martes, 12 de noviembre de 2019 Actualizado a las 09:11

PAÍS

Aborto libre, seguro y gratuito: la punta de lanza del movimiento feminista que pone en jaque a la centroizquierda

por 25 julio, 2018

Aborto libre, seguro y gratuito: la punta de lanza del movimiento feminista que pone en jaque a la centroizquierda
La marcha de esta tarde busca instalar con fuerza el tema en el debate público. Se trata de una demanda que tensiona al progresismo y a la centroizquierda, que a regañadientes pudo sacar adelante la despenalización del aborto en tres causales bajo el gobierno de Michelle Bachelet. La idea es correr el cerco más allá, porque aseguran que la sociedad está preparada para una discusión que se ha apoderado de la agenda a nivel internacional y que intenta restituir el derecho a decidir libremente.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La ola feminista que inundó las calles y se tomó decenas de facultades y universidades llegó para quedarse. Corrió los cercos de lo posible y demandas vetadas por décadas se tomaron la agenda política y social. Aún así, dentro del variopinto mundo feminista hay conciencia que uno de los puntos que parece ser más complejo de materializar es la demanda por el aborto libre.

A un año de la promulgación de la Ley de Aborto en tres causales, que contó con un tortuoso y complejo proceso legislativo, las barreras parecen estar corridas y la demanda por el aborto sin causales se ha transformado en una nueva punta de lanza para las batallas feministas.

Bajo este contexto, se convocó para este miércoles 25 de julio a la sexta marcha por el aborto libre, seguro y gratuito, a partir de las 18:00 hrs., en distintas ciudades del país. La iniciativa convocada por la Coordinadora Feministas en Lucha busca visibilizar una demanda que parecía cerrada -al menos por unos años- tras la aprobación de la última ley que aún no cuenta con un protocolo para la criticada objeción de conciencia.

De la mano de un sinfín de pañoletas verdes, similares a las utilizadas por las feministas argentinas que esperan la aprobación de la ley de aborto libre en el senado trasandino, buscan llenar las calles, al igual como lo han logrado las marchas que buscan erradicar la violencia en contra de la mujer.

Un debate que saben será complejo. El gobierno de Sebastián Piñera ha sido enfático en que no existe margen para impulsar una ley de aborto libre, y al interior del mundo progresista y de centro izquierda aún no han cerrado filas respaldando la demanda.

Pero según las feministas la discusión por el aborto libre es ineludible y saludable, en el marco de una sociedad democrática. Además, es una realidad en el país: en el año 2008, la investigadora Maite Albagly proyectó en hasta 160 mil los abortos en Chile, y en el año 2013 el Centro de DD.HH. de la Universidad Diego Portales cifró entre 60 mil y 70 mil las interrupciones voluntarias de los embarazos en el país. La cifra más reciente fue entregada por el Ministerio de Salud, el que estableció que en Chile se practican casi 90 abortos diarios, lo que equivale a 33 mil año. De éstas cifras, sólo el 3% correspondería a abortos bajo las tres causales reglamentadas.

“Las mujeres abortamos más allá de las tres causales, por diversas razones que la legislación chilena no está incluyendo”, recalca Camila Maturana, abogada de Corporación Humanas. El punto es lograr que la ciudadanía comprenda que “tener una ley de aborto no significa que las mujeres estén obligadas a abortar”, agrega.

Maturana reconoce que en muchas ocasiones la demanda por el aborto libre se ve como una iniciativa que va en contra de las familias, pero que esta concepción es errónea. Explica que la resistencia desde el mundo conservador responde a una decisión política, y el status quo que ha mantenido esta visión se ve amenazada por la discusión del aborto “porque saben que el aborto significa que las mujeres puedan decidir nuevos roles en la sociedad”.

Las convocantes a la marcha por el aborto libre recalcan que esta demanda no radica simplemente en el abortar. "No es una demanda para matar gente, para terminar con las familias y los hijos, es una demanda por la dignidad, por la felicidad y la autonomía. La condición mínima para que eso sea posible, para que un montón de mujeres que hoy en día son forzadas a ejercer un trabajo que no escogieron, que es la maternidad, es asegurándoles poder abortar”, señala Macarena Castañeda, vocera de la marcha por el Aborto Libre Seguro y Gratuito.

La disputa

El último estallido feminista impuso en la agenda mediática la lucha por la igualdad de género, el derecho a una sociedad libre de violencia en contra de la mujer y la necesidad por erradicar el patriarcado del sistema. Pero no sólo se quedó en la prensa y en las calles, sino que tensionó al mundo político y sus instituciones a dejar de satanizar una reivindicación que por décadas fue estigmatizada y segregada de las agendas sociales y políticas.

Organizaciones y partidos políticos tuvieron que dejar de mirarse el ombligo, morderse la lengua respecto a que el feminismo era una lucha secundaria, “post moderna” o burguesa, y cambiar -al menos en la tinta- sus principios fundamentales. Hasta el Partido Socialista, reconocido por tener una tradición en este ámbito, se definió como “feminista” en la Conferencia de Organización y Programa de la colectividad.

A pesar de estos cambios discursivos, las dirigentas feministas del mundo progresista y de la centro izquierda, reconocen que el papel aguanta mucho, y que la batalla es mucho más difícil que una declaración discursiva. De todas formas, saben que es una disputa que no van a abandonar y que poco a poco se va corriendo el cerco, “ganando el sentido común”.

Es bajo este contexto que la demanda por el aborto libre tensiona la interna de éstos partidos, al sector progresista del Congreso, incluidas las diputadas de la bancada feminista Julieta Kirkwood, y a un sinfín de organizaciones, que ven en la necesidad de la autodeterminación del cuerpo femenino una demanda “difícil de alcanzar”.

Macarena Castañeda reconoce que la demanda por el aborto libre tiene una recepción bien diversa al interior de las fuerzas políticas, “incluso dentro de todo el espectro de la izquierda, incluyendo a la Nueva Mayoría. Existe un grupo en la Nueva Mayoría que son las feministas, en donde se encuentran figuras como Laura Albornoz, Lorena Fríes, que están a favor del aborto y tienen una lucha constante al interior de sus partidos para que respalden esas demandas”, lo que se vio reflejado en la discusión de la Ley de Aborto en tres causales, impulsada en el gobierno de Michelle Bachelet.

Explica que dentro del Frente Amplio “es un poquito mejor la cosa, pero no al 100%”. Recuerda que durante el debate por la construcción del programa de Beatriz Sánchez costó que se definiera a favor del aborto libre, legal, seguro y gratuito, “recibió una fuerte resistencia de parte del Partido Ecologista Verde o del Partido Liberal, que creía que con las tres causales era suficiente”, señala.

Punto aparte serían los diputados. Desde el mundo feminista destacan que mientras las diputadas comienzan a cimentar una mayor coordinación y consenso respecto a asegurar las condiciones para que se aplique la ley bajo tres causales y -en menor medida- el aborto libre, son “los sectores masculinos son los que deben ponerse al día. Hay ciertos resquemores por parte de los parlamentarios hombres”, recalca Castañeda.

La diputada de Izquierda Autónoma, Camila Rojas, reconoce que “hay harto conservadurismo” que impide instalar de manera transversal la demanda por el aborto libre. Pensemos que la discusión y la implementación del aborto en tres causales sigue teniendo oposición y fue reponer de manera limitada lo que estaba asegurado antes de la dictadura”.

La parlamentaria del Frente Amplio destaca que “el aborto es una práctica que organismos internacionales, como la OMS, abordan desde el punto de vista sanitario y de derechos humanos. Entonces las trabas son extremadamente conservadoras. Como diputada feminista pongo la relevancia en que el derecho a decidir de las mujeres sea ley, es nuestra responsabilidad política y social”.

Albornoz -académica feminista y militante de la DC- reconoce que muchos apuntan al partido falangista como uno de los mayores obstáculos para la discusión de estos temas, pero recuerda que en la tramitación de la Ley de Aborto en tres causales los parlamentarios de esta tienda respaldaron la iniciativa y se lograron los votos.

“El feminismo no es propiedad de nadie, hay partidos políticos de izquierda que no están dispuestos a asumir ésta y otras realidades, sacan a sujetos de los comités políticos pero no los expulsan de partidos. Yo quiero reconocer la valentía de Carolina Goic y de muchas otras en el caso Rincón”, destaca Laura Albornoz. Además, hace hincapié en que “hay que romper en este debate con los estereotipos de quienes son más o menos progresistas en este momento”.

La mayor complejidad de este debate radicaría en la posibilidad de llegar a acuerdo. Todas concuerdan con el hecho de que la oposición está fraccionada y “la fuerza política de la oposición está radicada en el Parlamento, en donde tenemos una dispersión de liderazgos, por no decir conflictos de egos. Se trabaja por separado, existe la mesa de aborto que lidera el senador Girardi, está el Frente Amplio, la bancada feminista, tenemos tantas flores como en primavera”, señala Albornoz.

Una postura que reafirma la diputada del PPD, Cristina Girardi. La parlamentaria reconoce que ni siquiera en la bancada feminista existe consenso respecto a la despenalización del aborto libre, menos aún entre los hombres y al interior de las coaliciones, “aún no hay un debate importante en los partidos, por lo menos en el PPD, no lo he visto”, indica.

Las posibilidades

En cuanto a la viabilidad de materializar la demanda por el aborto libre, la abogada de la Universidad de Chile, Laura Albornoz, señala que no tiene “una bola mágica para saber si la coyuntura nos va a permitir avanzar en una ley distinta a la que hoy existe, o si es necesario ingresar indicaciones. No estoy en condiciones de decir si el parlamento va a ser capaz de cambiar la ley de interrupción por una ley libre de causales”, pero sí destaca que la discusión se debe dar.

Para la diputada Cristina Girardi el panorama también es incierto, “quizás están un poco mejor las condiciones hoy día, pero no va a ser fácil”. Destaca el rol que jugará el movimiento social, señalando que es claro que “va haber una presión del movimiento feminista para que esto ocurra; el tema es despenalizar, que no vayas a la cárcel por haberte practicado un aborto".

Según la parlamentaria, el conflicto de fondo es que la sociedad aún no tiene confianza en las mujeres, y se margina su capacidad para la autodeterminación de sus cuerpos, “todavía aparece el fantasma de que las mujeres van a vivir abortando”.

Junto con este fantasma, existe la negación de una realidad y es que en Chile las mujeres abortan y lo han hecho desde antaño. Según la OMS una de las principales formas de aborto en América Latina es vía medicamentos, el Misotrol, que en el mercado negro tiene un costo de al menos 120 mil pesos, las doce dosis.

La diputada Girardi señala que lo que dijo la ex ministra Helia Molina, respecto a que en las clínicas privadas se realizan abortos, y que le costó su salida del gabinete de Michelle Bachelet, es una realidad. El problema radica que “esto está muy focalizado en la gente que tiene plata, son las mujeres pobres las que no pueden abortar. Esto es un tema de lucha de clases, son las mujeres pobres las que no tienen ningún derecho, porque además pueden terminar yendo a la cárcel”, señala.

Según la parlamentaria, el tema del aborto a la larga pasa por la legitimidad que se le otorga a las mujeres “en su decisión respecto a su propio cuerpo; eso no se ha legitimado nunca en la historia de nuestro país, hemos avanzado más en la equidad de género y en el reconocimiento de la homosexualidad que en los derechos de las mujeres, claramente no hay libertad”.

Al interior del Congreso se han iniciado las conversaciones para impulsar una ley de aborto libre. Saben que sin el respaldo del Ejecutivo será difícil sacar adelante la iniciativa de ley, pero reconocen que el hecho de que la oposición respalde una demanda social, que cada vez toma más fuerza, puede ser una señal clara de avance en materia de derechos para la mujer.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV