miércoles, 20 de octubre de 2021 Actualizado a las 10:32

Opinión

Autor Imagen

MEO, Provoste y Boric: una unidad necesaria

por 9 octubre, 2021

MEO, Provoste y Boric: una unidad necesaria
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Son muchas las variables que conjugan la reñida elección presidencial este 21 de noviembre. Siete candidaturas presidenciales en una elección feroz por situar quienes pasarán a la segunda vuelta, porque claramente las probabilidades donde un sólo candidato obtenga el 50% más 1, es altamente difícil. No ocurrió ni en 1999, 2005, 2009, 2013 y mucho menos en 2017.

Sin embargo, es dable señalar que socioculturalmente Chile no es el mismo que en la elección anterior, donde se resolvió como ganador al actual presidente Piñera, que por estos días estos días está ad portas de una acusación constitucional. Hoy nos acompaña un proceso constituyente que a todas luces dará origen a una nueva Constitución para el país como garantía de un nuevo Chile. En la última década, se ha visibilizado implícitamente los errores en la centro-izquierda principalmente en la base de su unidad para ser gobierno. De las últimas 3 elecciones presidenciales, dos de tres las ha ganado la derecha siendo que la suma total de las candidaturas en la centro-izquierda sin balotaje han conseguido mayor votación ciudadana; en simple, la centro-izquierda obtiene mayor votación ciudadana en la presidencial de primera vuelta pero ha perdido 2 de 3 elecciones en la segunda vuelta.

Las implicancias de estos resultados en la última década no son simples casualidades, sino más bien responden a malas decisiones en el liderazgo político de los distintos bloques.

Intentando concisamente explicar los liderazgos políticos debemos reconocer que Yasna Provoste contribuyó un importante trabajo en los mínimos comunes donde presionó a un gobierno en letargo frente a las ayudas sociales; en Gabriel Boric que viene de ganar las primarias en Apruebo Dignidad ha mantenido una postura de diálogo constante y en Marco Enríquez-Ominami se observa una real convicción por un nuevo Chile que explican una cuarta candidatura. Empero, estos liderazgos por sí solas y solos no prosperaran en un balotaje sin que haya unidad.

El padrón electoral fluctúa en los 15 millones de electores siendo las regiones metropolitanas, Biobío y Valparaíso las que concentran la mayor población. Aun así, la abstención se ha enmarcado sobre el 50% de la población total.

Tras una revisión a los programas de gobierno de Marco Enríquez-Ominami, Yasna Provoste y Gabriel Boric, es posible observar bastantes similitudes en cuanto a lineamientos programáticos para el nuevo Chile que se busca construir. Y en esa premisa, se vuelve oportuno citar a un gran filósofo como lo fue Gramsci que señalaba “el viejo mundo se muere, el nuevo tarda en aparecer y en ese claroscuro surgen los monstruos”. La necesidad de que estos liderazgos de centro-izquierda comprometan el apoyo en unidad de los bloques ante una segunda vuelta con el oficialismo, será clave para no repetir los errores del pasado y evitar gobernanzas claroscuras.

 

 

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV