Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 13:37

Tras conversaciones con las autoridades

Oficiales (r) del Ejército suspenden huelga de hambre en Punta de Peuco

por 14 septiembre 2010

Oficiales (r) del Ejército suspenden huelga de hambre en Punta de Peuco
Esto, debido al diálogo que habrían mantenido los ex uniformados con representantes del Ministerio de Justicia y de Gendarmería. Se estaría barajando algún tipo de beneficio. Por su parte, el director de "Chile Mi Patria", Rafael Villarroel, aseguró que la decisión adoptada por los ex militares respondió a los "incumplimientos del Gobierno" de Sebastián Piñera.

La huelga de hambre anunciada por un grupo de oficiales (r) del Ejército fue suspendida esta mañana, anunciaron fuentes cercanas a los ex militares. Esto, debido a las conversaciones que habrían mantenido los ex uniformados con representantes del Ministerio de Justicia y de Gendarmería.

Se estaría barajando algún tipo de beneficio, según detalló hoy Radio Bío Bío.

Los ex uniformados enviaron durante la madrugada de hoy una “proclama” donde se consideran “presos políticos militares” y anuncian el comienzo de una huelga de hambre “irrenunciable e indeclinable“.

Un punto novedoso del comunicado es que los militares admiten, por primera vez de forma pública y explícita, su responsabilidad y autoría en crímenes contra los derechos humanos.

Al comienzo de la proclama, señalan que son “miembros de las Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad, en adelante “los presos políticos militares, que cometimos delitos contra la seguridad de las personas (más conocidos por violaciones a los derechos humanos) en el período comprendido entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990″.

En el texto, los represores exigen que se otorgue “inmediata libertad a todos los suboficiales y empleados civiles presos” a través de la modificación de sus penas.

También exigen que a todos los condenados se les aplique una pena única y máxima de diez años de prisión, “para aquellos casos que el monto de las mismas sea igual o superior a aquella cantidad de años, o se tratare de presidio perpetuo”.

En este punto, precisan que piden igualdad respecto de 282 presos políticos cuyas penas fueron conmutadas durante los gobiernos de los ex Presidentes Patricio Aylwin (1990-1994) y Ricardo Lagos (2000-2006).

En ese período, fueron favorecidos con reducciones o conmutación de penas presos políticos de izquierda, pertenecientes a grupos que combatieron contra la dictadura del general Augusto Pinochet, como el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) y Mapu Lautaro.

Lo anterior, según los el grupo de ex militares, supone una “notoria y evidente desigualdad con que el Estado de Chile ha tratado a los presos políticos militares, respecto de otros presos políticos habidos en estos últimos veinticinco años en el país”.

También sostienen que existe una “injusta segregación contra los presos políticos militares“, al estar al margen de “beneficios intrapenitenciarios ni de libertad condicional”, pese a considerar que reúnen los requisitos para ello”.

Citan los casos de ocho reclusos de la cárcel de Punta Peuco, construida especialmente para uniformados violadores de derechos humanos al norte de Santiago, que han pasado “más de 18 años en prisión” sin haber jamás recibido algún beneficio.

Los firmantes del documento, que precisan que en adelante sólo ingerirán algunos líquidos, son encabezados por el general retirado Raúl Iturriaga Neumann, condenado por el homicidio del general Carlos Prats, ex jefe del Ejército, y de su esposa, cometido en Buenos Aires en septiembre de 1974.

También firman los ex brigadieres Fernando Polanco, José Zara y Christoph Willike, los dos últimos condenados también por el caso Prats y el primero por el homicidio del ciudadano argentino Ernesto Lejderman.

Otros son el coronel Juan Morales Salgado, también sentenciado por el caso Prats; el teniente coronel Emilio Neira Donoso, condenado por la ejecución de doce militantes de izquierda en 1987; el ex capitán Jorge Vargas Bories, condenado por el crimen del periodista José Carrasco Tapia en 1986.

Los restantes son el ex mayor Carlos Herrera Jiménez, condenado a dos cadenas perpetuas por los homicidios del líder sindical Tucapel Jiménez y de un carpintero el teniente de la Marina Sergio Rivera, condenado por el crimen de un campesino en el sur del país.

La decisión de los ex militares se suma a la huelga de hambre que desde hace 65 días mantienen 34 comuneros mapuches presos en cárceles del sur del país, que exigen la no aplicación de la ley antiterrorista en sus casos ni ser sometidos a un doble proceso, ante tribunales civiles y militares.

"Incumplimientos del Gobierno"

El director de "Chile Mi Patria", Rafael Villarroel, aseguró en Radio Cooperativa que la decisión adoptada por los ex militares responde a los "incumplimientos del Gobierno".

"Esta reacción que se está produciendo en la cárcel de Punta Peuco es tan humana como la reacción que tienen los mapuches, con la diferencia que acá no hay que modificar ninguna ley, sólo revisar los procesos", sostuvo Villarroel.

En esa línea, emplazó al Presidente Sebastián Piñera a "que demuestre que es Presidente de todos los chilenos sin excepción. Creo que entenderá que el mensaje está fuerte y claro respecto a que se cumpla la legislación vigente".

"No estamos pidiendo nada que no esté escrito en las leyes ni en la Constitución", concluyó.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes