lunes, 27 de junio de 2022 Actualizado a las 21:41

Opinión

Autor Imagen

Aborto: este no es un tema "valórico"

por 4 agosto, 2015

Aborto: este no es un tema
El aborto no es principalmente un problema de moral individual, sino un problema social y político. Tienen razón quienes dicen que ninguna madre quiere abortar. Pero hay condiciones sociales y estructurales que presionan a una mujer hacia esa situación dramática, que nadie en su sano juicio desea ni busca. Hay, por ejemplo, una inexcusable ausencia de educación sexual para nuestros adolescentes. Hay escasas y desconocidas redes de apoyo estatal a los embarazos difíciles. Hay una educación, una salud y una vivienda impagables, que hacen de cada hijo una carga, como nos recuerdan gentilmente las isapres.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La etiqueta "temas valóricos" es engañosa e irritante. Engloba ciertos asuntos (drogas, aborto, matrimonio), como si los problemas de la desigualdad, la colusión empresarial, la precariedad laboral de la mitad del país, o la crisis de corrupción de los políticos, no fueran también cuestiones “valóricas”, es decir, hechos en los que están en juego, y dramáticamente, los valores sobre los que queremos fundar nuestra vida social.

Pero la etiqueta "valórico" es más equívoca aún por otro motivo: disfraza problemas que son políticos, vistiéndolos con las ropas de la moral individual, como si en ellos solo se encontrara la persona ante su consciencia, y la sociedad tuviera poco o nada que ver. Tratándose de derechos humanos, esto no es solo equivocado, es peligroso. Implica en verdad no entender nada de lo que está en juego cuando hablamos, por ejemplo, del aborto, materia de discusión legislativa para esta misma semana.

El aborto no es principalmente un problema de moral individual, sino un problema social y político. Tienen razón quienes dicen que ninguna madre quiere abortar. Pero hay condiciones sociales y estructurales que presionan a una mujer hacia esa situación dramática, que nadie en su sano juicio desea ni busca. Hay, por ejemplo, una inexcusable ausencia de educación sexual para nuestros adolescentes. Hay escasas y desconocidas redes de apoyo estatal a los embarazos difíciles. Hay una educación, una salud y una vivienda impagables, que hacen de cada hijo una carga, como nos recuerdan gentilmente las isapres.

 Estar en contra del aborto no significa simplemente querer que no haya una ley de aborto, para cuidar nuestra pureza moral y nuestros valores de papel: eso sería defender un valor –la vida– de un modo no-político. Significa, más bien, combatir las condiciones objetivas de injusticia que lo disfrazan como solución aparente, y que ponen a mujeres reales en la cruda pregunta de quitarles o no la vida a sus propios hijos, abriendo en sus historias una herida de la que muchas tardan la vida entera en levantarse.

Hay presiones sociales violentas sobre los embarazos no deseados. Hay un machismo brutal que castiga laboralmente a la mujer que se embaraza, o por si se embaraza, pagándole menos y ofreciéndole contratos más precarios. Es decir, hay injusticias sociales que ocurren antes del aborto, y que son inseparables de él, si se lo quiere entender políticamente.

Muchos de los que dicen estar en contra del aborto parecen no ver nada de esto. No ven (o no les importa) que en Chile haya estructuras económicas que hacen que cada hijo sea un terremoto sobre los presupuestos familiares, especialmente si no es esperado. No ven que los vicios culturales de nuestro modelo de desarrollo vienen hace décadas delineando una sociedad en que tener hijos es improductivo y difícil, y en que “interrumpir el embarazo” (brutal eufemismo) es la salida obvia para una mujer a la que todo le dice: “Es problema suyo, resuélvalo usted”. Pienso en vicios que, aplicados a esta realidad, se vuelven nefastos: la competencia como virtud, el individualismo como esquema mental, la autonomía insolidaria como modelo de realización humana.

Estar en contra del aborto no significa simplemente querer que no haya una ley de aborto, para cuidar nuestra pureza moral y nuestros valores de papel: eso sería defender un valor –la vida– de un modo no-político. Significa, más bien, combatir las condiciones objetivas de injusticia que lo disfrazan como solución aparente, y que ponen a mujeres reales en la cruda pregunta de quitarles o no la vida a sus propios hijos, abriendo en sus historias una herida de la que muchas tardan la vida entera en levantarse. Estar contra el aborto debe ser el correlato negativo de una actitud positiva: amar la vida humana de verdad, en todos sus momentos, y luchar por hacerla posible, deseable y justa, única actitud que no es solo antiaborto, sino verdaderamente favorable a la vida, sentido común de un país que ha dado infinitas muestras de compromiso con la vida humana y todos sus derechos.



Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV