El duro diagnóstico de la disidencia RN sobre la conducción de Larraín - El Mostrador

Jueves, 14 de diciembre de 2017 Actualizado a las 17:43

Preocupa falta de respaldo al gobierno

El duro diagnóstico de la disidencia RN sobre la conducción de Larraín

por 28 septiembre, 2011

El duro diagnóstico de la disidencia RN sobre la conducción de Larraín
Aunque no era lo que se buscaba originalmente, una cosa llevó a la otra y al calor de los discursos, muchos de los asistentes al encuentro de Huechuraba terminaron pidiendo la cabeza del timonel del partido. Como era de esperar, en la tienda cayó como balde de agua fría el que un grupo al que habían mirado con cierto desdén lograra convocar a tanta gente en una cita que dejó en evidencia lo que muchos estiman han sido falencias graves en la dirección política del senador por Valdivia.

Los ecos del encuentro de Huechuraba, donde fundadores y dirigentes históricos de Renovación Nacional se reunieron el sábado pasado, encendieron una especie de guerra al interior de Renovación Nacional. Inmediatamente conocido el tenor de la cita, la mesa encabezada por Carlos Larraín Peña reaccionó con dureza. Y cómo no, si la disidencia aglutinada hizo un crítico diagnóstico respecto a la conducción de la tienda y como ésta ha afectado directamente al gobierno de Sebastián Piñera. Si en algo coincidían todos quienes llegaron ese día al centro de eventos Los Almendros era en que la colectividad no está haciendo el papel que le corresponde como escudera de la gestión del mandatario, pese a haber sido la cuna desde donde emergió el jefe de Estado. La conclusión del cónclave es que el partido no ha dado el ancho. Lo que tocó en lo más profundo el alma de la directiva.

Tanto que a partir del domingo comenzó un fuego cruzado que sólo da visos de seguir creciendo. En la directiva se niegan a aceptar el diagnóstico de quienes hasta hace sólo unas semanas era “un grupo que se junta a tomar cafecito los domingos, en alguna casa, arreglan el mundo, pero no integran nunca la institucionalidad partidaria”. Y no sólo molestó la crítica que puso en tela de juicio la conducción de Larraín. Tal vez más que eso, fue el hecho de que en el oficialismo de RN no pasó desapercibido el hecho de que altos representantes del gobierno, como la jefa del segundo piso María Luisa Brahm, y amigos cercanos del Presidente de la República se encontraran en primera fila. La lectura que se hizo es que el propio Piñera estaba detrás de la organización del “Aquí Estamos”, como llamaron al encuentro. Y no parece que las supuestas explicaciones del mandatario hayan servido de mucho para aplacar la ira de Larraín y su entorno más cercano.

La hora de los escuderos

En contraposición, quienes participaron en la multitudinaria cita ven con optimismo el futuro del partido. Aunque tienen la convicción de que, tal como muchos lo expresaron en el cónclave, la directiva no sólo no ha dado el ancho en su calidad de partido del Presidente, sino que, además, las posturas asumidas por sus máximos representantes en temas que el propio Ejecutivo ha levantado lo han acercado paulatinamente más a la UDI. Lo que perjudica a Piñera y su mandato, dado que llegó a La Moneda apelando a un concepto de derecha liberal, más cercana al centro político, advierte uno de los participantes. Por tanto, el optimismo respecto del futuro de RN viene desde la certeza de que a partir del encuentro de Huechuraba las cosas van a comenzar a cambiar y que, en adelante, Larraín “no la va a tener fácil”.

A muchos de los participantes en el cónclave también les preocupa el hecho de que, muchas veces, el partido ha sido percibido por la opinión pública como un opositor al gobierno más que un aliado. Y no ven señales de que eso pueda cambiar mientras el actual timonel esté a la cabeza de la tienda y que estén permanentemente en el debate público rencillas por más o menos cupos en la administración pública.

A muchos de los participantes en el cónclave también les preocupa el hecho de que, muchas veces, el partido ha sido percibido por la opinión pública como un opositor al gobierno más que un aliado. Y no ven señales de que eso pueda cambiar mientras el actual timonel esté a la cabeza de la tienda y que estén permanentemente en el debate público rencillas por más o menos cupos en la administración pública. Ello, porque estiman que ese tipo de disputas es muy mal visto por la ciudadanía y recuerdan que era una de las principales críticas que, estando en la oposición, se le hacían a los gobiernos de la Concertación. Y, ahora, la tienda estaría cayendo en lo mismo. De hecho, fue muy mal visto que durante el Consejo General del 10 de septiembre ese haya sido un tema.

Encuentros regionales

Si bien tanto entre los organizadores como entre los asistentes a la cita recalcan que el encuentro no tuvo como objetivo levantar una disidencia a Larraín, lo cierto es que en el debate el tema surgió espontáneamente. Al punto que varios de los que tomaron la palabra, hicieron hincapié en que la única forma de cambiar “la parada del partido” en relación con el gobierno de Piñera para convertirlo en un aliado leal, es levantando un candidato que pueda darle pelea a Larraín en las elecciones internas de abril del próximo año.

En todo caso, el áspero contraataque de la mesa ha dejado de manifiesto que no resultó la estrategia de subestimar a quienes convocaron a la cita. Por lo que lejos de amedrentarse, los organizadores han agarrado más bríos. Tanto que ya comenzaron a organizar los siguientes 14 encuentros, pues efectuarán uno por región, en los que están convencidos que atraerán tantos o más militantes que en el primero realizado en Huechuraba. La idea ha ido cobrando más fuerza a partir de la estrategia que visualizan adoptó la directiva para bajarle el perfil al cónclave. Según perciben por las últimas declaraciones del timonel, Larraín “ha tratado de instaurar la idea de que la gente que fue a Los Almendros no sabía a qué iba. Como que fue engañada”. Pero creen que con los siguientes “le vamos a tapar la boca”. Ya en una segunda cita, dice un parlamentario, “nadie podrá decir que los que asistieron, no sabían a qué iban, porque la gente que vaya ya sabe que hay un conflicto con Larraín”. Según trascendió el próximo encuentro se hará en octubre y su organización estaría a cargo de la senadora Lily Pérez, pues su circunscripción será la elegida como escenario para la cita.

Así las cosas, si el timonel y la mesa que lo acompaña están molestos tras la cita, su enojo se va a prolongar con largueza, ya que el entusiasmo de los autores del encuentro “Aquí Estamos” los llevó a apostar por recorrer todo el país. Cosa que no agrada al oficialismo de la tienda de Antonio Varas, pues en este período ya se debate internamente acerca de si el actual presidente intentará prolongar su mandato, ungirá a un sucesor o si la disidencia optará por levantar un nombre que compita con Larraín. Incluso no se descarta que para salvar la situación se intentara buscar un nombre que genere consenso, aunque nadie se atreve a aventurar ninguno.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)