martes, 29 de noviembre de 2022 Actualizado a las 21:42

Autor Imagen

Crisis de la ciencia en Chile: una propuesta concreta

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Académicos e investigadores, mayormente jóvenes, han instalado en la agenda pública de prioridades la demanda que apunta a dar un giro estratégico al estado de las ciencias en Chile. Las causas del malestar son conocidas: ausencia de un modelo de desarrollo que vincule a la universidad con la sociedad, fragilidad institucional, fomento de la oferta de becas sin planificación del retorno por parte de los tomadores de decisiones, mercado laboral saturado y precario para el retorno de estudiantes de magíster y doctorado de becas financiadas con fondos estatales, entre otros. Todo ello se explica por la lamentable miopía de la élite dirigencial de no valorar y asumir este tema como un asunto país y de largo plazo.

A pesar de lo anterior, creemos que es posible avanzar en medidas concretas mientras se lucha contra los molinos de viento. Una alternativa poco explorada es la vinculación del programa Becas Chile con el Sistema de Alta Dirección Pública (SADP). Fundamentalmente, postulamos la necesidad de fortalecer la función pública y contribuir a la modernización del Estado a través de la inserción de los postgraduados en cargos de Alta Dirección Pública. Este mecanismo se concretaría por medio de concursos públicos transparentes, privilegiando la idoneidad, las competencias y el mérito de los postulantes, sobre todo en regiones distintas de la Metropolitana. Con ello, se espera que el proceso de políticas públicas vaya perfeccionándose, de manera tal de contribuir, desde el Estado, al desarrollo de nuestro país y al fortalecimiento de sus regiones.

Esta propuesta busca contribuir a la modernización del Estado y a la gestión pública, a través de la articulación entre Conicyt y el sistema de Alta Dirección Pública. Así, se pretende avanzar en los desafíos de fortalecimiento y profesionalización de los servicios estatales, en especial en regiones.

En líneas generales, nuestra propuesta considera los siguientes puntos:

  1. Definir áreas y cargos claves de la administración del Estado para el desarrollo del país por medio del SADP. Al menos el 10% de los cargos concursables que deben ser seleccionados por el SADP deben ser obtenidos por profesionales que hayan sido beneficiarios en los últimos 10 años de algunas de las becas financiadas por el Estado para estudios de magíster, doctorado o postdoctorado en Chile o el extranjero. Para ello, deberá establecerse que las ternas, cuaternas o quinas finales de los concursos solo puedan ser completadas con candidatos que cumplan con la referida condición. Al menos el 10% de los cargos deberá estar sobre todo concentrado en regiones.

  1. Asignar bonificación extra a postulantes que hayan sido beneficiarios de una beca financiada por el Estado. Esta bonificación debería ser incluida en el perfil de selección de cargos gestionados por el SADP, específicamente en la evaluación de atributos de “gestión y logro” y “conocimientos técnicos”. El primero se refiere al reconocimiento del periodo de estudio de postgrado como experiencia laboral, en tanto que el segundo se relaciona con la adquisición y posesión de las materias técnicas necesarias y certificadas para el ejercicio de la función pública. Asimismo, entre candidatos con igual puntaje, se deberá seleccionar a la persona que haya sido beneficiaria de una beca estatal de posgrado.

  1. Conicyt deberá certificar el cumplimiento satisfactorio de los requisitos y responsabilidades de los beneficiarios de becas estatales. Un certificado de dicha entidad que confirme los requisitos y responsabilidades estipuladas deberá acompañar las postulaciones de los candidatos. Los candidatos que estén en su fase final de estudios también podrán postular al SADP, con la condición de que si llegan a adjudicarse el cargo, deberán haber completado los requisitos exigidos por Conicyt antes de la fecha de inicio de su cargo.

  1. Potenciar las áreas de estudios de los organismos públicos. En muchas reparticiones públicas existe una necesidad insatisfecha por contar con profesionales de alto estándar académico. El Estado no piensa ni reflexiona sobre sus acciones y omisiones. Conocida es la máxima de que “lo urgente siempre está por sobre lo importante”. Creemos que el Estado debe ir acabando con dicha práctica para dar el anhelado salto hacia el desarrollo. Por ello, proponemos que los departamentos/unidades de estudio de cada repartición pública deban contar con al menos un 25% de profesionales con postgrado completo de magíster o doctorado.

En resumen, esta propuesta busca contribuir a la modernización del Estado y a la gestión pública, a través de la articulación entre Conicyt y el sistema de Alta Dirección Pública. Así, se pretende avanzar en los desafíos de fortalecimiento y profesionalización de los servicios estatales, en especial en regiones. De este modo, gran parte del despliegue de recursos que el Estado invierte en estudiantes de doctorado y magíster se volcará a las políticas públicas que impactan directamente a las personas. Finalmente, tanto la reinserción como la retribución de los beneficios entregados por el Estado con recursos de todos, cobrará sentido y se relacionará con aspectos claves para el desarrollo de largo plazo de nuestro país.

Síguenos en El Mostrador Google News

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV