jueves, 26 de noviembre de 2020 Actualizado a las 21:08

Saieh a lo Trump: celebra éxito de salida en bolsa de SMU pasando factura a sus críticos, disparando contra "algunos medios" y con "hechos alternativos"

por 25 enero, 2017

Saieh a lo Trump: celebra éxito de salida en bolsa de SMU pasando factura a sus críticos, disparando contra
SMU superó todas las expectativas del mercado y recaudó US$ 200 millones en la operación. La demanda fue seis veces superior a la oferta y la mayor participación corrió por cuenta de inversores locales, incluyendo a las AFP. Álvaro Saieh ofició de maestro de ceremonias: "Hoy dejaron de hablar 'fuentes de mercado'", señaló.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Álvaro Saieh tuvo amplias razones para celebrar ayer.

Mal que mal, después de casi 10 años logró finalmente abrir SMU en bolsa. Y con éxito.

En la operación recaudó el equivalente a US$ 200 millones de dólares, monto que se destinará principalmente (80%) a reducir su abultada deuda y el resto a financiar capital de trabajo.

SMU superó todas las expectativas del mercado. El precio de $ 113 fue superior a las estimaciones de las corredoras y la demanda fue seis veces superior a la oferta. Además, la mayor participación corrió por cuenta de inversores locales, incluyendo a las AFP.

Saieh ofició de maestro de ceremonias y, con euforia, "hoy dejaron de hablar 'fuentes de mercado'", dijo con ironía, para luego concluir: "Hoy habló el mercado".

El empresario también hizo referencia a su exitoso pasado de banquero, que es donde hizo su fortuna, y al hecho de que comenzaron "desde abajo".

Y cerró su su discurso mostrando emoción. "Hemos recorrido disciplinadamente el camino trazado, cumpliendo con nuestra palabra y retomando la confianza de nuestros clientes y el mercado, con trabajo puro, perseverancia y disciplina, la misma que me ha acompañado en mis emprendimientos durante 30 años".

Pero entre la nostalgia y la emoción, Saieh pareció haber robado una página del guión de Donald Trump y aprovechó de pasarles la cuenta a sus críticos del mercado y disparar a "algunos medios" por "hechos alternativos".

"Fuentes del mercado pronosticaron una y otra vez la inviabilidad de nuestro proyecto, nada más ajeno a la realidad. Jamás hemos dejado de pagar una deuda o de cumplir un compromiso, nunca hemos solicitado perdonazos ni descuentos", fue una de sus frases que, a la luz de los hechos, podría cuestionarse.

Efectivamente, Saieh tuvo que abrir su billetera –y en grande– para evitar que SMU cayera en default, pero durante el periodo más profundo de la crisis, la señalada empresa entró en mora financiera. En ese momento se llegó a un acuerdo entre los bancos acreedores y los controladores de SMU que puso fin a dicha mora en la que se encontraba la cadena con 11 bancos. La empresa también adeudaba plata a sus proveedores.

Los controladores de la sociedad, Saieh y Southern Cross, adquirieron parte de la cuota vencida de SMU –que ascendía a unos US$ 66 millones–, más otra cuota impaga con el BICE por unos US$ 2,6 millones. Saieh se tuvo que poner con aproximadamente US$ 15 millones y Southern Cross con US$ 2 millones.

A cambio de este acuerdo, SMU obtuvo una prórroga en el pago de los demás vencimientos de su deuda hasta marzo de 2015. Asimismo, en 2011 y 2013 la empresa estuvo en violación de los covenants de sus bonos y tuvo que renegociar con sus acreedores.

En su discurso de ayer, Saieh también destacó que "a las dificultades les hemos hecho frente, dando la cara, asumiendo con humildad los errores y poniendo nuestro patrimonio".

Eso tampoco es tan así. Como este medio reveló en julio de 2013, Saieh inyectaba fondos a SMU a través de Fondos de Inversión Privado (FIP) que eran financiados por CorpBanca. El mecanismo era una violación de la normativa bancaria y terminó gatillando una corrida bancaria que amenazó la estabilidad del banco y forzó al gobierno de Sebastián Piñera a intervenir en forma reservada a través de BancoEstado. Eso quiere decir que hubo plata de todos los chilenos involucrada en "enfrentar las dificultades" del grupo.

En otra parte de su discurso de ayer en bolsa, Saieh aprovechó de lanzar algunos dardos a los medios... o a "algunos medios". Haciendo referencia a la mejora de SMU, el empresario expresó que "estos resultados se podrían haber tenido antes, pero cuando surgen diferencias en un directorio se pierde el foco de la compañía, se distrae a la administración y se cae en discusiones improductivas y estériles que, lamentablemente, llegaron muy distorsionadas a algunos medios y causaron graves daños a la compañía y a mi persona".

Que se lamente por "algunos medios" es un poco paradójico, si no irónico. Saieh controla el holding más grande de Chile. Copesa controla a La Tercera, La Cuarta, Diario Pulso, Grupo Dial (radios) y revista Qué Pasa. El único medio que en forma sistemática ha develado la forma en que opera el empresario ha sido El Mostrador Mercados.

Saieh tampoco explica, en su no tan velada crítica a "algunos medios", que las "diferencias en un directorio" constituyeron más bien una guerra civil poco vista en el mercado chileno y en la que el principal responsable fue él.

Pelea con Southern Cross

En septiembre de 2011, SMU anunció la fusión por absorción con Supermercados del Sur (SdS), cadena controlada por Southern Cross. Al cabo de un año, las relaciones del grupo Saieh con el fondo de inversión, liderado por Raúl Sotomayor, eran realmente malas.

La pelea entre ambos ayudó a revelar cómo podía operar Saieh cuando compraba activos. En una carta al entonces superintendente de Valores, Fernando Coloma, Sotomayor rechazó que las pérdidas por $74 mil millones de la matriz de Unimarc se hayan generado por la fusión de su ex cadena con la firma liderada por el grupo Saieh, sino que explicó que ellas se debían a partidas no operacionales, originadas en su mayoría en forma previa a la fusión con SDS.

Una de las operaciones a las que apuntó Sotomayor fue el pago del $20 mil millones al FIP Fénix –controlado por Saieh– por parte de SMU, debido a su intermediación en la compra de Construmart. La venta de esta empresa no fue directa, sino que primero la adquirió el Fondo Fénix que la enajenó a SMU y el monto señalado originalmente figuraba como gasto por “asesorías financieras”, pero en las notas de resultados a diciembre de 2011 fue reclasificada como “gastos incurridos en la adquisición de Construmart”.

Saieh tampoco se refirió a la renuncia del abogado Fernando Barros al directorio de SMU en medio de la crisis. El ex presidente del círculo legal de Icare y ex defensor de Pinochet en Londres se fue golpeando la mesa.

En una inédita carta planteó serios cuestionamientos contra el manejo de SMU y cuestionó operaciones relacionadas, alegando que estas no se ajustan a "precios de mercado". Barros dijo en la carta que “se requiere un cambio radical en la administración de la compañía”. Él era uno de los dos representantes de Southern Cross en la mesa en ese momento.

Pero todo eso ya es historia. SMU debutó en bolsa con éxito y el mercado la premió en su primer día. Los papeles cerraron con un alza de 1,4%. Saieh sigue siendo el controlador y en la industria destacan que, si pudo dar vuelta a un holding supermercadista en medio de una fuerte desaceleración económica, una vez que la economía repunte, los beneficios se van a multiplicar.

Si quiere escuchar el discurso de Saieh completo, haga clic aquí:

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV