Publicidad
Boletera revela cómo funcionaba máquina recaudadora de Pablo Longueira A través de dos asesoras que contactaban personas para que extendieran los documentos

Boletera revela cómo funcionaba máquina recaudadora de Pablo Longueira

Ante la fiscal Carmen Gloria Segura, la contadora Solange Hermosilla explicó cómo fue contactada para colaborar usando su nombre en documentos que servirían para recolectar fondos que irían a dar a fundaciones «en ayuda de la gente», a cambio del dinero de la respectiva retención.


En el marco de la investigación que involucra a la minera no metálica SQM con una serie de pagos irregulares, por servicios aparentemente no prestados, a políticos de amplio espectro, a través de personas de sus respectivos entornos, la fiscal Carmen Gloria Segura recibió en abril del año pasado el testimonio de la contadora Solange Hermosilla. La mujer fue contactada por una de las colaboradoras históricas de Pablo Longueira, Carmen Luz «Titi» Valdivieso, que personalmente figura como titular de cinco boletas por encargo de Longueira, una de ellas a SQM.

La Segunda, reveló parte del testimonio de Solange Hermosilla, que de todas maneras es ilustrativo en cuanto a cómo funcionaba la máquina recaudadora de Pablo Longueira a partir de los dineros provenientes de las empresas que ahora están apuntadas por la Fiscalía y el SII.

«En noviembre de 2009, no recuerdo la fecha (…) recibí un correo electrónico de una persona que se identificaba como Titi Valdivieso, me decía que era la asesora de Longueira y que le gustaría hablar conmigo. Yo no respondí ese correo, la googleé y constaté que trabajaba con Longueira, por lo tanto, me dio confianza de que la persona que me escribía lo estaba haciendo en serio, y eso me hizo caer», contó Hermosilla ante la fiscal Segura.

Dos días después, la contadora recibió otra llamada telefónica en relación con el mismo tema: «Era nuevamente la señora Titi Valdivieso, que se presentó y me explicó que ellos estaban trabajando para reunir fondos para fundaciones, en beneficio de la gente, sin decirme si para el partido o para campañas políticas, y me preguntó si yo estaba disponible para emitir una boleta sin tener que hacer ninguna contraprestación y que mi pago iba a ser la recuperación de la retención», admitió la contadora.

Solange Hermosilla reconoció que «acepté y cada vez que lo requería Valdivielso le dictaba los datos de la empresa contratante a la que había que agregar la glosa asesoría tributaria», contó. «Ella me dijo que una vez que me pagara la empresa, debía entregarle todo el dinero a ella y para hacerlo, tenía dos procedimientos: el primero era con un vale vista o cheque que se emitía a mi nombre. Ella me dijo que tenía que juntarme con una persona que iba a mandar junto conmigo al banco para que yo cobrara el documento y luego le pasara el dinero», explicó Hermosilla.

El acuerdo entre la contadora y Titi Valdivieso siguió operando con fluidez, según relató Solange Hermosilla, pero además apareció Carmen De Castro, involucrada en estos casos también, como asesora de Pablo Zalaquett. «Ella [Titi Valdivieso]  me volvió a llamar diciéndome que se me había depositado en la cuenta corriente el valor y me dijo que tenía que depositarla en una cuenta corriente que ella me indicó (…) Yo en mi declaración en el SII dije que siempre había hecho la transferencia a Titi Valdivieso (…) ya que era lo que yo me acordaba, pero cuando pedí una cartola aparecía que también había transferido a Carmen de Castro», aseguró la testigo.

Cabe recordar que Carmen «Coca» de Castro, fue coordinadora de la campaña senatorial de Longueira por Santiago Oriente.

Según los datos que Solange Hermosilla entregó a la Fiscalía, las boletas en este caso, no fueron extendidas por cifras muy cuantiosas. La primera por un millón seiscientos veinte mil, y otra por dos millones dieciocho mil pesos, en cuanto a las que recibió Titi Valdivieso. En el caso de Carmen De Castro, se cuentan una por cinco millones y otra por dos millones doscientos cincuenta mil.

Publicidad

Tendencias