domingo, 15 de septiembre de 2019 Actualizado a las 18:14

Mascotas

Ciudad española obliga a portar agua para diluir la orina de las mascotas en la vía pública

por 21 febrero, 2019

Ciudad española obliga a portar agua para diluir la orina de las mascotas en la vía pública
La medida busca conjugar las demandas sociales de bienestar animal, necesidades de convivencia. Además, incorpora a las mascotas a la familia y regula el número máximo de animales por vivienda.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Una ordenanza municipal del Ayuntamiento de Palma mantiene la obligación de limpiar los excrementos de los animales en la vía pública e incorpora que los dueños deban portar una botella de agua para diluir la orina de las mascotas para evitar los malos olores en las calles.

"El perro tiene su necesidad de mear o cagar, pero el humano tiene la responsabilidad de ver dónde se lo deja hacer y según el lugar, de tomar las medidas que sean necesarias. O bien puede retirarlo o bien diluirlo con la botella”, dijo Neus Truyol, concejala de Bienestar Animal.

Además, se prohíbe explícitamente dar de comer en la vía pública a cualquier animal, incluso alimentar a las palomas en una plaza. También se prohíbe la tenencia o cría de animales de corral en las zonas urbanas, como por ejemplo gallinas, palomas, conejos, ovejas, caballos, cerdos, vacas o cabras.

La nueva reglamentación determina que las mascotas ya no serán animales "de compañía", sino "de familia", pues los animales que conviven con las personas son considerados "seres vivos con derechos y necesidades" y no como "seres subordinados con una función de compañía".

La medida municipal para la tenencia y el bienestar de los animales, también regula el número máximo de mascotas que se puede tener: tres por departamento y cinco en casas separadas. Quienes actualmente ya tengan más animales de compañía podrán mantenerlas, pero bajo solicitud de un permiso especial.

Se creará la Oficina Municipal de Bienestar Animal que realizará campañas de "sacrificio cero", fomentará las adopciones y prevendrá el abandono de las mascotas.

La ordenanza endurece las medidas para evitar el comercio ilegal de mascotas, prohíbe los anuncios de venta de animales en la vía pública y mantiene las prohibiciones de maltratar o torturar animales.

El incumplimiento de la nueva ordenanza será sancionado con multas que van desde los 60 a los 3.000 euros.

Más información sobre El Mostrador