martes, 1 de diciembre de 2020 Actualizado a las 12:41

Autor Imagen

¿Buscas trabajo de diciembre a febrero?

por 2 enero, 2013

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Para algunos es porque ya cumplieron 40; hay aquellas que creen que a las mujeres siempre se les discrimina.  Hay otros que creen que como no saben inglés o no tienen la suficiente experiencia para ese cargo no serán tenidos en cuenta.  Finalmente existen algunas personas que con vetusta razón sostienen que está cerca fin de año y con ingeniosa seguridad declaran que “nada se mueve hasta marzo”.  Lo cierto es que por cualquiera de estos motivos hay una infinidad de individuos que no salen al encuentro de un nuevo trabajo, y que malgastan su tempo y disposición colgándose estupendos salvavidas de plomo que usan como justificativos históricos de una realidad inventada… y son contagiosos.

La capacidad de auto-engañarse del ser humano es impresionante.  Cuando el miedo, la incertidumbre o la inseguridad se le aparecen como certezas irrefutables, las excusas disfrazadas de mil y una historias, sabotearán con seguridad al emprendimiento soñado.  La palabra trabajo contiene la palabra traba, es cierto.

Pero no es ninguna traba encontrar uno, la realidad es que para algunos es una traba autoimpuesta buscarlo.  Hay ciertas personas que salen a buscar trabajo, y no a encontrar trabajo.  La diferencia está que en el primer caso andan mendigando, lastimeros y condescendientes.  Pero, por el contrario en la maravillosa actitud adoptada en la segunda opción, se presentan como una verdadera oferta.

Hay personas que ruegan por una oportunidad, hay otros que son una oportunidad en sí mismos y saben “vestir de fina seda”  para esas ocasiones tan especiales como la entrevista con el gerente o el head hunter.  Hay algunos que quieren un empleo, pero afortunadamente hay otros - los que a mí me gustan - que prefieren ser empleables.  La diferencia es que el segundo no hace “solo lo que le piden”.

Existen otras personas que tienen empleo, pero que esperan renunciar en marzo.  No lo harán en este tiempo para no perder el bono, por no darse el trabajo de encontrar trabajo, o para que les alcance para los regalos de navidad y las vacaciones.  Los especiales sin embargo, no miran el calendario, hacen un acuerdo eterno con su dignidad de no fallarse jamás y vigorosamente hacen un plan.  Saben que tienen que empezar por empezar.

Cuando muchas personas manifiestan como si fuera una cadena de rezo, que: “esta época no es buena para salir a buscar trabajo”, el universo escucha las plegarias y transforma lo incierto en certeza, el encuentro en búsqueda, lo sublime en miseria y lo posible en imposible.

Pero cuando los orates contra-tendencias, sordos por elección y ciegos por convicción se aferran a su elevada estima, cultivada con esmero por el cumplimiento permanente de sus promesas; salen a la calle con garbo y valentía a encontrar el trabajo que quieren; cambian el mundo y de paso aleccionan a los mediocres derrotados.

Porque para ellos no importa que sea lunes, febrero o feriado, no interesa si la oficina está lejos, es muy temprano o bajo tierra, son inocuas las condiciones, el jefe y el entorno.  Solo valoran que jamás se traicionarán a ellos mismos, porque se tienen, porque se quieren y porque se cuidan, y el temor que también sienten lo van canjeando en cada nueva entrevista por osadía y coraje, y así entonces es más hermoso volver a empezar.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV