sábado, 8 de mayo de 2021 Actualizado a las 08:01

Opinión

Autor Imagen

La CUT que soñamos

La CUT que soñamos
¿Dónde ha estado la CUT que soñamos? ¿Ha estado luchando por terminar con el Plan Laboral de la dictadura? ¿Ha encabezado movilizaciones por cambios que mejoren la vida de trabajadoras y trabajadores? ¿Ha sido incidente en el tema de No Más AFP? ¿La CUT que soñamos ha crecido año a año en sindicatos, federaciones y organizaciones que luchan por un Chile justo? ¿Dónde ha estado la CUT que soñamos?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En estos momentos la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) se encuentra en su proceso eleccionario. Como en las ocasiones anteriores, estas elecciones hacen reflotar críticas y propuestas de mejora a la multisindical. Mientras el mundo del trabajo no ha parado de cambiar en las últimas décadas, parece que nuestra querida Central estuviera estancada en una forma de funcionar (y no funcionar), alejándose cada vez más del sentir del trabajador promedio.

¿Dónde ha estado la CUT que soñamos? ¿Ha estado luchando por terminar con el Plan Laboral de la dictadura? ¿Ha encabezado movilizaciones por cambios que mejoren la vida de trabajadoras y trabajadores? ¿Ha sido incidente en el tema de No Más AFP? ¿La CUT que soñamos ha crecido año a año en sindicatos, federaciones y organizaciones que luchan por un Chile justo? ¿Dónde ha estado la CUT que soñamos?

La respuesta es dura: la CUT que soñamos está muy lejos de la CUT real. Desde la lista A, “A recuperar la CUT”, queremos expresar, en un programa de unidad y acción, el camino para refundar una central sindical que exprese estos sueños.

La CUT que soñamos tiene voto universal de trabajadoras y trabajadores que participan en sindicatos y todo tipo de organizaciones. Soñamos dejar a un lado el voto indirecto, y el confuso padrón electoral actual. Soñamos una CUT con voto universal, secreto, informado y con un padrón actualizado permanentemente. La CUT que soñamos construye democracia y participación desde las bases. Una CUT con una rica vida de debate y discusión interna, con apertura a nuevos rostros, ideas y formas de funcionar. En la CUT que soñamos no hay sindicatos fantasmas que aparecen solo para las elecciones.

La CUT que soñamos tiene voto universal de trabajadoras y trabajadores que participan en sindicatos y todo tipo de organizaciones. Soñamos dejar a un lado el voto indirecto, y el confuso padrón electoral actual. Soñamos una CUT con voto universal, secreto, informado y con un padrón actualizado permanentemente. La CUT que soñamos construye democracia y participación desde las bases. Una CUT con una rica vida de debate y discusión interna, con apertura a nuevos rostros, ideas y formas de funcionar. En la CUT que soñamos no hay sindicatos fantasmas que aparecen solo para las elecciones.

La CUT que soñamos tiene revocabilidad de cargos, para asegurar dirigencias comprometidas con sus electores y para profundizar la democracia sindical. Esa CUT soñada avanza en unidad con movimientos y partidos políticos, pero con autonomía y sin cooptación. En la CUT que soñamos, trabajadoras y trabajadores protagonizan y lideran la conquista de sus derechos, sin importar si su sindicato es más pequeño o más grande, tiene más o menos recursos económicos.

En esa CUT trabajadores precarizados en su condiciones laborales, imposibilitados de formar sindicatos tradicionales, también encuentran en la CUT una defensa a sus derechos. Una realidad insoslayable cuando solo el 39% de los ocupados a nivel nacional tiene un empleo con contrato indefinido, liquidación de sueldo y cotizaciones adecuadas. Soñamos con una CUT que se haga cargo del nuevo trabajo precario.

La CUT que soñamos tiene fe en Chile y su destino, y lucha por superar las profundas desigualdades que hieren al país. Esa CUT no se conforma con maquillajes ni cambios cosméticos hechos sin la voz y el voto de trabajadoras y trabajadores. Una CUT que pueda pararse frente al poder fáctico de las patronales y convocar a las grandes mayorías de nuestro país. Una CUT que pueda hermanarse con los movimientos estudiantiles, de pensionados, medioambientales o de la diversidad sexual e igualdad de género. Soñamos una CUT consciente, activa, movilizada, en permanente debate y proponiendo ideas para abrir caminos.

Soñamos una CUT solidaria con todo movimiento social y político que avance en justicia, democracia y participación, tanto dentro como fuera de Chile. Soñamos una CUT orgullosa de su historia y protagonizando la construcción de un mejor futuro.

*Escrita por dirigentes sindicales, candidatos lista A, “A recuperar la CUT”, elecciones CUT 2016.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV