hasta el viernes pasado).

Pero basta con salir a la calle (o consultar a los astrólogos) para saber que este movimiento es mucho más profundo. Solo podemos abordarlo reconociendo que los tiempos han cambiado.

Quienes no lo entiendan, lo terminarán pagando, pero arrastrarán consigo instituciones y proyectos políticos valiosos, dejando abierta la cancha a los pocos que entiendan las reglas, pero también a figuras intrépidas, carismáticas, semimarginales... y a ratos mesiánicas.

El futuro está cerca. Y quienes nos preocupamos por él, podemos decir, al igual que en aquella magnífica película de los hermanos Coen (2007): No country for old men (traducida en español como Sin lugar para los débiles, que igualmente quedaría perfecto a la situación actual de Chile).

¿Quién sacará ventajas de este río revuelto?

Si queremos ir más al fondo, analicemos algunos claros ejemplos de falta de brújula.

Partamos por algunos generales:

Ni la debilidad ni la blandura son atractivas. Desde las épocas de las cavernas, hemos preferido líderes fuertes y sabios, más que acomodaticios. Tratar de conquistar votos diluyendo el discurso y diciendo “yo también soy de centro y de clase media”. Eso no lo respeta nadie, es lo antisexy, y solo puede tener un efecto en una negociación de cortísimo plazo, pero nunca generará respeto. La flexibilidad acomodaticia de Piñera, lo que los ingleses llaman “principleless”, el juego de área chica y de letra chica, puede permitir algunos logros transitorios. Pero nunca le hará ganar respetabilidad o credibilidad.

Es por ello que pese a tener cifras de desempeño razonable y que debería ser calificado definitivamente con nota azul (un 4,5 probablemente), nunca habrá “piñerismo”.

La gente sufre por problemas económicos, y se molesta por las calles mal pavimentadas, las esperas del Transantiago y los cortes de luz. Pero lo que indigna es al abuso, la injusticia y la negación e invisibilización de sus problemas. La falta de empatía. El Chile paralelo.

Nos guste o no, una de las grandes virtudes de la democracia es que es la gente y no los “brillantes de excelencia” la que pone la nota. La democracia castiga a los que van contra el sentido común, la cultura, la mayoría.

No se puede liderar a un sector político sin cultivar lealtades. Piñera no ha respetado ni considerado a los partidos políticos que lo llevaron al poder. No ha fidelizado a sus partidarios. Ahora que el barco se hunde, que ya no hay cargos que repartir y que se acercan las elecciones, solo queda lo obvio: comprar palomitas de maíz para comenzar a ver cómo las ratas abandonan el barco.

La clase media ha crecido. Participar en la vida social no solo es tener que comer y recibir una ayuda, sino aportar y ser considerado. En Chile es necesaria una urgente redistribución, pero no solo de poder y recursos, sino de autoestima y de dignidad. De espacios de participación, de reconocimiento. “Marca AC” o “No + AFP” son los nombres al alcance de la mano para expresar un conflicto mucho más profundo. Estamos en presencia de “la avalancha de la clase media”, que exige ser vista y tratada con dignidad, y que sí está dispuesta a remecer un poco el escenario para hacerse ver.

¿Necesitamos aún más señales?

Decirle a la gente que se levante más temprano para aprovechar los horarios bajos del metro, sin asumir que miles de chilenos ya se levantan a las 5 de la mañana para viajar dos horas a un trabajo donde sus jefes (que se levantan a las 7) ganan 20 o 30 veces más que ellos, no tiene presentación. Un Presidente que no da “roja directa” a quien cometa esa falta, no va a ser respetado.

Pero todo indica que bajo el actual estado de cosas, y con los actuales habitantes de la Moneda, el problema no tendrá pronta solución. Los zorrones de Sanhattan y los analistas noventeros no pudieron anticipar el problema ni podrán vislumbrar soluciones. Están paralizados, y lo seguirán estando, porque su software mental no les permite entender, ver o sentir “el signo de los tiempos”.

Pese a ello, el panorama de nuestra clase política es tan empobrecido, que tampoco es claro quién saque ganancias de este tío revuelto. Un líder carismático, asistémico, con sentido común, que apueste bien y se sintonice con la ciudadanía, podría llevarse la baraja completa.

Piñera, si quiere sobrevivir, tendrá que ensayar varias horas frente al espejo un tono humilde, y decir que siempre ha querido lo mejor para Chile, pero que es humano y que hay algunas cosas que no supo ver, y que ahora ha “oído la voz del pueblo” y se pondrá a la altura (algo de eso ya hizo). Acto seguido, debe convocar a un periodo de reflexión, invitando a chilenos respetables y transversales (no haré la lista, pero más similares a Benito Baranda que a los que le propondrán en el segundo piso).

Pero esos actos simbólicos no durarán nada sin dar suma urgencia a la reforma de pensiones, a la ley de fármacos, cerrar un buen número de embajadas y gastos superfluos (partiendo por las que hay en Guyana e Irak), bajar el sueldo a los ministros y parlamentarios, comenzar un intenso plan de mejora de la salud y educación y de captación de inversiones amigables ambientalmente e intensivas en mano de obra, imponiendo la ley de transparencia al Congreso, al Poder Judicial y a las Fuerzas Armadas, sancionando con cárcel la evasión tributaria y con pérdida del 50% del patrimonio la colusión empresarial (que el TC luego lo declare inconstitucional, será otro problema), prohibiendo la reelección sucesiva de alcaldes y parlamentarios. Y anunciando una redistribución de las rentas municipales (que permite que Las Condes repavimente año por medio y compre drones de juguete, mientras en el resto de las comunas no hay ni árboles ni áreas verdes decentes).

En resumen: ponerse a favor del viento, estar a la altura de los tiempos.

Pero para ello requiere un cambio de equipo. Los zorrones que lo rodean no van a ayudarlo.

El “pesado olor a viagra” que hoy queda tras las reuniones de gabinete (la frase me la dijo un ministro en ejercicio), tampoco. Los asesores educados en los años 80 y 90, que se entretuvieron viendo “Almorzando en el 13” y el “Festival de la Una”, que nacieron en la Clínica Alemana y que viven todos en la misma comuna, no van a saber pillar la nota. Las reglas del juego han cambiado. Y nada peor que jugar un juego con las reglas equivocadas.

A favor del gobierno juega que el estado de la actual oposición es cercano a la devastación.

Además de haber perdido buena parte de apoyo popular, se desaprovechó el último gobierno para una efectiva renovación de rostros, y en la actualidad no parecen dar pie con bola. La fallida acusación constitucional contra Marcela Cubillos es solo un ejemplo reciente de su estado confusional y falta de estrategia y unidad.

Lo de las platas de OAS a Michelle Bachelet fue un tiro de gracia. Más allá de lo que se diga, la gente ya se formó opinión, y todos sabemos que aunque tenga ribetes de grueso delito, una vez más, como siempre, “no pasará nada”.

Pero el problema no termina ahí. La falta de recursos económicos, y de cargos públicos que visibilicen a sus candidatos, los deja muy cercanos a la tentación de recibir ayudas y financiamientos irregulares, como los de San Ramón.

Para colmo, con Venezuela en desgracia, y más de 500.000 activos inmigrantes antisocialismo en nuestras calles (con crudos testimonios e imágenes sobre los efectos del socialismo), la defensa de su relato se hace cuesta arriba.

Ahí están fotos sonrientes de todos sus dirigentes con Chávez, Cristina, Lula y el propio Maduro. Y lo que pueda pasar en Argentina (y la nueva ola de inmigración que eso signifique) solo amenaza aumentar su desprestigio.

Como si eso no bastara, es poco probable que la ciudadanía olvide el eslogan más implacable de todos: "narcopartido" (y ese huracán fue levantado desde el interior, no desde fuera).

Pero el voluntarismo es más fuerte que el sentido de realidad. Los mismos dirigentes que destacaban en los años 80 y 90, aseguran que "volverán a la política". Incluso luego de los casos de platas políticas y vínculos con SQM, OAS, etc. Dicen que tanto el SII como la justicia demostraron “su total inocencia". Y al igual que Lula, alegan que han sido objeto de una conspiración y que el pueblo "está con ellos".

¿Y luego preguntamos por qué la gente está indignada? Desconexión con la realidad, engaños masivos, sueldos obscenos, aferramiento al poder, protección de privilegios, lobby, desigualdad de oportunidades, barreras de entrada a la política, van generando un clima enrarecido. Y en política, lo que ya conocemos: falta de líderes creíbles, falta de talento y carisma, apatía del electorado, desconfianza, y una creciente "bronca", que ya se podía sentir hace años, pero que hoy se ha hecho claramente visible.

¿Necesitamos aún más señales?

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV