lunes, 25 de enero de 2021 Actualizado a las 20:07

Opinión

¿Son necesarios los despliegues pirotécnicos en fiestas de fin de año? Consecuencias en animales

por 18 diciembre, 2020

¿Son necesarios los despliegues pirotécnicos en fiestas de fin de año? Consecuencias en animales
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Durante las fiestas de fin de año aparecen estímulos medioambientales que pueden alterar el bienestar físico y psicológico de los animales, como lo son los fuegos artificiales y petardos. Sonidos fuertes y repentinos producen un aumento considerable de las hormonas asociadas a estrés, como cortisol o corticosterona, las cuales gatillan una serie de comportamientos y la manifestación de estados emocionales negativos.

En general, en los animales, producen reacciones de miedo, pero también algunos pueden llegar a producir respuestas más severas e intensas, como lo son las fobias. El miedo es una respuesta natural que permite evitar situaciones peligrosas o aversivas, que se evidencia con signos como el aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria, respuesta de lucha (agredir) o bien de huida (escapar), e incluso la conducta de congelación (postura estática).

Las fobias, en cambio, se tratan de respuestas de miedo cuya presentación e intensidad no guarda relación con el peligro real del estímulo y es exagerada, por lo que se considera un trastorno conductual. Presenta sintomatología mucho más intensa y severa, como pérdida del control de esfínteres, vocalizaciones excesivas, o bien la conducta de escape, que puede llevar a consecuencias de traumatismos o bien, en el caso de mascotas, el extravío de las mismas.

Muchos animales de compañía, que reaccionan fóbicamente, requieren de una terapia de rehabilitación conductual para sobrellevar incluso la exposición a otros estímulos repentinos y de sonido fuerte, lo que genera costes económicos para las familias, pero lo más importante, un coste importante en el bienestar mental del animal e incluso problemas de convivencia con sus familias.

La fauna silvestre asociada a ambientes urbanos también se suele ver afectado por los fuegos artificiales. Se puede observar un cambio inmediato al momento del evento, huyendo o buscando refugio, lo que genera un gasto energético importante que termina colocándolos en una posición desventajosa en términos de supervivencia frente a otros individuos de la misma especie. Además, aumenta la tasa de accidentes, como atropellos y choques con estructuras humanas como ventanas y paredes, lo cual puede incluso terminar en la pérdida de la vida del animal.

Finalmente, estímulos altamente estresantes y que la fauna silvestre pueda asociar a depredación, pueden gatillar un síndrome sumamente importante llamado miopatía por captura. Esto consiste en que, debido al enorme estrés, sumado a un gran desgaste muscular, se puede detonar de manera aguda la muerte del ejemplar.

¿Es necesario realizar este tipo de eventos? Significan un costo económico importante para los municipios o instituciones que los organizan, pero también un costo en el bienestar de los animales domésticos y de la fauna silvestre. El año 2019 varias comunas de diversas regiones de nuestro país cancelaron estos despliegues: Arica, Antofagasta, Coquimbo, Algarrobo, Cartagena, Santiago, Renca, La Pintana, Rancagua, Talca, Temuco, entre otras treinta en total. Esperamos que este año se sumen muchas otras y se analicen otras alternativas de celebración que sean respetuosas con la naturaleza.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador