Publicidad
Alimentación infantil: el 33% de los padres considera que comer saludable es caro en Chile Niñez

Alimentación infantil: el 33% de los padres considera que comer saludable es caro en Chile

Publicidad

Tras darse a conocer los resultados de la segunda versión Observatorio Nutricional de Nestlé realizado junto a la Universidad Finis, se evidenció que el precio de los alimentos es la principal limitante para brindar una buena alimentación a los menores de edad según los padres. Además, el documento detalló un aumento en la cantidad de niños y niñas que tienen alergias o intolerancias alimentarias según sus cuidadores, a pesar de no contar con un diagnóstico de salud que los respalde.


Desalentadoras cifras tiene Chile respecto a la obesidad y sobrepeso en la población, y particularmente, en los niños y niñas. En los últimos años, el país se ha destacado por sus altas tasas en la materia. En concreto, según la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), en 2019 reveló que el índice de sobrepeso y obesidad infantil nacional corresponde al 45% aproximadamente, promedio considerablemente más alto que el promedio que plantea el organismo de un 25%.

En 2022, con la publicación del Mapa Nutricional de Junaeb 2021, se evidenció que la pandemia había afectado fuertemente a este grupo en términos alimentarios. El documento afirmó que la prevalencia de la obesidad u sobrepeso fue de un 53%. En el desglose, se detalló que un 10,8% se encontraba en obesidad severa.

En este sentido, Lo Espejo, San Bernardo y La Pintana fueron las comunas de la Región Metropolitana con mayor desnutrición por exceso, concluyendo que “las y los estudiantes con mayor índice de vulnerabilidad, tienen un mayor porcentaje de riesgo (18,9%) de tener obesidad”, precisa el estudio.

Este año se realizó la segunda versión del Observatorio Nutricional Nestlé que junto a la Universidad Finis Terrae, dio a conocer las percepciones de madres y padres en torno a la alimentación de sus hijas e hijos.

La iniciativa “permite tener un panorama alimentario infantil en Chile, desde las decisiones de compra hasta la noción de qué es o no saludable por parte de padres y madres”, enfatizó la gerente de Nutrición, Salud y Bienestar de Nestlé, Bárbara Bräuchle.

En esa línea, Camila Rubio, directora nacional de la Junaeb, quien presentó los resultados del Mapa Nutricional 2022, señaló que “los datos son muy interesantes, porque podemos ver que si bien la nutrición de los estudiantes tiene una tendencia al sobrepeso y la obesidad, principalmente en la primera infancia, la percepción de los padres es muy distinta. Hoy tenemos un desafío educativo”.

Sobre los resultados, se reveló que el 33% de los padres considera que comer saludable es caro, siendo esta la principal limitante para brindar una buena alimentación a los menores de edad, seguida por la barrera de que a sus hijos no les gusta probar nuevos sabores con un 11%.

El aumento de las intolerancias y alergias alimentarias

Según el estudio, un 33% de los padres y madres señala que su hijo o hija tiene una alergia o intolerancia en comparación al 24% de 2022. En esta línea, solo la mitad de ellos dice contar con un diagnóstico de salud que pueda respaldar esta afirmación. Entre las más comunes, se encuentra la intolerancia a la lactosa, alergia a la proteína de leche de vaca, enfermedad celíaca y alergia a los frutos secos.

Otro punto importante es que el 47% de los encuestados reconoce que la alimentación saludable es aquella que están presentes todos los grupos de alimentos, en donde se percibe a las frutas, verduras, agua, legumbres y pescados como los grupos de mayor percepción de saludabilidad.

En este ítem también se destaca la buena apreciación de las bebidas vegetales, las que un 43% de los padres considera como saludables y  que un 35% de los padres refiere que le gustaría incluirlas en la alimentación de sus hijos e hijas.

Fuentes de información para la alimentación

Si en el 2022 los amigos no tenían prevalencia como fuente información sobre la alimentación de los hijos e hijas, este año pasaron a ser una de las principales con un 17%.

Uno de los puntos que llama la atención, es que superó a fuentes oficiales como el Minsal u otros organismos públicos, además de los pediatras. A pesar de lo anterior, los encuestados señalaron que  los principales responsables de informar sobre la nutrición infantil son justamente ellos: Minsal, nutricionistas, pediatras y programas de alimentación escolar, respectivamente.

Situación económica y alimentación

Respecto a la crisis económica que desarrolló pos pandemia, padres han implementado diversas estrategias para enfrentarse a la situación. En esta línea, , se evidencia que desde 2022, los padres y madres ya adoptaron la medida de comprar en lugares que les ofrecen precios más económicos.

A pesar de lo anterior, dos comportamientos aumentaron considerablemente este año: el porcentaje de padres que ha disminuido la cantidad de productos que compraba pasó de un 8% en 2022 a un 37% en 2023, y aquellos que declaran buscar productos de menor calidad para compensar, pasaron de representar un 8% a un 25% este año, lo que podría afectar directamente la nutrición de niños y niñas.

Incluso, a la hora de consultar por las consideraciones que se tienen a la hora de comprar, la saludabilidad de los alimentos disminuyó en importancia del 76% al un 66% este año, mostrando una baja respecto a 2022.

Además, si en 2022 un 38% de los padres consideraba el precio como un factor relevante a la hora de comprar, hoy ese porcentaje ha subido
hasta un 58%.

Sólo 3% de los padres declara haber asumido el costo del alza sin ninguna estrategia.

El director de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Finis Terrae, Óscar Castillo, hizo un llamado a que “todos quienes formamos nutricionistas tenemos la obligación de repensar nuestros programas académicos en función de cómo lograr que el adecuado conocimiento que tienen nuestros usuarios sobre alimentación, sea llevado a la mesa al momento de preparar las comidas, ya que lo declarado por los padres no es la realidad de lo que comen nuestros niños”.

Cabe destacar que el estudio se realizó en junio en donde se consultó a 600 madres (62%) y padres (38%) de niños y niñas entre 2 a 15 años.

Publicidad

Tendencias