martes, 22 de septiembre de 2020 Actualizado a las 01:24

Autiq Garage: Pasión por los autos clásicos, el arte y el vino en pleno Mendoza

por 5 marzo, 2020

Autiq Garage: Pasión por los autos clásicos, el arte y el vino en pleno Mendoza
En la que fuera la bodega "más grande del mundo", dos hermanos lograron diseñar un espacio donde conjugan parte de la historia de Mendoza con los autos clásicos y de colección, donde no puede faltar -por supuesto- el vino.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los autos clásicos y de colección cuentan con varios seguidores en el mundo. Y en Argentina han encontrado un nuevo lugar para disfrutar de esta pasión, acompañada de gastronomía, arte y principalmente vino.

Eso por lo menos es lo que buscan los hermanos Pato y Leo Boulin, con Autiq Cars, un emprendimiento que se define como dedicada al diseño de experiencias en el mundo de los autos clásicos y sport.

En pleno Mendoza, zona viñatera por excelencia, los hermanos están haciendo historia al recuperar un patrimonio olvidado por varias décadas en una de las Bodegas más emblemáticas de la zona: Autiq Garage recupera la historia automotriz de Argentina, en las naves de la Antigua Bodega Giol, considerada la bodega más grande del mundo en 1910 y declarada como patrimonio histórico

- Hoy día las nuevas generaciones están llamadas a recuperar también el patrimonio de sus países y es un poco lo que se ve acá con una mezcla de arte, de vino, de autos emblemáticos. ¿Hacia dónde va este proyecto que es casi una ciudad donde perfectamente se podría desarrollar un concepto como el que Alan Faena hizo en Puerto Madero?

-Exactamente. Este es un proyecto que pone en valor la historia, la cultura y que tiene varios conectores. Nosotros partimos desde el Autiq Garage Art & Wine donde se pone en valor los autos clásicos, pero que en este lugar, en este patrimonio histórico donde estás, se fuciona junto con el arte, con el mundo del vino, con la arquitectura, entonces se vive una experiencia integral.

Un lugar histórico

La bodega Giol fue fundada en 1896 por Juan Giol y Bautista Gargantini, dos inmigrantes pioneros en la industria vitivinícola en Mendoza. Fue en el 1910, en el centenario de la independencia de Argentina, que la bodega fue declarada “La más grande el mundo”.

Allí trabajan más de cuatro mil personas y todo el barrio alrededor de la bodega se gestó por la fábrica en uno de los proyectos más exitoso de la zona

Luego la familia Giol vendió todo el predio en los años 50. “Hoy funciona como un espacio de historia, de museo y de experiencias, ya sea en el espacio de los autos clásicos, en el espacio Museo del Vino o en la fachada tan característica patrimonial, con los chalet de los dueños. Así que es un espacio que a través de la historia se conectan los relatos y se vive una experiencia integral”, relata Pato.

-Ustedes han logrado desarrollar a lo largo de toda Argentina estos famosos rally de autos clásicos: los Classic Car Rallies o los Winter Rally en invierno en el Aconcagua. Después lo extendieron hacia Chile y empezaron a desarrollar el concepto de este encuentro entre los amantes del auto clásico en ambos países e incluso otros de la región.

-Nosotros partimos de la base que la Cordillera los Andes nos une a Chile y no nos separa, y en el rubro de los autos siempre cruzar la montaña genera una atracción enorme no solo para los argentinos y chilenos sino para todos los ciudadanos del mundo. Cuando hablamos del cruce de los Andes -como se dice afuera The Andes- llama mucho la atención. Es como Los Alpes, las Rocky Mountain, una región que trasciende a los países que estamos al costado de ella. Recibimos muchos grupos que vienen de Chile como también vamos y hacemos evento allá y siempre buscamos un lugar que funcione como recepción, que sea un lugar para que los grupos que vengan a Mendoza tengan una temática, se ponga en valor y puedan juntarse a tomar un vino, compartir un momento, charlar entre amigos. Así nace el Autiq Garage, la casa de los autos clásicos Mendoza y que está abierta a todo aquel que le interesa esto.

-¿Y cómo se mezcla esto con el vino? Más allá de que acá están las mejores bodegas de Argentina, cómo se decide mezclar con el arte también. Porque pensar en un garage hasta puede parecer un lugar sucio, pero al mirar estas murallas son impresionantes, con imponentes barricas y detalles que hacen impresionante este proyecto.

-Es un poco lo que apuntamos, nuestra especialidad son los autos clásicos pero buscamos que converse con el mundo del vino, con el mundo del diseño, con el mundo del arte, con la gastronomía y conocer gente. Buscamos que sea una experiencia que trascienda de un tema y se conecte, son cosas que se alinean en forma natural. El mundo del vino en Mendoza siempre está presente, a cada uno se hace la visita a la parte del Museo del vino, se huele vino, degustamos vino en una mesa hecha por Susana Mur, una artista local que trabajó con madera de la bodega filippini... el vino siempre está presente para acompañar un buen momento y una buena experiencia.

- En Chile hay una evolución importante de las viñas hacia lo orgánico. Aquí vemos un ejemplo de un proyecto que busca recuperar el patrimonio. ¿Tú ves que en Mendoza las bodegas también están evolucionando hacia un tema más orgánico?

-Hay proyectos muy innovadores en lo que es orgánico mucho ahí en el valle de Uco que sería la nueva zona donde se está implementando esta tecnología. En nuestra tarea vemos a través de los autos clásicos de recuperar este patrimonio histórico que hace mucho tiempo que está en Mendoza pero que con los autos clásicos tomó un valor y floreció, logramos darle una identidad muy fuerte que siempre es bueno recuperar. Son cosas que tiene mucha historia, son del siglo XIX y uno sigue haciendo historia aún con toda la innovaciones que puedan existir, es bueno recuperarlo y ponerle valor.

-Cómo ves tú que se podría lograr integrar entre Chile y Argentina o particularmente entre Mendoza y Chile más allá del vino?

-Nuestro gran conector son los paisajes, el cruce de los Andes como ya dije nos une, Chile tiene una costa maravillosa que es muy atractiva, con una gastronomía muy complementaria a la de Mendoza. O sea que puede funcionar como una propuesta hacia el exterior de turismo de autor y que integre una ruta y un cronograma. Hay mucha gente que viene a Mendoza vía Santiago, entonces se puede salir de Santiago haciendo la costa, la gastronomía chilena con la gastronomía argentina en Mendoza, con los vinos chilenos y vinos argentinos. Creo que estamos muy cerca, la cordillera nos une y tenemos una cultura muy complementaria y muy distinta, que para el turismo puede ser muy atractivo.

-Recién salimos a recorrer en un auto alrededor de lo que era esta viña y es increíble sentirse como en una película en los años 50 en Italia. Más allá de lo que están haciendo con estas experiencias, con esta exposición de más de 40 autos y como han remodelado y para llevar a los rally. ¿Cómo están pensando seguir con Autiq Garage al desarrollartalento gastronómico y vitivinícola?

-Lo que estamos pensando es que en este lugar un turista encuentre distintos proyectos con una identidad local única. Buscamos integrar oficios y arte muy cuidados de Mendoza, ya sea expresado en telares o cosas de orfebre en plata, lentes que se hacen con barricas de roble. Son todos productos que se hacen en Mendoza y que tienen una identidad muy atractiva para la gente de turismo. Creo que así como recuperar un patrimonio histórico genera mucha satisfacción, hoy en un mundo tan globalizado encontrar un buen oficio cuidado, propio de la región que una visita, genera un gran interés.

Más información sobre El Mostrador