Publicidad
Golpe al corazón del Gobierno: las claves tras la derrota del PC y FA en la Fech PAÍS Crédito: Agencia Uno

Golpe al corazón del Gobierno: las claves tras la derrota del PC y FA en la Fech

Carlos Saldivia
Por : Carlos Saldivia Periodista de El Mostrador
Ver Más

El pináculo de la Fech como actor político comenzó en 2010, con los hoy Presidente Boric y ministra Vallejo a la cabeza. La derrota del PC y el FA en las recientes elecciones del enclave universitario dan cuenta de una dura pérdida de poder en lo que fue la cuna del actual Gobierno.


“La Fech hace 5 años que no existe. El quórum mínimo de solo 30% en elecciones digitales ni siquiera se logró en esta oportunidad. Es un reflejo de la distancia sideral entre la política y la realidad juvenil universitaria. Los principales responsables son los actores que la instrumentalizaron para lograr un escaño en el Congreso, o crear fundaciones para defraudar al Estado”.

Lo anterior es la reflexión del expresidente de la Fech (1989), exdiputado y académico de la misma universidad, Marco Antonio Núñez, al observar “la derrota” de la lista de Convergencia Social y las Juventudes Comunistas en las elecciones de la federación estudiantil que más influyente había sido en la esfera política nacional desde 2005.

El pináculo de la Fech como actor político en los pasillos del poder comenzó en 2010, con los líderes del PC y del Frente Amplio. Entre ellos, el hoy Presidente Boric, además de una decena de actuales parlamentarios y ministros. Sin embargo, lo ocurrido la semana pasada se interpreta como una derrota del Frente Amplio de profundas consecuencias y que grafica el descontento por promesas no cumplidas del Gobierno de Gabriel Boric, cuyos cuadros hasta hace una década estaban en la Fech.

El pasado 8 de mayo, la lista del PC y CS, encabezada por la actual timonel de la Fech, Catalina Lufín, terminó con una diferencia de solo 17 votos ante la lista del PS, liderada por Fernando Segura, por lo que deberán medirse en una nueva votación que se realizará los días 22 y 23 de mayo. Pese a conseguir un 23% de participación estudiantil (y no un 30% como señala el estatuto interno), el Tricel Fech dio por válido el proceso eleccionario.

La lista “Construyendo Federación”, de la actual presidenta Catalina Lufín (PC), obtuvo 2.481 votos; mientras que “Seamos Cambio”, encabezada por Fernando Segura (Juventud Socialista), logró 2.464 sufragios.

Sin embargo, la noche del martes la lista del PC y CS, a través de un comunicado, anunció que se bajaba de la contienda: “Creemos que no solo es pertinente sino necesario dar un paso al costado en esta elección (…), la forma en que estamos haciendo política estudiantil actualmente no le hace sentido a les (sic) estudiantes”.

El exdiputado y exconvencional Renato Garín acaba de publicar un libro titulado El patio del poder, en que recorre la historia de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile y expone los vínculos entre esta escuela, el Frente Amplio y el poder político. Según explica el abogado, la derrota de CS y el PC a manos de socialistas en la Universidad de Chile es un síntoma.

Garín considera que las dirigencias de los “estudiantes autónomos” y sus sucesores fueron “reventando los espacios de participación, a fin de perfilar candidaturas al Congreso, lo cual es visible en personas como Boric, Winter, Schneider y otros, que son ejemplos de cierta manipulación en favor de determinados dirigentes”.

Fech

“El fenómeno del trampolín conlleva que, un día, el trampolín se vence y deja de ser tan eficiente. Hoy, los novísimos dirigentes, sin formación doctrinaria, militan en ‘colectivos’ de los patios, particularmente en Pío Nono. Es probable que en un Gobierno de derecha las federaciones vuelvan a ocupar un lugar relevante para la izquierda. Sin embargo, no volverá nunca a ser lo que fue. Los quórums son bajísimos y, aun así, no logran cumplirlos. Especialmente en la Fech, lo que se observa es una federación exhausta, utilizada como trampolín por sus propios dirigentes. Esto genera tirria en los alumnos ‘comunes y corrientes’, pues perciben que sus compañeros-dirigentes no van a clases, apenas estudian y terminan siendo famosos e influyentes”, señala Garín a El Mostrador.

Una dirigente de la Fech, que pide mantener en reserva su nombre, analiza que se trata de enclaves “sin un programa ni un pilar de ideas que marcaran diferencias, sino más bien la diferencia dada por cierta calidad moral superior que tendrían”. Destaca que eso y lo que ha acontecido en los últimos años con el caso Fundaciones, hicieron que el capital político del Frente Amplio en la Fech se desplomara

“Lo que sucede en la Universidad de Chile es un termómetro de la realidad nacional. (…) Yo diría que el hito no es que pierdan la Fech, igual la han perdido antes, sino que sean derrotados por los socialistas. Esa es la noticia. El último presidente (socialista) de la Fech fue Elizalde, un tipo moderado. Ese es el mensaje”, señala.

El pináculo del entorno de Boric en la Fech llegó el 2010 y desde entonces parecía mantenerse.

Ese año llegó a la testera de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile la actual ministra de la Segegob, Camila Vallejo, exdiputada por La Florida y la líder comunista con la más alta votación en el Comité Central de la colectividad. Mientras Vallejo estaba en la Fech, surgió una movilización estudiantil nacional, considerada como una de las jornadas de protesta más importantes desde el retorno a la democracia y donde el mensaje era: “El fin del lucro en la educación”.

Durante el segundo año del primer Gobierno de Sebastián Piñera, Vallejo fue sucedida en la presidencia de la Fech por el actual Mandatario Gabriel Boric.

Las manifestaciones estudiantiles se mantuvieron y coordinaron con otras universidades, instalando el concepto de que la lucha contra el lucro en la educación era parte de un “movimiento social” ciudadano que quería reformas sustanciales al modelo económico, con el fin de reducir la fuerte desigualdad de ingresos.

La adhesión popular a la Fech –a Boric y Vallejo– hizo que Bachelet, ya en 2013, se reuniera con el movimiento estudiantil en destacadas puestas en escena. Incluso, el eje de su campaña fue similar al de dicha federación: un Gobierno que terminaría con la desigualdad y el abuso.

Muchos de los dirigentes estudiantiles de la Fech de la era Boric, hoy son parte del Frente Amplio o del Gobierno. Entre ellos, el ministro de Economía Nicolás Grau; el subsecretario del Trabajo, Giorgio Boccardo; el director de Nodo XXI, Francisco Figueroa; las diputadas Camila Rojas y Emilia Schneider; la exconvencional Constanza Schönhaut; y la delegada presidencial de la Región Metropolitana, Constanza Martínez.

“La época dorada se acabó, ahora nadie quiere ir a votar, y muchos que fueron, votaron por la lista socialista, la lista de la Concertación o la moderada”, comenta un dirigente de la Fech.

Publicidad

Tendencias