martes, 25 de septiembre de 2018 Actualizado a las 03:21

PAÍS

La primera mayoría del MA que busca armar un partido de izquierda "más allá del Frente Amplio"

por 17 junio, 2018

La primera mayoría del MA que busca armar un partido de izquierda
Stephanie Peñaloza es oriunda de la población La Victoria, asumió como primera mayoría en las últimas elecciones de la dirección nacional del MA. A pesar de que lleva un año militando dejó atrás a rostros fuertes ligados a los sectores del diputado Gabriel Boric y el alcalde Jorge Sharp y asegura que, dentro del proceso de convergencia que viven distintas fuerzas del FA, es necesario ampliar la mirada “hacia otros movimientos de izquierda” que no son parte de la coalición.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Corren tiempos de cambios al interior del Movimiento Autonomista. Los resultados de la última elección para escoger a parte de su dirección nacional trajeron consigo un cambio en la correlación de fuerzas al interior del organismo que dirige a una de las fuerzas más importantes del Frente Amplio.

En la votación que se desarrolló la semana pasada, participó un 69% del padrón, 1.017 votos de un total de 1.468 militantes. La primera mayoría la obtuvo la encargada política de Pedro Aguirre Cerda, Stephanie Peñaloza, quien alcanzó 193 votos; en segundo lugar quedó Jorge Rauld, ligado al sector del alcalde Jorge Sharp, que logró 174 votos.

Más atrás, con 132 votos, quedó la dirigenta del Frente Feminista, Andrea Salazar, quien participó de las elecciones representando al sector feminista articulado en MA, y ha sido vinculada a la "disidencia" del movimiento. El resto de la dirección quedó integrada por Javiera Menay, quien sacó 115 votos; Fernando Pairo, quien alcanzó 111 votos. Los tres, parte de la “disidencia” al interior del MA.

Una composición que, sumada a los cargos que ya se encontraban en la dirección nacional, dejarían un equilibrio de un 50% para la disidencia, lo que no es compartido por todos en el Movimiento Autonomista. Un punto que podría afectar el rumbo de la convergencia que hoy se da entre distintas fuerzas del Frente Amplio, que buscan armar un nuevo partido.

Tras estas elecciones, se marcó un cambio en la composición del MA, se “consolidó un proceso de maduración”, explicó Peñaloza, historiadora de 28 años y pobladora de La Victoria.

El hecho de que antiguas dirigencias del MA, hayan perdido ante una militante “nueva”, que no viene del ethos del movimiento, “es un síntoma de cambio, de que el proyecto original fue superado”, explicaron en el seno del movimiento.

Peñaloza entró a militar a principios del 2017 al Movimiento Autonomista, proviene de una familia ligada a la lucha por la vivienda. Sus abuelas participaron en la toma de Victoria del 57, y sus padres, en las movilizaciones y ollas comunes del 83. Estudió Historia en la Universidad Católica, allí participó en algunas orgánicas “pequeñas” y nunca se interesó en los movimientos más grandes, como la Nueva Acción Universitaria o Crecer, es más, nunca militó en Izquierda Autónoma, la orgánica desde donde surgió Movimiento Autonomista, tras su quiebre.

-¿Cómo una dirigenta “novata” llega a la dirección del MA tan rápido?
-El Movimiento Autonomista estaba teniendo una maduración, entrando a este tipo de sectores, como Pedro Aguirre Cerda, en donde no llega ni la prensa, ni las noticias, no llega nada. Entonces, que existiera un movimiento del Frente Amplio, que no fuera como Revolución Democrática, que no es un espacio que a mí me llame mucho la atención, dentro de lo que había me incliné por el MA (...). Entré siendo encargada orgánica de mi comunal y luego pasé a ser encargada política.

-Actualmente el MA vive un proceso de convergencia con otras fuerzas del Frente Amplio, ¿cuál es tu postura al respecto?
-Mi opinión es que sí a la convergencia, pero uno de los puntos iniciales que hice dentro de la campaña en el movimiento es que fuera una convergencia que se ampliara a otros sectores de izquierda. En mi comuna (PAC), del Frente Amplio solo hay militantes de Movimiento Autonomista y de SOL, pero existe vinculación con otros espacios sociales que sí estarían dispuestos a converger en un partido de izquierda, que sea más amplio, pero con una línea marcada de izquierda dentro del Frente Amplio. Por eso, nuestra línea dentro del debate de la convergencia era eso, ampliar esa mirada hacia otros movimientos de izquierda.

-Son movimientos que no necesariamente están en el Frente Amplio...
-Algunos están dentro, otros fuera del Frente Amplio. Por ejemplo, nosotros tenemos vinculación con juntas de vecinos y a las presidentas de esas juntas de vecinos no les llama la atención el Frente Amplio, pero sí un referente de izquierda, un partido de izquierda. Para mí el punto es: ¿por qué los vamos a dejar afuera?

-¿Buscan a esa izquierda más dura?
-Lo que buscamos es llegar a más sectores de la izquierda, una convergencia más abierta y estratégica. Porque en regiones lo más seguro es que no haya muchos militantes de estas cinco organizaciones que actualmente están en convergencia, entonces hay que pensar y hablarles a los distintos territorios en los que estamos.

-¿Por qué dicen que tras la última elección el sector del diputado Boric, que dirige parte importante del MA, “perdió fuerza” en su dirección?
-No estoy muy de acuerdo con esa postura de que yo sea una “disidente” del Movimiento Autonomista, porque hay algunas líneas claras y parecidas. Creo que el hecho de que llegáramos nosotros habla de una maduración del MA, un asentamiento. Con la llegada de Andrea Salazar desde el Frente Feminista claramente se marca una línea que estamos impulsando. En mi caso, vengo de una población, tampoco voy a negar que vengo de la Católica, pero claramente lo que me marca a mí no es la universidad, sino la clase de donde vengo y mi tradición familiar.

-Entonces, ¿hay una composición distinta a la que le dio origen a MA?
-Puede ser. Yo veo que es producto de esa maduración que tiene el Movimiento Autonomista, que se está instalando en sectores en donde tradicionalmente estaba el PC y no entraba ninguna otra fuerza (...) estamos creando, muy de a poco, lo que llaman “poder popular”, que a veces puede sonar muy cliché, pero sin organización no hay nada detrás.

-¿Cómo ve, este tipo de izquierda más dura, a la derecha que hoy gobierna?
-Estamos frente a una derecha que es profundamente liberal y vacía de contenido. Es más, todas las demandas sociales que hemos tenido desde la izquierda, esta derecha las toma y las vacía de contenido, como la adopción homoparental y el aborto. Nos dicen que “sí” pero con límites, se llaman feministas y recalcan que hay “más gerentas”. No es como la derecha de José Antonio Kast, es una derecha mucho más astuta y es la que está llegando a los sectores más populares también. No es una derecha tan conservadora y negocia, mientras no se toquen los pilares del sistema neoliberal.

-En este contexto, estás de acuerdo con la línea que “se terminó la hora de la impugnación y hay que pasar a la proposición”, una frase que la han dicho dirigentes del FA, como Miguel Crispi y Boric.
-Si están hablando de la Nueva Mayoría, hay sectores a los que uno podría llegar a mirar, pero hay otros que claramente son sectores con los que simplemente no se puede llegar a conversar. Por ejemplo, yo no estuve de acuerdo con que Movimiento Autonomista llamara a votar por Alejandro Guillier, porque para mí no era viable el respaldo. Soy encargada política de Pedro Aguirre Cerda, en donde, al igual que todos los alcaldes del distrito 13, están ligados a la Nueva Mayoría y son nefastos. Está Bruna en Lo Espejo, Aguilar, el alcalde del mundo narco en San Ramón, entonces son comunas que las administran desde los 90 y hasta el día de hoy no las han sacado de la pobreza, nunca les han brindado servicios básicos mínimos.

-¿Con quiénes sí entablarías conversaciones?
-Con esa Concertación, con esa Nueva Mayoría que no ha sabido darle dignidad a la gente, no es posible negociar. Pero sí hay una Nueva Mayoría o sectores, o temas, como la infancia, en los que sí hay que conversar. Como Gabriel Boric, que se subió a la mesa aunque mucha gente lo criticó, son temas en donde es necesario dar el debate, en los que es imposible irse para la casa y decir que no vas a negociar con nadie porque no estás de acuerdo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV