sábado, 6 de junio de 2020 Actualizado a las 17:02

OPINIÓN

Autor Imagen

Chile, con Gobierno pero sin autoridad

por 18 enero, 2020

Chile, con Gobierno pero sin autoridad
¿Cuál puede ser el curso probable de los acontecimientos?. Es difícil realizar una prospectiva con elementos tan fluidos. Pero tenemos algunos hechos ciertos en el futuro próximo. Empecemos por lo más banal, los chilenos entramos progresivamente en periodo vacacional. Quizás cómo termine la PSU, pero es seguro que en febrero tendremos Festival de Viña. Imaginen quién será el blanco del humorismo en la Quinta Vergara, lo que será visto y festejado a lo largo de todo el país por los televidentes. Viene marzo y empezando, el 8 tenemos el Día Internacional de la Mujer, calculen cómo será esa manifestación que ya empieza a calentar motores. En el país de LasTesis. ¿La Intendencia propondrá un nuevo copamiento de la Plaza Italia?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El inicio del 2020 evidencia que en Chile tenemos Gobierno, pero el país padece de una inédita falta de autoridad.

Se cumplieron ya los tres meses desde el inicio del llamado “estallido social”.  Los datos son duros.  El Estado no logra cumplir con su función primaria: garantizar la seguridad de los ciudadanos y el control del territorio.  A pesar del tiempo transcurrido, el Gobierno aún no atina a comprender la naturaleza del movimiento ni sus urgencias.  Ha perdido la iniciativa política y ésta, parcialmente, se ha trasladado al Congreso en una suerte de parlamentarismo a la chilena.

La reacción del Gobierno en toda la crisis se ha caracterizado por su inmediatismo, su visión de cortísimo plazo y respuestas que a los pocos días quedan superadas por insuficientes.  Hoy nadie recuerda que en los primeros días de la crisis, mediante una cadena radial, el Presidente, Sebastián Piñera, propuso un incremento de 20.000 pesos a las pensiones mínimas, ahora propone un incremento mayor, pero sigue sosteniendo el sistema de capitalización individual y de sus órganos operativos: las AFP.

En 90 días de crisis, La Moneda ha quedado aislada. Empezando por su propia coalición. Todas las encuestas coinciden en que el apoyo al Gobierno (6% en la última CEP) está bajo la línea de flotación de la gobernabilidad, lo que significa que muchos votantes de Chile Vamos no apoyan a Piñera.  Si la derecha tiene un voto duro de -a lo menos- un 30%, implica que la mayoría de los adherentes de la coalición oficialista están en el bando de los decepcionados y críticos.

No solo fue Carabineros. En el Ejercito fueron dados de baja más de una veintena de generales, muchos de ellos por temas que podrían ser materia de juicios de cuentas y faltas administrativas. Aclaremos, nadie está por amparar la corrupción ni el mal uso de los fondos públicos, pero resulta elocuente que ninguno de estos oficiales –muchos de gran experiencia y ascendiente- han sido posteriormente procesados por delito alguno. Qué decir de las criticas a la FACH por los costos de una ceremonia, donde se combinaban la presencia de unidades de provincia con ejercicios previamente programados en los respectivos planes de vuelo, cosa de conocimiento de las autoridades que criticaban o, que a lo menos, debían preguntar porque eran parte de la planificación institucional.  Pareciera que los “gestos de autoridad” frente a las FFAA fuesen más pauteados por afanes comunicacionales -“golpear a los milicos da rating y no tiene costos”- que por un acertado liderazgo civil en temas de defensa.

El oficialismo no solo está desafecto, también está dividido, pese a los angustiosos esfuerzos por mostrar una foto en La Moneda con todos los jefes de partidos de derecha, no alcanza para lograr una posición común frente al plebiscito del 26 de abril.

En el camino han quedado muchas bajas. Empezando por más de dos docenas de fallecidos, decenas de heridos, destrucción material y una ciudadanía que percibe con incertidumbre lo que viene. En el oficialismo las bajas son mayores, cayó el gabinete político, la UDI se puso chúcara y si no lo hacia, José Antonio Kast le comería buena parte de sus votantes.  Lo curioso es que esta debacle del oficialismo no la cosecha la oposición, que se ve dividida y carece de sintonía con el movimiento social.

El Gobierno perdió completamente el control de la agenda, lo que prometió en la campaña del 2017, los inolvidables “Tiempos Mejores” quedaron en pretérito. Sin agenda, a la defensiva permanente en estas semanas de crisis, Piñera oscila desde denunciar “una guerra” promovida por “enemigos muy poderosos” hasta proclamar el inicio del proceso constitucional, intentando pautear su contenido luego que su sector se opuso a ello durante más de 30 años.

Pero el Gobierno no solo perdió el manejo de la agenda, cada día pierde el control del país, lo que es peligrosísimo para todos. Empezando por el orden público.  El ataque a las comisarias no se puede explicar por las demandas sociales y Carabineros está más abandonado que La Moneda. Su quehacer es criticado y, además, paga los costos de los errores de la conducción civil.  En menos de un año, la policía uniformada ha perdido más de 50 generales, llamados a retiro por La Moneda. Por cierto que habían oficiales que, por delitos económicos o malos manejos, debían ser llamados a retiro.  ¿Pero 50? Junto a ello numerosos oficiales superiores, muchos sin haber sido objeto de ninguna acusación formal, ni menos procesamiento.  Es obvio que cualquiera organización se afecta por una razzia de su superioridad. En especial en instituciones donde la experiencia de calle, el ascendiente ante la tropa y la lealtad al reglamento y la disciplina son básicos.

No solo fue Carabineros. En el Ejercito fueron dados de baja más de una veintena de generales, muchos de ellos por temas que podrían ser materia de juicios de cuentas y faltas administrativas. Aclaremos, nadie está por amparar la corrupción ni el mal uso de los fondos públicos, pero resulta elocuente que ninguno de estos oficiales –muchos de gran experiencia y ascendiente- han sido posteriormente procesados por delito alguno. Qué decir de las criticas a la FACH por los costos de una ceremonia, donde se combinaban la presencia de unidades de provincia con ejercicios previamente programados en los respectivos planes de vuelo, cosa de conocimiento de las autoridades que criticaban o, que a lo menos, debían preguntar porque eran parte de la planificación institucional.  Pareciera que los “gestos de autoridad” frente a las FFAA fuesen más pauteados por afanes comunicacionales -“golpear a los milicos da rating y no tiene costos”- que por un acertado liderazgo civil en temas de defensa.

Así, el Gobierno ha transitado de respuestas comunicacionales ha tratar de liderar el proceso constituyente, de denunciar una agresión externa a promover reformas previsionales.  De anunciar la existencia de pruebas de excelencia técnica respecto a la agresión externa a decir que el informe de Big Data no fue obra suya.  Pero el propio Presidente, en entrevista en CNN en español, reconoció que “el informe es nuestro”.  Ni hablar.

Todos estos gestos equívocos refuerzan la enorme desconfianza que la población tiene respecto del Gobierno y del Presidente en especial.  La población no sólo reprueba mayoritariamente su gestión, sino que además desconfía de ella, de su capacidad de liderazgo y de poder resolver los problemas del país.  Dato duro para el futuro próximo.

¿Cuál puede ser el curso probable de los acontecimientos?. Es difícil realizar una prospectiva con elementos tan fluidos. Pero tenemos algunos hechos ciertos en el futuro próximo. Empecemos por lo más banal, los chilenos entramos progresivamente en periodo vacacional. Quizás cómo termine la PSU, pero es seguro que en febrero tendremos Festival de Viña.  Imaginen quién será el blanco del humorismo en la Quinta Vergara, lo que será visto y festejado a lo largo de todo el país por los televidentes. Viene marzo y empezando, el 8 tenemos el Día Internacional de la Mujer, calculen cómo será esa manifestación que ya empieza a calentar motores.  En el país de LasTesis.  ¿La Intendencia propondrá un nuevo copamiento de la Plaza Italia?

Después de eso, ya estamos en el inicio del año escolar, ¿Que harán la ACES y la Confech?  No creo que entren en una etapa de reflexión. Y estaremos a poco más de un mes del plebiscito.

El país ingresará progresivamente en el clima del plebiscito. Nos vamos a polarizar. Pareciera inevitablemente.  No es algo malo en sí, pero debemos cuidar que sea un clima que blinde el proceso constituyente que se iniciará.  La gran pregunta es que si en ese contexto, un Gobierno que no llega ni al 10% de aceptación, abanderado de una coalición mayoritariamente derrotada en la consulta, sin liderazgo ni cultural ni político, será capaz de conducir el país.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV