lunes, 28 de septiembre de 2020 Actualizado a las 12:59

MERCADOS|OPINIÓN

Autor Imagen

Minería y reactivación: oportunidad de cambio

por 11 septiembre, 2020

Minería y reactivación: oportunidad de cambio
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La crisis sanitaria del COVID-19 ha tenido un enorme impacto en la vida de la gran mayoría de las familias chilenas, tanto en el plano humano como en su salud y bienestar. Además, de acuerdo a todas las proyecciones, estos efectos nos acompañarán por un buen tiempo.

El desafío que tiene Chile ahora para reactivar su economía pospandemia es enorme y la minería tiene un rol protagónico en esa recuperación, a través de la continuidad de sus operaciones, el desarrollo y ejecución de nuevos proyectos, y la creación de empleos. Hoy es el sector minero el que tira el carro de la recuperación económica.

Sin embargo, en Anglo American estamos convencidos de que esa recuperación económica tiene que tener una característica distintiva: debe ser sostenible. Como país, y como sector, tenemos una oportunidad única de hacer un cambio, una inflexión, que nos permita transitar hacia una minería más sustentable, conectada con su entorno, empática, innovadora y mucho más tecnologizada. Una minería capaz de adaptarse a los desafíos del cambio climático y a la evolución de los intereses de la sociedad.

En términos concretos, eso implica seguir aportando cada vez más al desarrollo económico de Chile, pero usando cada vez menos agua, reduciendo nuestra huella de carbono, resguardando los glaciares que se encuentran cerca de nuestras operaciones y elevando los niveles de desarrollo humano en las comunidades a las que pertenecemos. El desafío es, precisamente, cómo somos capaces de hacer que nuestro negocio adquiera una mirada cada vez más innovadora y, a la vez, más conectada a las necesidades y aspiraciones de un nuevo Chile.

En Anglo American ya hemos iniciado ese camino. Sabemos que partimos de un escenario complejo y que en el pasado no se han tomado las mejores decisiones, en un contexto donde la minería era muy diferente. Hoy tenemos un claro propósito que orienta nuestra estrategia: reimaginar la minería para mejorar la vida de las personas. Y lo estamos haciendo hoy, con una hoja de ruta concreta que es nuestro Plan Minero Sustentable y que se basa en cuatro ejes.

El primero busca reducir gradualmente el uso de agua fresca en las operaciones. Hoy recirculamos el 80% del agua que utilizan nuestras operaciones y esperamos que esa tasa siga creciendo. Para el resto estamos buscando el abastecimiento con fuentes de agua industrial no apta para consumo humano. Además, estamos analizando opciones de abastecimiento de largo plazo que nos permitan prescindir del uso de agua fresca, haciendo más eficientes los procesos mineros a través de nuevas opciones tecnológicas.

El segundo eje apunta a combatir el cambio climático reduciendo nuestra huella de carbono y aspirando a alcanzar una operación carbono neutral hacia el final de esta década. Y ya estamos avanzado. Por ejemplo, a partir del 2021 el suministro eléctrico será 100% de fuentes renovables para todas nuestras operaciones en Chile. Ya estamos incorporando buses eléctricos para el transporte de nuestros trabajadores y transformando nuestra flota de camiones mineros mediante el uso de motores Tier4 y la tecnología start/stop, y evaluando otras fuentes de energía no contaminantes.

El tercer eje tiene como objetivo evitar cualquier afectación de glaciares por parte de nuestras operaciones. Esto quedó plasmado en el diseño del proyecto Los Bronces Integrado, que empleará un método de minería subterránea sin impacto en superficie, implementado con éxito en países como España, Canadá y Suecia. En este plano también creemos que es posible pensar en una ley de protección de glaciares, que reconozca su aporte e importancia pero que permita la convivencia de diversos intereses en torno a la montaña, que considere la evidencia científica y las particularidades de cada glaciar, y que establezca medidas efectivas y proporcionadas al beneficio buscado, para de ese modo permitir la convivencia con otras actividades, como la minería.

Por último, el cuarto eje busca transformarnos en un factor de cambio para el país y para las comunidades vecinas a nuestras operaciones, contribuyendo a nivel local y nacional para una recuperación económica sostenible y contribuyendo a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Un ejemplo de esto es el Programa Agua Rural, desarrollado en alianza con WeTechs, para fortalecer sistemas de Agua Potable Rural (APR). A la fecha, este sistema se ha implementado en 52 APR de las comunas de Lampa, Colina, Til Til, Nogales, Los Andes y Catemu beneficiando a más de 100 mil personas que hoy, a través de sus APR, han dejado atrás sus problemas de abastecimiento.

Nuestro Plan Minero Sustentable es sin dudas ambicioso y desafiante, pero necesario y urgente. La convivencia armónica entre la actividad minera y su entorno es totalmente posible, pero solo lo será si somos capaces de que esa interacción sea sostenible. Como mineros tenemos la oportunidad de seguir siendo el motor de crecimiento para el país, actuando con el convencimiento de que esta reactivación económica debe ser impulsada por una nueva minería que mejore la vida de las personas.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV