Publicidad

PC dice que Sebastián Piñera todavía no pasa la prueba de la blancura

Para el miembro del Comité Central del Partido Comunista, Jorge Insunza, el candidato presidencial de RN, Sebastián Piñera, todavía no puede vestirse de ropajes democráticos, especialmente si su colectividad rechazó el miércoles pasado la posibilidad de que dirigentes sindicales pudieran postularse como parlamentarios.


El Partido Comunista (PC) realiza mañana su último Pleno antes que se reúna la Asamblea Nacional de toda la izquierda extraparlamentaria donde se proclamará al abanderado presidencial del sector.



Para el miembro del Comité Central, Jorge Insunza, todo marcha bien, pero admite que la confección de la plantilla parlamentaria les dará más de algún dolor de cabeza, luego que la UDI y Renovación Nacional (RN) rechazaron la posibilidad que los dirigentes sindicales se postulen como diputados o senadores en las próximas parlamentarias.



Por ello, Insunza cree que el candidato presidencial de RN, Sebastián Piñera, tendrá que pasar muchas pruebas antes de vestirse de ropajes democráticos, porque no puede ser que su partido se niegue a modificar el actual sistema electoral binominal. No obstante, dijo que a pesar que no se podrán incluir connotados a dirigentes gremiales en las parlamentarias, por lo menos sí lo harán figuras públicas relevantes como Marco Enríquez Ominami, Carmen Hertz y el actor Oscar Hernández.



-¿Qué temas se van a tratar mañana en el Pleno del Comité Central?

-Mañana se va a hacer un examen general de la marcha del proceso de unidad que están cursando las fuerzas alternativas y de izquierda. Se van a tomar decisiones respecto de la postura que vamos a tener en la próxima Asamblea Nacional de esta convergencia amplia que se hace con el Juntos Podemos y otras fuerzas (28 de mayo); instancia donde se va a decidir la propuesta la propuesta programática y la candidatura presidencial junto con la decisión de la presentación de una lista parlamentaria única que agrupe a todos estos sectores.



-Ayer el diario La Tercera y Feedback publicaron una encuesta donde se señala que si las elecciones fueran el domingo, Tomás Moulián, obtendría entre el 1,4 al 1,5% y Sebastián Piñera irrumpe con un 16, 4%. ¿Comparten esas especulaciones teniendo en cuenta los resultados de las municipales?

-Creo que en esa encuesta se excluye en buena medida a los sectores populares, puesto que es una encuesta telefónica. Por eso, no es muy fácil que se refleje el nivel de influencia que nosotros como fuerzas alternativas tenemos, que es largamente superior a lo que ahí aparece…



-Entonces, ¿cuál es el objetivo de dicha medición?

-Bueno, creo que la encuesta tiene un sesgo, tiene un objetivo, que es concentrarse en el análisis de la instalación de la candidatura de Piñera.



-En ese marco, ¿qué lectura hacen de su desembarco en las presidenciales?

-La candidatura de Piñera significa en primer lugar una cosa: es la profundidad extrema que alcanza la crisis que afecta a la derecha en este país, y eso como resultado de la debacle que ha sufrido el pinochetismo y todos los que en alguna medida tuvieron relación con la dictadura. Lo que afecta naturalmente al staff de la UDI y a Lavín. Entonces Piñera aparece levantando la imagen de una visión nueva desde el mundo de la empresa, desde el mundo de los emprendedores, que es el término que les gusta utilizar porque el concepto de empresario está suficientemente erosionado por la experiencia viva de la mayoría de los trabajadores. Pero en definitiva de lo que se trata aquí es que se ha perfilado otra vez, al interior de la derecha, una diferenciación histórica de los sectores más recalcitrantes, que son los que encarna Lavín y la UDI en particular, con un posición integrista, y una derecha que pretende asumir como propios los valores democráticos como expresa Piñera.



-Y usted, ¿cree que los encarne realmente?

-Tiene que pasar la prueba de los hechos, tiene que confrontarse con la realidad. Al respecto, hemos visto estos días en la Cámara de Diputados que los parlamentarios de Renovación Nacional votaron contra el establecimiento en la Constitución del criterio de que las elecciones tenían que ser representativas y por eso proporcionales, idea que nosotros logramos introducir. Pero quedó finalmente subsumida en una indicación que presentó el Partido Radical, la que finalmente se privilegió para votar. Esa sola determinación de establecer la proporcionalidad en las elecciones fue votada en contra por cierto por la UDI y RN. Entonces, ¿dónde está la imagen nueva de esta derecha?.



-Para muchos analistas la entrada de Piñera forzaría una segunda vuelta presidencial y con ello los votos de la izquierda extraparlamentaria son vitales para la Concertación. En ese sentido ¿se han reunido con el oficialismo para ver el tema de un posible pacto instrumental?

-No hay nada nuevo, ninguna reunión. Ahora, sobre ese punto, hay que decir que en la Concertación también hay dos almas. Un alma que pugna por cierto grado de democratización, y me refiero a los que plantearon de verdad el fin del sistema binominal. Ahí hubo gente de distintos partidos que estuvieron por terminar ahora ya, con el nefasto sistema, pero el Ejecutivo tuvo una actitud de apresurar las reformas para ponerse de acuerdo con la derecha, que de paso está pudriendo la política del país.



-¿Quiénes hasta el momento están como fijos en la nómina para las parlamentarias?

-Nuestra lista va a dar cuenta de todo un marco amplio de un proyecto alternativo. Por lo que está considerado Marco Enríquez Ominami que va a estar en la lista del Podemos y que además va a ir como adherente comunista, porque esa es la determinación que lleva a gente como ellos que no han participado tan directamente en cuanto a que hay que ponerse para cambiar, pero también van a estar Carmen Hertz y el actor Oscar Hernández…




-Pero, ¿al final se cayeron los dirigentes sindicales?

-Claro, nosotros teníamos un listado de dirigentes sindicales que iban a ser candidatos en nuestras listas, pero resulta que el miércoles en la noche cuando se vota el término de la incompatibilidad entre la condición de dirigente sindical y candidato a parlamentario. La derecha y en este caso la UDI, pero también RN -Piñera tendrá que mirarse al espejo- votaron contra esa exclusión de derechos políticos de los dirigentes sindicales. Entonces si se habla de derechos democráticos no bastan las palabras, no basta decir que yo soy creativo. En definitiva, son los hechos, y los hechos son que aunque se dan cuenta de que del peso del pinochetismo está hundiéndolos, no son capaces para avanzar a posiciones democráticas.



-¿A qué dirigentes gremiales se perjudicó en concreto?

-Tendría que haber sido candidato José Ortiz de la CUT, Jorge Pavez y Darío Vásquez del colegio de Profesores, Guillermo Salinas, el compañero Jorge Araya…es decir figuras relevantes para poder cambiar un Parlamento que es en verdad un espectáculo denigrante.



-¿Espectáculo denigrante?

-Claro, el día que se votaban las reformas constitucionales en el Congreso se hablaba que era un momento trascendental, estamos viviendo un momento histórico, aquí termina la transición, aquí conquistamos una Constitución democrática y dentro de toda esa palabrería había en la sala de la Cámara de Diputados entre 18 y 19 de los 120 parlamentarios en "el debate histórico". Por eso, el parlamento está convertido en un adefesio que no tiene nada que ver con la realidad.

Publicidad

Tendencias