miércoles, 29 de junio de 2022 Actualizado a las 20:50

El veto de Trump a refugiados y las restricciones a la inmigración que está imponiendo en EEUU tendrán un costo para la economía

por 31 enero, 2017

El veto de Trump a refugiados y las restricciones a la inmigración que está imponiendo en EEUU tendrán un costo para la economía
El nuevo mandatario suspendió la emisión de visas en siete países de mayoría musulmana –Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen- durante 90 días, mientras se revisan las normas de verificación de antecedentes. El equipo de Trump también está redactando un decreto presidencial destinado a reformar los programas de visas de trabajo para obligar a las empresas a contratar estadounidenses primero y dar prioridad a los contratados extranjeros de remuneración más alta. Y habrá más medidas, les dijo el lunes a los periodistas el secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dedicó su primera semana a cumplir con sus promesas de campaña más polémicas en lo que respecta a la inmigración, llevando a los líderes empresariales a preguntarse qué vendrá ahora y cuáles serían los efectos sobre la economía estadounidense.

La semana pasada, el nuevo mandatario suspendió la emisión de visas en siete países de mayoría musulmana –Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen- durante 90 días, mientras se revisan las normas de verificación de antecedentes. El equipo de Trump también está redactando un decreto presidencial destinado a reformar los programas de visas de trabajo para obligar a las empresas a contratar estadounidenses primero y dar prioridad a los contratados extranjeros de remuneración más alta. Y habrá más medidas, les dijo el lunes a los periodistas el secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer.

“Van a ver una forma de abordar la inmigración en conjunto y el programa de visas tanto a través de decretos presidenciales como de amplias acciones legislativas”, señaló Spicer.

A continuación, presentamos una lista de los programas de ingreso a Estados Unidos más controvertidos y amplios, y explicamos cómo se modificarían y cómo los cambios afectarían la economía.

1. RefugiadosLos refugiados representan una parte relativamente pequeña pero muy cuestionada de la inmigración general que llega a EE.UU. Están comprendidos en un programa que tiene un techo que se asigna de acuerdo con la necesidad regional. En 2016, el límite era de 85.000 personas, y el expresidente Barack Obama había elevado esa cifra a 110.000 para el actual año fiscal, que se inició en octubre. Incluso ese número habría sido pequeño si se tiene en cuenta el contexto: en el año fiscal 2015 alrededor de 1 millón de personas obtuvieron residencia legal permanente en EE.UU.

Cambios e impacto: el decreto de Trump detiene la entrada de refugiados por cuatro meses mientras se revisan los procedimientos de admisión. Incluso una vez que el programa se reabra, la cifra de ingresantes se limitará a 50.000 en el año fiscal 2017 a menos que Trump decida que ampliar el número de ingresantes “beneficiará los intereses nacionales”. Por último, la entrada de refugiados sirios ha sido suspendida por completo hasta que Trump decida que se han hecho suficientes cambios al programa.

Por ser una parte tan pequeña de la población, los refugiados no afectan demasiado el mercado de trabajo general. Sin embargo, algunos líderes empresariales dijeron que la medida de Trump muestra que el gobierno está dispuesto a tomar medidas drásticas respecto de la inmigración, lo que provoca incertidumbre.

“Nadie sabe qué va a hacer”, dijo Joshua Konowe, director de producto de la compañía de tecnología de la información Canvas de Reston, Virginia. “Si hay algo que detestan los inversionistas y los empresarios, es no tener un marco en el que puedan sostenerse”.

2. Visas de empleo calificadoLas visas basadas en el empleo son una categoría de no inmigrantes que tiene importancia económica. Las principales categorías de empleados no inmigrantes comprenden la H-1B, que permite a las compañías traer al país a trabajadores temporales para ocupaciones especializadas; la L-1, que permite la transferencia de trabajadores entre compañías; y la J-1, visas de intercambio que permiten a las personas entrar al país para capacitarse en medicina o negocios o ser profesores e investigadores. Los defensores sostienen que programas como el H-1B ayudan a los empleadores a cubrir vacantes en trabajos para los cuales los trabajadores locales no tienen aptitudes. Sus detractores dicen que las normas salariales del programa no se cumplen y que esta categoría de visas permite a las compañías recortar los puestos de trabajo y los salarios estadounidenses.

Cambios e impacto: las categorías de visas temporales basadas en el empleo tienen un futuro incierto bajo el gobierno del nuevo presidente. En forma alternada, Trump apoyó y criticó el programa H-1B. Aun cuando firme el borrador del decreto de su gobierno, que promueve la contratación de trabajadores estadounidenses primero y da prioridad a los solicitantes mejor pagos, no está claro cuánto importaría esto: el Congreso también está trabajando en una reforma de las visas. Lo que sí está claro es que los programas de visas calificadas van a sufrir cambios.

Si bien sus partidarios dicen que los cambios son necesarios como protección para los trabajadores estadounidenses, los empleadores que dependen del programa advierten que este no debería ser restringido.



“Por lo menos 90 por ciento de las funciones para las cuales estamos involucrados requieren títulos avanzados en áreas de asignaturas cuantitativas como matemática, física y ciencias de la computación”, dijo Deborah Rivera, fundadora y socia gerente de The Succession Group, firma de selección de personal que se especializa en la banca y las finanzas. “El ciento por ciento de esos puestos requiere sólidas aptitudes de codificación y, por más que busquemos, rara vez encontramos estadounidenses con la formación adecuada”.

3. Visas de estudiante Las series F y M comprenden a los estudiantes, así como a sus cónyuges e hijos. Las visas de serie F están destinadas a los estudiantes tradicionales y las de la serie M, a los estudiantes vocacionales.

Cambios e impacto: los ciudadanos de los siete países afectados por el decreto de Trump representaron alrededor de 1 por ciento de todos los receptores de visas de estudiante en 2015. Más de la mitad de ellos provenía de Irán. Si bien el gobierno de Trump no ha dado señales de que restringirá más las visas de estudiante, los graduados que buscan trabajo en EE.UU. después de obtener su título podrían verse afectados si el gobierno limitara los programas relacionados con el empleo como el H-1B

4. Viajeros de negociosLos viajeros de negocios con visas de la serie B representan un gran porcentaje de la emisión de visas para no inmigrantes. Estas abarcan al enorme número de personas que viajan a EE.UU. para realizar visitas temporales exclusivamente o en parte por razones de negocios (B1 y B1/B2). También incluyen las visas B1/B2 que se combinan con Tarjetas de Cruce de Frontera emitidas para múltiples ingresos a través de la frontera entre EE.UU. y México.

Cambios e impacto: este es uno de los puntos en los que la prohibición temporal de Trump dirigida a países específicos podría tener un pequeño impacto, porque los ciudadanos de los siete países afectados sumaron 55.534 de los receptores de visas de viaje de negocios y más de la mitad de ellos -27.854- provenía de Irán. Dicho esto, representan menos de 1 por ciento del total, y el gobierno de Trump no se ha mostrado interesado en restringir de manera más significativa los viajes de negocios temporales.

Síguenos en El Mostrador Google News

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV