jueves, 22 de octubre de 2020 Actualizado a las 18:14

MUNDO

La advertencia de Bachelet: “Dejar que la política o la economía dirijan la respuesta al COVID-19 costará vidas”

por 14 mayo, 2020

La advertencia de Bachelet: “Dejar que la política o la economía dirijan la respuesta al COVID-19 costará vidas”

Crédito: Archivo

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos sostuvo -en un encuentro con corresponsales acreditados ante Naciones Unidas- que la pandemia ha mostrado que el actual sistema económico no funciona y planteó que “a la hora de construir la recuperación debemos pensar en una nueva economía que sea inclusiva y sostenible”. Luego, vía Twitter, puso foco en la estrategia de desconfinamiento implementada en algunos países, señalando que “si la reapertura de las sociedades se maneja mal, los sacrificios hechos durante el cierre inicial habrán sido en vano”. [ACTUALIZADA]
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La expresidenta Michelle Bachelet volvió a entrar al debate sobre los estragos que está provocando la crisis del COVID-19 a nivel mundial, con mensajes en Twitter y en una conferencia virtual organizada por la Asociación de Corresponsales Acreditados ante Naciones Unidas en Ginebra (ACANU).

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos puso el foco en el manejo de la pandemia, advirtiendo sobre la estrategia de desconfinamiento implementada en algunos países. “Dejar que la política o la economía dirijan la respuesta de #COVID19 a expensas de la salud y los #DerechosHumanos costará vidas”, advirtió en un mensaje vía Twitter.

En la red social, la exmandataria recalcó que “para los países que salen del encierro, y aquellos que aún no han experimentado toda la fuerza de la #COVID19, la flexibilidad y la capacidad de respuesta serán cruciales. Adaptar las políticas rápidamente en respuesta a las oleadas locales de contagio es crítico”. En esta línea, sostuvo que “si la reapertura de las sociedades se maneja mal, los sacrificios hechos durante el cierre inicial habrán sido en vano”.

Antes, en el encuentro con los corresponsales, la alta funcionario sostuvo que la pandemia de COVID-19 mostró al planeta que "el actual sistema económico no funciona porque produce grandes desigualdades", así que el mundo que salga de la actual crisis sanitaria debe tener otras bases.

"A la hora de construir la recuperación debemos pensar en una nueva economía que sea inclusiva y sostenible", señaló Bachelet en una conferencia

¿Un mundo menos libre o diferente?

La expresidenta chilena no se atrevió a predecir si el mundo tras la pandemia será menos libre que el anterior, aunque sí vaticinó una realidad "diferente, en la que tendremos que adaptar nuestros comportamientos".

En la actual situación las sociedades "han aceptado que algunas libertades sean restringidas, como las de movimiento o asamblea, pero estas medidas deben ser claras, proporcionadas, y limitadas en el tiempo", recalcó.

La alta comisionada añadió que la "nueva normalidad" podría durar años, en función de la evolución del coronavirus y si se encuentra o no una vacuna contra él, y en ese sentido subrayó que, de encontrarse una forma de inmunización, debe garantizarse que sus dosis lleguen a todas las poblaciones del mundo.

"No hay vuelta a la casilla de salida"

"No vamos a volver al día en el que esto empezó", insistió Bachelet, quien subrayó que en las futuras sociedades post-COVID "debe invertirse más en salud, pues durante mucho tiempo esa partida ha sido escasa e incluso los países más ricos mostraron que no estaban preparados".

Otra cuestión en el campo de los derechos humanos que deberá vigilarse es el uso de tecnologías digitales para el seguimiento de contagios, "algo importante para evitar la expansión del virus pero que se puede usar de formas incorrectas".

Al respecto, deben adoptarse sistemas "de uso voluntario, que protejan la privacidad y garanticen que los datos recolectados se usen sólo para fines sanitarios", señaló Bachelet ante los temores de que algunos gobiernos usen estos mecanismos de seguimiento contra voces críticas o disidentes.

Los ancianos, principales víctimas

La alta comisionada subrayó que en un momento en el que muchos países están comenzando a aliviar los confinamientos y otras medidas de distanciamiento físico no debe olvidarse a las comunidades más marginadas, como a los más mayores, a quienes recordó como uno de los colectivos más afectados por la pandemia.

"El abandono de ancianos en residencias de algunos países durante la primera ola de la pandemia fue horrible", declaró la expresidenta, quien abrió la puerta a futuras investigaciones de estos sucesos por parte de Naciones Unidas.

"Estoy segura de que algunas comisiones y comités (del sistema de la ONU) observarán estos casos", indicó, aunque también señaló que antes "cada país debe conducir profundas investigaciones para identificar qué es lo que ocurrió, y hacer las correcciones que sean necesarias en aquellas instalaciones inadecuadas".

Discurso del odio y cambio climático

Bachelet recordó también cómo durante la pandemia ha aumentado el discurso de odio contra determinados colectivos, y afirmó que "si los líderes (políticos) no condenan la estigmatización o la xenofobia suele haber terribles reacciones, como ataques a trabajadores sanitarios" o a periodistas críticos.

"Por una parte esos trabajadores son aplaudidos y por otra estigmatizados, y es importante que los líderes vean que el enemigo es el virus, no la gente", indicó.

Bachelet también reflexionó sobre la necesidad de que con este virus haya una mayor concienciación medioambiental, como la que empezaba a resurgir en los últimos años hacia el cambio climático.

"La mayoría de las enfermedades emergentes de los últimos años, no solo la COVID-19 sino también el SARS, el MERS o el ébola, son transmitidas desde animales salvajes al ser humano, por lo que en la respuesta a la pandemia deben tomarse en serio la acción climática, el mantenimiento de la biodiversidad y el respeto a la naturaleza", concluyó.

Bachelet también reflexionó sobre la necesidad de que con este virus haya una mayor concienciación medioambiental, como la que empezaba a resurgir en los últimos años hacia el cambio climático.

"La mayoría de las enfermedades emergentes de los últimos años, no solo la COVID-19 sino también el SARS, el MERS o el ébola, son transmitidas desde animales salvajes al ser humano, por lo que en la respuesta a la pandemia deben tomarse en serio la acción climática, el mantenimiento de la biodiversidad y el respeto a la naturaleza", concluyó.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV