lunes, 20 de mayo de 2019 Actualizado a las 01:30

PAÍS

Los errores traen consecuencias: Chile Vamos apunta al círculo de hierro de Piñera

por 15 junio, 2018

Los errores traen consecuencias: Chile Vamos apunta al círculo de hierro de Piñera
A tres meses de instalado el Gobierno, desde la derecha ya comenzaron a aparecer las primeras críticas a las falencias del comité político de ministros. Si bien le reconocen varios aciertos, como la cohesión en su trabajo y el haber logrado bajar la tensión en la última semana, los dardos apuntan a la falta de coordinación con la coalición oficialista, la lenta instalación y los pocos resultados concretos que se pueden presentar al día de hoy. La última salida de libreto del Presidente, al apoyar la reducción de la dieta parlamentaria, fue calificada desde su propio sector como “populista”.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El Presidente Sebastián Piñera fue enfático en su mensaje a sus ministros tras la Cuenta Pública del 1 de junio: el tiempo de instalación se terminó y los errores comunicacionales, como los vividos principalmente con los titulares de Educación, Salud y Hacienda, no serán permitidos nuevamente. Una segunda etapa donde el foco debe estar puesto en los proyectos del Gobierno y no sus en sus conflictos, esos mismos que se han acumulado en estos tres meses y que han sembrado críticas desde el oficialismo a las evidentes falencias y debilidades que ha demostrado el que debía ser el equipo dorado del piñerismo: la tríada del comité de ministros políticos, además de los dos asesores claves de Palacio.

Desde el 11 de marzo la tarea del círculo de hierro del Mandatario era clara: sacar adelante al Gobierno con los menores desvíos posibles del programa gubernamental original, tener como prioridad número uno proteger la imagen del Presidente Piñera y realizar un trabajo político de lujo con el oficialismo, para evitar que los problemas se instalen en La Moneda.

De esta manera, los ministros del Interior, Andrés Chadwick; de la Segpres, Gonzalo Blumel; Segegob, Cecilia Pérez; sumados al jefe del segundo piso, Cristián Larroulet, y a quien encabeza la Secretaría de Comunicaciones, Jorge Selume, son los responsables de evitar cualquier gotera que el diseño pueda presentar, y eso ha sido reconocido por varios de los parlamentarios de Chile Vamos. En el caso del diputado y ex presidente de Evópoli, Francisco Undurraga, afirmó que el comité político “ha demostrado inteligencia, acá ha habido flexibilidad” y eso lo sustenta con el 58% de aprobación que obtuvo el Gobierno en la última encuesta Cadem del 11 de junio.

De manera similar, el senador RN Manuel José Ossandón, apuntó a que se ha logrado ordenar al Parlamento y que, a diferencia de la primera administración piñerista, acá “se hace sentir la experiencia”. El timonel del PRI, Eduardo Salas, sentenció que tiene la impresión de que el saldo del comité político es, hasta ahora, muy positivo, que este equipo "ha demostrado al país que, cuando se quiere ejercer la autoridad, se hace con mucha eficacia”. En esta lluvia de alabanzas, las cinco comisiones gubernamentales de acuerdos nacionales que se implementaron con el fin de trasladar el poder de negociación del Congreso –donde la derecha no tiene mayoría– a La Moneda, son consideradas la medalla de oro del comité político, sobre todo por haber logrado con ello tensionar aún más a la oposición.

Los problemas y las críticas surgen en privado, cuando en la derecha ponen el acento en la falta de obras que presentar, de proyectos y promesas que puedan verse materializadas. “Falta de hechos concretos”, acusan en el oficialismo. Una diputada de Chile Vamos dijo que “me falta empezar a ver frutos, obras, hospitales, Transantiago, el tiempo del diagnóstico se acabó, la buena comunicación no es suficiente y estamos a la espera de que las cosas vayan saliendo”.

El 28 de mayo, el Instituto Igualdad, ligado al Partido Socialista, presentó un documento donde refutaba las cifras presentadas hasta esa fecha por el Ejecutivo. Todo esto, luego que se acusara una sequía legislativa, críticas que se propagaron desde la oposición hasta el oficialismo. En el escrito “Balance Legislativo Gobierno de Sebastián Piñera, aclarando cifras y conceptos”, se puede leer que “en base a la información contenida en la ‘Cuenta pública participativa 2018’ del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, el gobierno de Sebastián Piñera ha ingresado 14 nuevas iniciativas legales desde marzo a la fecha”, información que el escrito califica de “a lo menos errónea”. Según el Instituto Igualdad, entre el 12 de marzo y el 21 de mayo, el Ejecutivo habría ingresado “solo nueve mensajes”. De ellos, “tres se refieren a acuerdos internacionales. Es decir, el Gobierno ha ingresado solo seis proyectos de ley programáticos durante sus dos primeros meses de gestión”.

Según parlamentarios del oficialismo, “es difícil poder enfrentarse a la Nueva Mayoría sin proyectos en mano” y añaden que la única manera de romper con la desconfianza de la oposición es a través de una mejor coordinación desde la cúpula de La Moneda con sus partidos. Esto, respecto a los cambios que desde Palacio se han impulsado, sin aviso previo ni que se discutan con antelación en la reunión habitual de los lunes del comité político con los representantes de Chile Vamos.

En RN se han debido morder la lengua en varias ocasiones, como señalan desde dicha colectividad conscientes de su condición de "partido del Presidente", pero en esta ocasión la molestia por el actuar Piñera pudo más. En entrevista con Radio Cooperativa, el timonel de Renovación Nacional, Mario Desbordes, fue categórico: "Él ahora tiene la pega, yo le hago un llamado al Presidente de la República a presentar ese proyecto de ley ahora, rápido, con una discusión inmediata si él quiere (…). Bajemos todas las remuneraciones y, por favor, Presidente, inclúyame a las empresas del Estado, a todos los poderes del Estado y a toda remuneración que provenga de fondos públicos, eso es lo correcto, lo demás es demagogia". 

Desde La Moneda responden con su propio balance legislativo de los primeros tres meses, el cual consigna las iniciativas legislativas que consideran más emblemáticas, como el nuevo Sistema de Financiamiento Solidario que reemplaza al CAE, Ley de Migración y Extranjería, Gratuidad para estudiantes técnico-profesionales, reforma a la Ley Antiterrorista, entre otras. En el Ejecutivo contabilizan 32 iniciativas que forman parte de la agenda, entre proyectos e indicaciones.

En torno al trabajo del círculo de hierro del Presidente, ayer La Segunda publicó una intervención en una instancia regional del senador RN por la Quinta Región, Francisco Chahuán, quien sin pelos en la lengua apuntó directamente a los hombres de confianza del Jefe de Estado: “Quiero transmitirles que cuando uno llama de nuevo, tenemos los mismos ministros de Harvard que sienten que los eligió o los designó el Todopoderoso y que están ahí en los cargos. La queja no es solamente mía. La queja es de todos los senadores de la coalición”.

El senador, a quien también se le conoce como “Pac Man”, en alusión a que querría todo para él, y a quien desde Palacio le achacan sus afanes presidencialistas para intentar entender esta reacción, sumó a sus palabras duros cuestionamientos a la figura de Piñera, transformándose en el primer oficialista en cruzar la línea públicamente: “El problema más profundo es que el Presidente no entiende lo que es un problema (…) si el Presidente no sabe lo que es un problema, estamos todos mal, yo les quiero contar que me aburrí”, sentenció Chahuán, quien goza por estos días del título de primera mayoría nacional en la última elección parlamentaria de diciembre.

Si bien no son generalizadas, también hay críticas a lo poco natural que se ve la reacción que ha sostenido el Gobierno para hacer frente a la ola del movimiento feminista: “No se cree”, apuntó un integrante de las comités de los lunes en Palacio, que cita la misma encuesta Cadem en la que solo un 2% cree que Piñera es feminista y 27% lo considera machista.

Las trizaduras del diseño

La primera salida de libreto del Presidente fue el nombramiento de su hermano, Pablo Piñera, como embajador en Argentina, decisión que no solo fue un mal rato para el Mandatario, sino que además revolvió las aguas en la derecha, generó ruido y críticas en el oficialismo y dejó en jaque al comité político, que no logró neutralizar la jugada del Mandatario y así protegerlo de sí mismo.

El problema es que no fue la última vez. En efecto, Piñera cometió el mismo error de “arrancarse con los tarros” y, en consecuencia, de nuevo le “rayó la pintura” al oficialismo, que esta vez reaccionó en un tono más elevado que el que se conocía hasta el momento. En entrevista con radios de la Región de Tarapacá, el Jefe de Estado apoyó el fondo del proyecto impulsado por el Frente Amplio –el mismo que ha encontrado pleno rechazo en Chile Vamos– que busca disminuir la dieta parlamentaria, al precisar que “yo pienso que las dietas parlamentarias de Chile, al igual que los sueldos en muchos sectores y empresas públicas, son demasiado altas para las necesidades y urgencias que tiene el país”.

Esto, a raíz de que el martes los diputados aprobaran un proyecto de acuerdo en que se solicita al Ejecutivo poner urgencia a la iniciativa presentada hace cuatro años. De los 46 votos en contra, 44 provinieron de los parlamentarios de derecha y los dos restantes de la DC, lo que da cuenta del paso en falso en que incurrió el Mandatario con los suyos.

En RN se han debido morder la lengua en varias ocasiones, como señalan desde dicha colectividad conscientes de su condición de "partido del Presidente", pero en esta ocasión la molestia por el actuar Piñera pudo más. En entrevista con Radio Cooperativa, el timonel de Renovación Nacional, Mario Desbordes, fue categórico: "Él ahora tiene la pega, yo le hago un llamado al Presidente de la República a presentar ese proyecto de ley ahora, rápido, con una discusión inmediata si él quiere (…). Bajemos todas las remuneraciones y, por favor, Presidente, inclúyame a las empresas del Estado, a todos los poderes del Estado y a toda remuneración que provenga de fondos públicos, eso es lo correcto, lo demás es demagogia".

Los cuestionamientos no terminan en las duras palabras del diputado Desbordes. Desde el oficialismo sinceraron que este tema no habría sido abordado nunca en los comités políticos de los días lunes, instancia donde el Gobierno y su coalición deberían coordinarse, lo que no esta sucediendo. Es en razón de aquello que un influyente representante de la derecha dijo que la actitud del Presidente  “me parece absolutamente populista, viniendo de una de las personas más millonarias de Chile”.

Sin acogida

En medio de todas estas críticas aparece el polémico decreto de ajuste fiscal 2018, anunciado el 4 de mayo por el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, y que más de un dolor de cabeza le ha traído a La Moneda.

Este jueves la Comisión Mixta de Presupuesto citó al jefe de la billetera fiscal para conocer los antecedentes sobre los ajustes del presupuesto vigente, debido a las dudas que se han suscitado en la oposición respecto del real impacto de la decisión del Ejecutivo de reducir un monto cercano a los 4 mil 600 millones de dólares en estos cuatro años. Uno de los recortes más cuestionados fue el de la semana pasada, los 3 mil 900 millones que se le quitaron al Sename, decisión que iba en contra del discurso público de la actual administración que ha instalado el eslogan de "Los niños primero", por lo que el propio Piñera tuvo que salir a revertir la situación.

Nuevamente las críticas no provienen solo de la oposición. En un principio, dentro de este ajuste completo, se consideró una resta de cerca de 53 mil millones de pesos a través de la indicación sustitutiva que suprimía el pago de asignaciones y bonos para los asistentes de educación, situación que debió ser revertida tras la rebelión de los propios integrantes de Chile Vamos.

Esta política, si bien fue tema de campaña, no ha encontrado la acogida que La Moneda esperaba en el oficialismo, al contrario, no son pocos los representantes de Chile Vamos que acusan complicaciones en el funcionamiento del Estado y que aseguran que esta maniobra gubernamental respondería “solo al interés de recibir los aplausos del Fondo Monetario Internacional a fines del Gobierno”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV