martes, 21 de enero de 2020 Actualizado a las 16:03

Opinión

Autor Imagen

Que pase usted una vegana Navidad

por 9 diciembre, 2019

Que pase usted una vegana Navidad
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Esta Navidad, en lugar de un pavo de campo, ¿qué le parece un Wellington vegetariano acompañado por unas copas de espumante "Nosecco"? Y en lugar de quedarse dormido mirando el mensaje navideño de la reina, ¿por qué no conectarse con su yo interior en un lugar de meditación?

Puede que esto no parezca la diversión tradicional de las festividades, pero ahora que la moda por todo lo vegano cruzó el Atlántico, es a lo que los minoristas británicos están apostando para mejorar las bajas ventas de los supermercados y acabar con las pésimas condiciones del sector minorista, al menos por un período.

Una estimación aproximada sugiere que, en las grandes cadenas de supermercados del Reino Unido, las ofertas de alimentos navideños tradicionales sin carne han aumentado entre 40% y 400% este año. Esto pone de relieve cómo el veganismo ha pasado de ser una preferencia de nicho a una tendencia más masiva durante 2019 a medida que más consumidores eliminan por completo los productos animales o reducen su ingesta de carne con una dieta "flexitariana". Solo mire la popularidad del rollo de salchicha vegana que lanzó la cadena de panaderías Greggs Plc.

Es probable que haya al menos un vegano en cualquier gran reunión de Navidad, por lo que poder agasajarlos con canapés a base de plantas es crucial. Y si bien muchas familias no abandonarán del todo el pavo, bien pueden reemplazar otra proteína cárnica, como la carne de res o el “gammon”, por un elegante “nut roast” (asado de frutos secos), un sabroso tronco de Navidad o una corona de vegetales.

Las ventas de sustitutos a base de plantas todavía representan una pequeña parte del mercado general de comestibles, pero pueden tener una importante influencia sobre los hábitos de compra. Poder comprar una buena selección de alimentos para una hija vegana, por ejemplo, es probable que determine dónde los consumidores llenan sus carritos de compras para toda la familia. No es de extrañar que la categoría se haya convertido en un campo de batalla clave.

Hay otra razón por la que vale la pena que los supermercados se vuelvan veganos. Las versiones a base de plantas de las comidas favoritas de fin de año, como las minichaparritas, tienden a ser más complejas de producir y requieren ingredientes innovadores. J Sainsbury Plc ofrece este año comidas para fiestas hechas a partir de la flor del plátano, que se puede utilizar como sustituto del pescado. También está la popular yaca, una fruta tropical que es una buena alternativa al cerdo desmenuzado, o “pulled pork”. Todo este valor agregado significa que los supermercados pueden cobrar una prima.

Sin embargo, eso no durará para siempre. Las divisiones británicas de las tiendas de descuento alemanas Aldi y Lidl también se están acercando a este mercado. Lidl tiene dos líneas veganas específicas para Navidad, mientras que Aldi tiene nueve, que incluyen coronas de hojaldre y rollos de salchichas veganas de cóctel. Ninguno de los dos tenía una oferta a base de plantas el año pasado. Wm Morrison Supermarkets Plc redujo hace poco el precio de sus alimentos que están libres de ciertos ingredientes, como el gluten, mientras que Tesco Plc lanzó una gran variedad de alimentos asequibles a base de plantas.

En otra señal de los tiempos que corren, esta temporada navideña los supermercados están aumentando su oferta de bebidas bajas en alcohol o que no contienen nada de alcohol.

No solo tienden a ser productos premium, particularmente los licores sin alcohol, sino que los minoristas no pagan impuestos. Entonces, si bien pueden cobrar lo mismo o más por una bebida elegante pero sobria, pueden quedarse con una mayor proporción del precio de venta.

Es de gran ayuda que el mercado esté creciendo rápidamente, a medida que muchos consumidores, particularmente personas más jóvenes cautivadas más por sus redes sociales que su vida social real, reducen su consumo de alcohol. La cerveza lideró la tendencia, con los lanzamientos de Budweiser Prohibition Brew y Brewdog’s Nanny State, y este año los vinos y, particularmente, los licores son los que llevan la delantera. La demanda de los compradores de supermercados sigue la tendencia de los clubes y bares, donde los “mocktails”, o cócteles sin alcohol, son ahora un elemento básico del menú de bebidas.

Estar sobrio generalmente se asocia con enero, pero el período previo a la Navidad también puede ser un momento de moderación debido a que las personas se preocupan más de controlarse en medio de todos los eventos festivos, sin mencionar a todos los conductores designados. Asda, la división británica de Walmart Inc., estimó que, en el mes diciembre, las ventas de bebidas bajas en alcohol y sin alcohol duplican las de un mes promedio.

Todo es parte del nuevo estado de ánimo en torno a la Navidad, caracterizado por una mayor conciencia ambiental y un enfoque en la salud y el bienestar. Sume la incertidumbre actual respecto del brexit y las elecciones generales, y verá que este año hay menos anuncios fastuosos de Navidad con celebridades, y la mayoría de los minoristas está regresando a los temas tradicionales como la familia y la nostalgia del pasado.

Incluso los pinos navideños naturales están disminuyendo con la tendencia. La gama Sanctuary de John Lewis presenta adornos en tonos pastel que incluyen cabezas de Buda y un adorno que representa a una mujer recostada en un lujoso baño de burbujas. Se centra en la serenidad, algo que a menudo es escaso durante la temporada de fiestas de fin de año.

Después de que se retiren las decoraciones, los consumidores pueden continuar adoptando dietas basadas en plantas con Veganuary, cuya popularidad se ha disparado en los últimos cinco años. Un enero seco aumentará las ventas de muchos productos bajos en alcohol o sin alcohol.

Pero más allá de eso, bien podrían ser los propios minoristas los que necesiten un poco de autocuidado. Los meses posteriores a las fiestas de fin de año son a menudo austeros, ya que los consumidores controlan el gasto después de los excesos de la Navidad. También puede ser complicado para los supermercados medir con precisión la demanda y controlar el desperdicio cuando los consumidores cambian tan drásticamente de tendencias de consumo de alimentos y bebidas. Este año podría ser particularmente difícil si las elecciones son seguidas por el regreso de la preocupación por el brexit. Por lo tanto, estos cambios serán una carga adicional para gestionar.

Es posible que la resaca de Año Nuevo se quede con nosotros, incluso si es sin alcohol.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV