Publicidad
Por un sistema igualitario y sin violencia contra nosotras: avances legislativos en Comisión de Mujer y Equidad de Género del Senado BRAGA

Por un sistema igualitario y sin violencia contra nosotras: avances legislativos en Comisión de Mujer y Equidad de Género del Senado

Isabel Allende
Por : Isabel Allende Senadora por la Región de Valparaíso y presidenta de la Comisión de Recursos Hídricos, Desertificación y Sequía del Senado.
Ver Más

En este Día Internacional de la Mujer, quiero agradecer el apoyo de las diversas organizaciones sociales que han ayudado a impulsar estos proyectos; a las académicas y los académicos que se han acercado a entregar su opinión; a las instituciones públicas que han participado junto con las senadoras, que han sido parte de la comisión, y a las miles de mujeres que han seguido con detención la tramitación de dichos proyectos.


Gracias al mayo feminista de 2018 se pudo visibilizar la violencia constante que vivimos las mujeres en los distintos espacios en que nos desenvolvemos. En el plano legislativo, llegamos a un diagnóstico común: pese a los avances, aún no existe un sistema jurídico de protección para las mujeres, ya que muchos de los proyectos de ley con relación al género –desarrollados en algunas de las Cámaras– terminaban dilatándose o muriendo en las respectivas comisiones.

Como una manera de hacernos cargo de lo anterior, tanto en la Cámara de Diputadas y Diputados como en el Senado, surgieron comisiones de mujeres y equidad de género, las cuales han sido una instancia especial de dedicación y profundización del estudio de las demandas del feminismo para traducirlas, de esta manera, en leyes que persigan avanzar en la superación de la cultura patriarcal y machista que vivimos en nuestro país.

La Comisión de Mujer e Igualdad de Género surgió en septiembre de 2018 en el Senado, siendo presidida por la senadora Adriana Muñoz en los dos primeros años, mientras que en el último año tuve el honor de liderar esta.

Desde que surgió la Comisión, hemos tramitado nueve mensajes y mociones que han terminado siendo promulgados como leyes. Dentro de estas se encuentran: el delito que tipifica el acoso sexual callejero; la Ley que obliga a las organizaciones deportivas a establecer protocolos contra el acoso sexual; la “Ley Gabriela” que amplía la tipificación del femicidio; la declaración del 19 de diciembre como el Día Nacional contra el Femicidio; y la Ley que permite excusarse a las mujeres embarazadas para ser vocales de mesa. Mientras que, en materia internacional, sacamos adelante el protocolo facultativo que permite la aplicación del Convenio de la CEDAW, que dormía en el Senado desde el año 2002, el que es ejemplo de la importancia que tiene el haber creado una comisión de este tipo. Por último, pudimos lograr la paridad en la Convención Constitucional, en la cual fuimos parte de la comisión mixta que definió la forma de asegurar dicho principio en dicha Convención.

Así también, en el último año, durante mi presidencia, promulgamos la ley que modifica el orden de los apellidos de los hijos e hijas, permitiendo que pueda anteceder el apellido de la madre; la ley que crea un Registro Nacional de Deudores de Pensiones Alimenticias; la que suprime la conducta homosexual como causal de divorcio; y la ley que establece la calidad recíproca de carga familiar entre cónyuges.

En otras comisiones, las senadoras hemos participado en impulsar el posnatal de emergencia del COVID, como la reforma que permitió el pago por subrogación de alimentos en los retiros del 10%, entre otros proyectos.

Lamentablemente, quedaron algunos temas inconclusos que esperamos puedan salir adelante, como el proyecto que establece el derecho a una vida libre de violencia, que se encuentra pendiente en la Comisión de Constitución hace más de un año, y que fue presentado en la gestión de la ex Presidenta Bachelet. En ese punto, hemos insistido mediante oficios e intervenciones en la Sala, en la necesidad de darle urgencia a dicho proyecto, lo cual no ha tenido respuestas aún.

Durante el 2021, estudiamos y avanzamos en sacar adelante la modificación de la sociedad conyugal para terminar con la jefatura del hombre sobre la misma, pero que no pudo aprobarse ante falta de acuerdo. Así también, la ley que tipifica el acoso sexual; la acción positiva de género en las elecciones subnacionales; y la que establece garantías para las mujeres víctimas de violencia sexual, las que deberían discutirse prontamente en la Sala respectiva.

Creo que en la nueva administración de Gabriel Boric será urgente consagrar diversas iniciativas, como el aborto libre, la reforma al delito de violación sin consentimiento, junto con las diversas leyes que deberemos aprobar para consagrar la paridad que se discute hoy en la nueva Constitución.

En este Día Internacional de la Mujer, quiero agradecer el apoyo de las diversas organizaciones sociales que han ayudado a impulsar estos proyectos; a las académicas y los académicos que se han acercado a entregar su opinión; a las instituciones públicas que han participado junto con las senadoras, que han sido parte de la comisión, y a las miles de mujeres que han seguido con detención la tramitación de dichos proyectos.

La posibilidad de contar con una Comisión de Género es producto de las movilizaciones y la lucha que han dado ustedes, las mujeres, por un sistema igualitario y sin violencia contra nosotras. En este día tan especial para las mujeres y para el feminismo, quiero reafirmar mi compromiso con seguir impulsando leyes que vayan en su beneficio y escuchando siempre las demandas del movimiento de mujeres.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.
Publicidad

Tendencias