martes, 20 de agosto de 2019 Actualizado a las 15:44

Cultura - El Mostrador

FicValdivia 2015: "Los iluminados", la cinta que desnuda el vacío de la clase aspiracional chilena

por 9 octubre, 2015

FicValdivia 2015: “Los iluminados”, la cinta que desnuda el vacío de la clase aspiracional chilena
Continúa la competencia nacional en la capital sureña, y uno de los créditos que han sobresalido por su estilo y su elaborada propuesta estética, es la ópera prima de Sebastián Pereira, cuyo título encabeza este artículo: la construcción escénica y fílmica de una ciudad atravesada por el desarraigo, la ausencia de identidad, la paranoia, las apariencias, el drama de la inmigración, y la música rock de la banda chilena de la década del ’60, “Los Vidrios Quebrados”.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Uno de los aspectos audiovisuales que atrae de Los iluminados (2015), se desprenden del esfuerzo de su joven director, Sebastián Pereira Covarrubias (28) –egresado de la Escuela de Cine de Chile- por construir un imaginario fílmico en torno a Santiago: su falta de temor para sacar la cámara a la calle, y la intención de dibujar un entorno creíble, con fuerza narrativa, y gracia dramática, alrededor de un sector específico del Oriente y del centro, de la urbe metropolitana, de San Carlos de Apoquindo y del barrio Yungay.

“Había una idea de trabajar ciertos espacios, particularmente en Las Condes y en Vitacura, y eso lo abordamos con una mirada más aguda, por eso íbamos a cuadras más antiguas de la ciudad, con una idea de cadencia estética que no tuviera tiempo, donde pasaran taxis y no buses del Transantiago, por ejemplo”, explica el debutante realizador, a El Mostrador Cultura+Ciudad.

3

En efecto, una de las directrices sensitivas y plásticas, inherentes a la cinta que presentamos, surgen a partir de un ámbito escénico reconocible: menos modernidad, y un mayor apego físico y de utilería a ciertas características de los años pasados, rasgos que son también, una manera de reivindicar una estrategia fotográfica y sonora.

“Me parecía interesante –continúa el director-  abordar esa ciudad nostálgica, como cuando yo veía en el cine, películas chilenas de antes de 2005, y donde se observaban transitar a las micros amarillas. Mi objetivo era tratar de borronear el Santiago actual, y convertirlo en un sector alto “fracturado”, por eso trabajé con ese concepto de la dirección de arte, en torno al pasado, con los adolescentes escuchando Los Vidrios Quebrados, una banda que tocaba rock, pero cantado en inglés, en el Chile de la década de los ’60”, analiza Pereira.

El tópico del desarraigo, de la transversalidad social, y del desacomodo vital -en cuanto al entorno social y cultural, al que los protagonistas parecen adscribir- son otros de los motivos argumentales y cinematográficos del largometraje.

1

“Felipe (encarnado por el actor Felipe Camero), el personaje principal de la obra, se mueve por un Santiago que se extiende desde el Centro –que pasa por San Carlos de Apoquindo-, y que se detiene en unos edificios viejos de Vitacura (ubicados en Las Hualtatas con Lo Matta, donde él vive, sin ir más lejos); y mi propósito era retratar que se encontraba en un campo intermedio, y decir un poco que él no es de ahí, que pertenece a una familia, es cierto, un poco acomodada, pero que es un grupo disfuncional, sin embargo, con una mamá separada, que tiene deudas en el colegio”, sintetiza el autor.

“Quería demostrar en el fondo –dice- que ese muchacho también es un inmigrante en gran medida, que no está nunca en esa casa, su hogar, que no pertenece a ese lugar de clase tan alta, que él tiene una identidad que se va difuminando durante la adolescencia, y por eso se exhibe ese recorrido sin un lugar fijo en las secuencias, el de un Santiago que no es ‘actual’, sino que decadente”, complementa el creador.

La jerga callejera fluye en Los iluminados: un lenguaje hablado de zorrones “acuicados”, en cuyas oraciones y semánticas irrumpen garabatos y una vivacidad que es ley de esquina, y una verdad pura y entendible, la de la realidad al desnudo, simplemente  

“Esos diálogos lo construí con los mismos adolescentes que frecuentan la zona de skates de San Carlos de Apoquindo: los grababa con mi cámara, y luego iba editando los diálogos, ajustaba las escenas, las apretaba, y después trabajé el libreto con Cristián Sánchez (el realizador de Tiempos malos y de El zapato chino, entre otras), a quien invité a ser parte de la supervisión del texto”, agrega Pereira Covarrubias.

Pero también, se rastrean, y se ubican en el filme, los datos biográficos propios del director de Los iluminados:

“Creo que mi película aborda la definición de la apariencia: hay una historia de amor sórdida (la que establecen Felipe y la madre de su amigo Lucas), y que sólo refleja desestructuración, disfuncionalidad, y esa fue un poco mi vida, en verdad: mis papás se separaron cuando yo tenía 15 años, estudié en el colegio Cumbres, de los Legionarios de Cristo, pero vivíamos endeudados, porque no podíamos pagar el colegio (incluso nos remataron la casa que teníamos en San Carlos de Apoquindo), y yo estaba un poco al intermedio en relación con mis compañeros, y me encontraba instalado, también, en la mitad, pero en el sentido económico, pues nunca tuvimos una muy buena situación”, se sincera con este magazine, Sebastián Pereira.

“Había algo aspiracional en mis papás –prosigue-, por eso me identifico demasiado con Felipe, un tipo solitario, y que sólo se siente bien y en paz consigo mismo, en el Centro: ahí está realmente cómodo (como yo); un joven que no es de ninguna parte, y que se reconcilia con su identidad, estableciendo vínculos con el inmigrante ecuatoriano que le arrienda una propiedad a su madre, en Santiago Centro, en el corazón del barrio Yungay”, agrega el cineasta.

Así, un factor técnico que destaca en la propuesta actoral y dramática de Los iluminados, emana de la poca o nula condescendencia que, su realizador, manifiesta con el mundo familiar y de clase, donde en definitivas cuentas formó su conciencia y sus hábitos cotidianos.

“Te insisto con este punto: el mío es un filme que analiza la exclusión afectiva, económica y social, y que también se inspira en la búsqueda de pertenencia, porque los roles de la cinta muestran a unos zombis de la clase alta, y el espectador empieza a detestar ese entorno, un hábitat en el que Felipe da sus primeros pasos, a fin de conseguir la tan ansiada estabilidad emocional, pero sus pasos son erráticos en ese sentido, porque él no tiene nada en el fondo, salvo su vacío, su cruel fractura interna y  una sed de amor que lo domina y que le hace entregarse a las caricias de una mujer que bien podría ser su madre”, describe el artista.

Los iluminados “buscan” una distribuidora y un espacio en la cartelera local, sin fecha en un hipotético futuro, ni por asomo, todavía.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV