martes, 26 de marzo de 2019 Actualizado a las 14:12

Ex Presidente completó ronda de reuniones reservadas con múltiples actores

La soterrada incomodidad de Ricardo Lagos con Isabel Allende

por 22 julio, 2016

La soterrada incomodidad de Ricardo Lagos con Isabel Allende
En el entorno de Allende explicaron que el motivo para no cumplir con dicho compromiso por ahora es que el ex Mandatario no fue explícito y que, por tanto, se necesita que corran distintas cartas presidenciables en la Nueva Mayoría, especialmente con miras a las municipales de octubre, para “no dejarle la pista sola” al candidato más fuerte hasta ahora de la derecha, el también ex Presidente, Sebastián Piñera.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Un día de diferencia, solo eso hubo entre la declaración más explícita hasta ahora que ha dado el ex Presidente Ricardo Lagos sobre su intención de volver a La Moneda y la disponibilidad que hizo pública la timonel del PS, Isabel Allende, para ir a unas primarias de la Nueva Mayoría con miras a elegir a un abanderado común de la coalición para el 2017.

Una declaración de la senadora que no pasó inadvertida para el ex Mandatario y que dicen en el laguismo que lo incomodó, porque dicha intención no responde a la suerte de pacto tácito que existía entre ambas figuras del mundo progresista de no enfrentarse el uno con el otro en la carrera presidencial.

El 8 de julio, en una coloquial entrevista en Radio Pudahuel, Lagos dijo que estaba pensando repostular el 2017: “Te voy a ser bien franco. Lo estoy pensando, en este sentido hay días que me siento con los ánimos de que esto se debe hacer. Toda mi vida he tratado de contribuir y creo que puedo hacerlo”.

Con eso se estaba dando una señal pública, la más contundente hasta ahora, de su disposición para asumir el desafío de ser la carta presidencial de la Nueva Mayoría, razón por la cual no estaba contemplado en el libreto del ex Presidente que, 24 horas después, Allende –en una entrevista a El Mercurio– eclipsara su gesto político anunciando también su disposición de competir en primarias, un tema que la dirigente siempre había esquivado hasta ese día, argumentando que no era momento para referirse a la contienda presidencial.

Hace meses que en el PS-PPD se habla del acuerdo entre Lagos y Allende de no competir entre ellos, de que el mejor posicionado quede en carrera y que el otro dé un paso al costado, precisamente con el objetivo de no dividir la fuerza electoral del mundo progresista.

Un pacto sobre el cual la timonel socialista se habría referido en privado en la reservada cena que se realizó el 6 de junio con diversas figuras del PS, en el departamento del actual agente de la demanda marítima de Bolivia ante La Haya, José Miguel Insulza.

En el laguismo, en el PS y desde el Gobierno reconocen que efectivamente hay una suerte de molestia, de tensión, de incomodidad de Lagos con Allende por no haber respetado el pacto. Un tema que sobre el cual, desde la fundación del ex Mandatario, Democracia y Desarrollo, optaron por el silencio y recalcaron que no había nada que comentar, desmentir o aclarar.

En el entorno de Allende explicaron que el motivo para no cumplir con dicho compromiso por ahora es que el ex Mandatario no fue explícito y que, por tanto, se necesita que corran distintas cartas presidenciables en la Nueva Mayoría, especialmente con miras a las municipales de octubre, para “no dejarle la pista sola” al candidato más fuerte hasta ahora de la derecha, el también ex Presidente, Sebastián Piñera.

En La Moneda, algunos inquilinos precisaron que es factible que el entorno de Allende trate de desentenderse del acuerdo tácito que se suscribió por ahora, que efectivamente no tiene sentido cumplirlo antes de las municipales, pero que en el fondo saben y tienen claro que no pueden desconocer el pacto e insistir más allá de octubre en la opción presidencial de la senadora. “Saben que ella no es la primera opción y que no tiene sentido que compitan los dos”, agregaron en Palacio.

Hasta ahora las encuestas no son claras. La última Cadem, de esta semana, dejó a Lagos y Allende virtualmente empatados con un 39% de aprobación y resta aún el mítico sondeo del Centro de Estudios Públicos (CEP), el barómetro político por excelencia que se encuentra en terreno estas semanas.

El punto es que, aunque si bien quien ostenta la supremacía absoluta en la encuestas aún no está zanjado, en la Nueva Mayoría reconocen que la primera opción para buena parte de la DC, del PS y el PPD es Lagos y no Allende. Es más, en el propio Partido Socialista no son pocos los que dudan que la senadora llegue realmente a competir en las primarias o sea ungida como la candidata única del conglomerado, mismos argumentos por los cuales el ex Mandatario no entendería el motivo para que no se respete el pacto tácito.

El mayor problema que tiene Allende internamente en el PS, explicaron varias fuentes de la colectividad, es que los cuestionamientos que hubo por meses a las debilidades de su gestión como timonel del partido han minado seriamente el apoyo inicial que tuvo en las filas socialistas como posible carta presidencial y se han ido inclinando en favor de la opción del ex Mandatario.

Es público que el ex senador y actual vicepresidente del PS, Camilo Escalona, se está jugando todas las fichas internamente por la opción de Lagos y que, de los 22 parlamentarios que tiene la colectividad, al menos 12 ya están matriculados con el ex Presidente.

Pero Allende no es el único “ruido” que hay en la reflexión que hace Lagos sobre volver a La Moneda.

En el PS, en el PPD y en La Moneda confirmaron que el círculo más cercano al ex Mandatario le ha expresado sus dudas y temores de que se lance a una nueva carrera por la banda presidencial, consideran que el escenario es más complejo que lo que se pensó hasta hace un tiempo, no tienen expectativas muy altas de que la administración bacheletista logre repuntar, lo que sumado a la crisis de confianza que atraviesa la clase política y las instituciones en general, ha derivado en le han advertido que tratar de recomponer dicho cuadro tendrá un costo excesivamente alto para él.

Le han planteado –explicaron que dos gobiernos progresistas seguidos en el escenario actual puede ser un revés importante para las ideas del sector y que es factible que pueda aportar más y mejor en su condición de líder natural, de ex Mandatario, marcando agenda, proponiendo rutas a seguir.

Algo de este debate que lo atraviesa en su fuero interno dejó traslucir Lagos en esa entrevista radial del viernes 8 de julio, donde precisó que existen varios inconvenientes para su eventual candidatura, como el clima de desconfianza que hay en la opinión pública, que se agravó cuando se comenzaron a destapar los casos de corrupción y financiamiento irregular de la política. “Precisamente por ese ambiente que hablábamos antes, uno dice 'esta carga está más pesada que las otras'”, reconoció el ex Mandatario.

“El entorno de Lagos tiene dudas razonables, preocupación, es correcto que le adviertan de los problemas que habrá por el mal escenario político que vive el país”, precisó un alto asesor de La Moneda. Desde el PPD agregaron que el planteamiento que le han hecho los asesores más estrechos del ex Presidente es que la solución de la crisis “no pasa por una persona”, mientras que en el PS acotan que el ex Mandatario tiene claridad sobre el crudo diagnóstico, pero que siente como una suerte de deber tratar de hacer algo.

“El entorno de Lagos tiene dudas razonables, preocupación, es correcto que le adviertan de los problemas que habrá por el mal escenario político que vive el país”, precisó un alto asesor de La Moneda. Desde el PPD agregaron que el planteamiento que le han hecho los asesores más estrechos del ex Presidente es que la solución de la crisis “no pasa por una persona”, mientras que en el PS acotan que el ex Mandatario tiene claridad sobre el crudo diagnóstico, pero que siente como una suerte de deber tratar de hacer algo.

Esos reservados puentes

En el mundo PS-PPD y a nivel parlamentario afirman que Lagos está “haciendo un trabajo de joyería” para ir despejando obstáculos, ir eliminando los reparos que despierta su posible retorno en sectores de la Nueva Mayoría y aunar criterios con figuras que se perfilan como eventual competencia. Explicaron que, de una forma delicada y muy reservada, ha hecho una ronda de conversaciones, que se confirman incluso solo unas horas antes, con el objetivo de evitar filtraciones.

“Ya hizo la vuelta completa, ese es su estilo, no es algo extraño, siempre conversa con todos”, precisaron desde el Gobierno. En el PS agregaron que Lagos “ha conversado con mucha gente” de la coalición este último tiempo y que, en ese contexto, ha tendido “puentes” tanto con el PC como con el senador Alejandro Guillier, que los últimos meses se ha instalado como una posible carta presidenciable para el Partido Radical, ya que en encuestas como Cadem, esta semana, quedó en tercer lugar de aprobación –tras los diputados Gabriel Boric y Giorgio Jackson– con un 54%.

En la Nueva Mayoría recalcaron que Lagos efectivamente tuvo un encuentro reservado con el senador Guillier el lunes 11 de julio y desde la oficina del senador recalcaron que no ha habido ninguna conversación, que el parlamentario y periodista quiere mantenerse por ahora lo más distante posible del debate presidencial. Eso, a pesar de que en el PR miran positivamente tener una carta propia de aquí a las elecciones municipales, para potenciar sus candidatos y, después de los comicios de octubre, conversar en serio con el resto de la coalición.

Tema aparte es el PC, el flanco izquierdo de la Nueva Mayoría, que no olvida la creación del CAE en Educación durante su Gobierno y el tono neoliberal que tuvo su gestión, críticas que los últimos meses se han hecho públicas en voz de la diputada comunista Camila Vallejo, quien hace un mes dijo que Lagos “agachó el moño ante los grupos empresariales” cuando fue Presidente.

"Que la gente tenga desafección con lo que uno hizo, es normal. Siempre quedan tantas cosas por hacer. Quedan muchas cosas pendientes", afirmó Lagos esta semana, durante el lanzamiento del libro Segundo Piso, de Ernesto Ottone, su colaborador más estrecho.

Formalmente, en el PC aseguraron que no han hablado con Lagos y que, como partido, no hay nada que decir sobre el tema presidencial hasta el día siguiente de las elecciones municipales de octubre, pero que en todo caso “no tienen ningún problema de conversar con él”.

Extraoficialmente la respuesta es otra.

Se asumen conversaciones con el ex Mandatario pero de carácter “informal”, nada institucional, porque hasta ahora no hay una decisión política formal desde las instancias partidarias de tender puentes con Lagos. Públicamente el timonel Guillermo Teillier ha descartado cualquier contacto, pero en privado muchas de las miradas en la Nueva Mayoría y en el propio PC apuntan hacia él como la persona que ha dialogado reservadamente, principalmente porque ha dicho en más de una ocasión que no hay un veto a priori para nadie en esta materia.

Los comunistas reconocen que un regreso de Lagos les incomoda, que nunca han comulgado con él, lo que fue su Gobierno y que la situación es delicada, porque en un escenario de crisis económica como el actual se tienden a notar más las diferencias de fondo que tienen con el resto de la Nueva Mayoría sobre la forma de llevar adelante el programa gubernamental, como es el caso de la Reforma a la Educación, que ha tensionado las relaciones con el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés.

Precisamente por eso es que, más allá de conversaciones informales o reuniones reservadas, en el PC tienen claro que la clave para resolver qué camino adoptarán está en la definición programática, que tal será el eje rector para cualquier conversación política formal y eventuales apoyos. “Que ahora apoye la legalización de la marihuana no es suficiente”, afirmaron.

Eso y que Lagos sea elegido por primarias, es la fórmula que los comunistas observan como la única viable para poder alinearse tras el ex Mandatario el 2017.

Un escenario en el cual la diputada Vallejo –afirmaron– optaría por el silencio, porque tienen claro que no repetirá lo del 2013, cuando se tuvo que tragar sus críticas palabras sobre el primer Gobierno de Michelle Bachelet e, incluso, hacer campaña por ella cuando fue ungida como la abanderada única de la Nueva Mayoría.

Consultado sobre estas conversaciones políticas con miras a tender puentes políticos, en la Fundación Democracia y Desarrollo se limitaron a destacar que el ex Mandatario ya había construido muchos puentes en su época de ministro de Obras Públicas.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV