lunes, 21 de octubre de 2019 Actualizado a las 13:40

Opinión

Autor Imagen

La Era de la Escasez

por 19 noviembre, 2017

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Si has decidido "votar con los pies", es decir, abandonar en forma progresiva pero decididamente la sociedad de consumo por medio de la práctica de la vía de simplicidad, es probable que te preguntes cómo será esa transición a escala global: ¿Cómo haremos para transitar todos juntos el paso de una sociedad de consumo a un nuevo modo de vida producto de la emergencia de una nueva civilización, una civilización que acá denominaremos como solar o ecológica?

En el vientre de la actual civilización ya comienzan a asomarse los elementos que serán los gérmenes de las nuevas formas de vivir. Por ahora, estas nuevas formas de vivir más sencillas y austeras quedan circunscritas a un número muy reducido de seres humanos que, conscientes de los límites físicos de la sociedad, deciden prepararse para afrontar un período de altas convulsiones. Sin embargo, en una época de abundancia de mercancías no existe posibilidad alguna de que la ciudadanía en general piense en adoptar masivamente esas prácticas. Eso recién sucederá cuando la humanidad por completo entre en la Era de la Escasez.

Nuestro estimado amigo Yves Cochet, quien fue uno de los primeros diputados verdes franceses del Parlamento Europeo y ministro del Medio Ambiente de Francia, señala tres etapas de la transición que denominaremos como la Era de la Escasez:

1. Colapso o "fin del mundo tal como lo conocemos".
2. Supervivencia.
3. Renacimiento de la humanidad.

En esta ocasión no detendremos solamente en la etapa del Colapso pues ese es el momento en que comienza la Era de la Escasez. Como señala el académico norteamericano William Ophuls, cuando "Las cantidades disponibles de recursos y de energía no permiten mantener los niveles de complejidad, la civilización empieza a consumirse, a tomar prestado del futuro y a nutrirse del pasado, preparando así el camino a una eventual implosión".

Aunque nos cueste aceptarlo, nos acercamos al momento del Colapso civilizatorio de forma acelerada. Este proceso de Colapso será “posible” para el 2020, “muy probable” en el 2030 y “seguro de ocurrir” para el 2040.

¿Cómo se explica el Colapso?

Los acontecimientos recientes en Arabia Saudita resultan significativos para el análisis: el país que es el principal productor mundial de petróleo se divide en dos facciones, una que quiere prepararse para el fin de la era del oro negro invirtiendo 500 mil millones de dólares en la transición a una sociedad post-petróleo y otros que desean continuar con la sociedad tal como hoy existe. Lo cierto es que ambas posturas dan cuenta del agotamiento del petróleo y de una nueva realidad que hace falta enfrentar sin demora tanto en Arabia Saudita como en el mundo entero.

Ante este contexto, no nos queda otra alternativa que preparar nuestra Resiliencia Eco-social para enfrentar los bruscos tiempos que están por venir en lo individual, en lo familiar y al nivel de la comunidad.

No vamos a discutir cuántas son las reservas de petróleo y cuánto pueden durar pues el problema no reside en esa cuestión sino que abordaremos el agotamiento desde el punto de vista de los umbrales físicos donde prima la Ley de la Termodinámica y las cuentas se sacan de otra manera: nos referiremos a la Tasa Energética de Retorno (TER o EROEI en ingles) que nos indica cuánta energía hay que invertir para producir más energía.

El TER nos entrega un dato que ha sido ocultado sistemáticamente en todas las esferas económicas, políticas y científicas y que resulta más que preocupante.

Cuando se descubrió el petróleo por los años 1850 se debía invertir 1 unidad de energía para extraer el equivalente a 100 unidades de energía, es decir, la sociedad tenía 99 unidades restantes para utilizarlas en el desarrollo de las actividades que permitieron el actual bienestar. En el año 2000, la situación ya era distinta: esa misma unidad de energía que se invertía permitía extraer un equivalente a 30 unidades y en 2010, la brecha continuó acortándose: la unidad de energía sólo permitió extraer 17 unidades de energía.

Cada año que pasa, el TER del petróleo se acerca aceleradamente a 1. Entonces, ¿En qué fecha se estima que la inversión de energía será igual a la energía producida por esa extracción lo que volverá absurdo realizarla? Los analistas piensan que será a inicios de la década del ´30 si se mantiene un ritmo de crecimiento económico mundial del 3%. Al mismo tiempo, debemos recordar que si se quiere mantener una tasa de crecimiento de la sociedad de consumo de un 3% anual debemos multiplicar por 20 el volumen físico de mercancías producidas anualmente para el 2050. En resumen: el fin de la era del petróleo será rápido y al mismo tiempo, inevitable.

La Era de la Escasez vendrá pues el petróleo no alcanzará a ser reemplazado por las energías renovables. Las energías renovables nos permitirán hacer más llevadera la etapa de la Sobrevivencia y establecer una nueva civilización en el período del Renacimiento pero no alcanzarán para mantener a la sociedad de consumo actual basada en el derroche de las mercancías.
Otro factor que contribuirá a la llegada de la Era de la Escasez será el cambio climático. Por estos días se celebra la Conferencia de la ONU (COP. 23) para implementar los Acuerdos de París sobre el cambio climático que fueron firmados en diciembre de 2015 y que pretenden limitar a 2 grados sobre lo normal el aumento de la temperatura del planeta. Poco antes que comenzara la Conferencia en la ciudad de Bonn, en Alemania, la propia ONU por medio de su vocero confesó que existe una "Brecha catastrófica” sobre el cumplimiento de los Acuerdos de París. Lo cierto es que se estima que existen menos del 5% de probabilidades de que este protocolo de acuerdo se pueda efectivamente llevar adelante.

Llegamos así al otro factor que, junto al agotamiento de las energías fósiles y el cambio climático, conformará este triple crunch que inaugurará la Era de la Escasez: el faltante de alimentos.

Como se sabe, nuestra alimentación proviene de materias orgánicas producto de la biodiversidad existente en el planeta. El 2 de agosto de este año la humanidad consumió una provisión de recursos naturales mayor a la que el planeta puede reponer durante todo el año. Esto es lo que se llama Sobregiro Ecológico y fue la fecha más temprana desde que se iniciaron las mediciones en la década del ´70. Tanto es así que se calcula que actualmente se necesita el equivalente a 1,7 planetas para producir el suficiente volumen de agua, suelo y aire limpio para satisfacer las necesidades humanas de consumo. Este ritmo, claramente, no se puede mantener por mucho más tiempo.

Ante este contexto, no nos queda otra alternativa que preparar nuestra Resiliencia Eco-social para enfrentar los bruscos tiempos que están por venir en lo individual, en lo familiar y al nivel de la comunidad. Si lo hacemos, estaremos preparados para la Era de la Escasez, podremos enfrentar en buena forma el Colapso, la etapa de la Supervivencia y construir a partir de eso una nueva civilización ecológica donde los seres humanos vivan en armonía con la naturaleza.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV