sábado, 6 de junio de 2020 Actualizado a las 16:08

CULTURA

Cultura - El Mostrador

Golpe a las artes visuales: Gobierno rechazó ser país invitado a la feria de arte más importante de Europa

por 7 febrero, 2020

Golpe a las artes visuales: Gobierno rechazó ser país invitado a la feria de arte más importante de Europa
En 2021, Chile iba a ser el invitado de honor a esta feria que se realiza en Madrid y que es uno de los principales puntos de encuentro a nivel mundial de galerías, artistas y compradores. Sin embargo, el Ministerio de las Culturas anunció que declinaba la invitación en virtud de la "convulsión social" que vive el país, con el objetivo de enfocarse en las "demandas ciudadanas". En el mundo artístico hablan de que se trata de una "venganza", además de una enorme oportunidad perdida para Chile.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El Gobierno, a través del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, rechazó una invitación especial a las artes visuales chilenas para presentarse en una de las principales ferias de arte del mundo, la Feria Arco de Madrid 2021. La administración de Sebastián Piñera justificó su decisión por el contexto de la crisis social que estalló el 18 de octubre en el país.

La decisión fue duramente criticada por la comunidad artística, donde se consideró una "venganza" del Gobierno, como también una "enorme" oportunidad perdida, que se explica –agregaron– por el temor de la actual administración a ventilar en el exterior temas sensibles, como la violación de los Derechos Humanos de los últimos meses, con 31 muertos hasta ahora.

"La renuncia a tomar esta oferta internacional de enorme relevancia, que no se repetirá por los siguientes 40 años, es otra derrota de este Gobierno que demuestra de manera patética signos de inanición e impertinencia", advirtió el Premio Nacional de Arte 2003, Gonzalo Díaz.

La Feria Arco de Madrid, un importante lugar de encuentro para galeristas, artistas y compradores de arte de todo el mundo y que comienza el próximo 26 de febrero, había decidido que para su versión de 2021 el país invitado de honor fuera Chile. Esto garantizaba una sección especial para los artistas de nuestro país. Antes habían estado Perú, Colombia y Argentina y la invitación especial a nuestro país iba a ser anunciada en la presente versión. Perú incluso participó en 2019 a pesar de la crisis política por corrupción tras la renuncia del entonces mandatario Pedro Pablo Kuczynski.

En el caso chileno, los directivos de Feria Arco desde 2019 estaban en contacto con funcionarios del Ministerio de las Culturas, la embajada de Chile en Madrid, Pro Chile (Cancillería) y entidades de los galeristas de Chile, como AGAC, Sismica y Engel.

En cuanto al presupuesto, si Colombia había gastado cinco millones de dólares en su participación y Perú cuatro, Chile iba a llegar al menos a dos millones.

La directora de la feria española, la historiadora de arte Maribel López, incluso visitó Santiago a mediados de 2019 para labores de coordinación.

Sin embargo, según un comunicado enviado el 21 de enero por las autoridades del ministerio, en virtud de la "convulsión social" que atraviesa Chile, el Gobierno declinó la participación para poner el foco en "la urgencia de las demandas ciudadanas".

La declaración agregó que dicha cartera seguirá trabajando para concretar a futuro posibles colaboraciones con la Feria Arco, que es reconocida como una plataforma "contundente".

El subsecretario de las Culturas y las Artes, Juan Carlos Silva, insistió a El Mostrador en que la invitación aún no había sido oficializada por la Feria Arco, "que en caso de haberse realizado, se habría hecho durante la versión de 2020".

"El nuevo contexto social, los hechos ocurridos con posterioridad al 18 de octubre, hicieron que el ministerio, en todos sus programas, repensara cuáles eran los distintos énfasis o prioridades que tenían que darse", puntualizó, en virtud "de las brechas que la agenda social demandaba". Agregó que "allí el primer objetivo pasaba por implementar una nueva secretaría ejecutiva de Artes Visuales, que va a dar una nueva institucionalidad al sector" y, a la vez,  ejecutar el "primer programa presupuestario de la historia", específico para el desarrollo del rubro por $1.800 millones adicionales a los fondos concursables, con miras a un foco "comunitario, local y regional".

El subsecretario precisó que "eso no quiere decir que no sea importante la instancia (de Arco Madrid). Nosotros estamos convencidos que (la invitación) obedeció al gran valor de los artistas nacionales, que se han posicionado junto al galerismo y coleccionismo, que son relevantes y reconocidos a nivel internacional" y garantizó que seguirá habiendo fondos para la promoción de artistas locales en el exterior.

Sin embargo, la decisión recibió poca comprensión en el ambiente. Sobre todo tomando en cuenta la Política Nacional de Artes de la Visualidad (2017-2022) del ministerio, explicitada en un documento que especifica que este instrumento "busca generar una articulación entre los distintos agentes del sector, atendiendo brechas existentes y proponiendo objetivos y medidas que servirán a la institucionalidad para generar un desarrollo que propiciará el fomento de la formación, creación, investigación y patrimonio de las artes de la visualidad".

"Ser el país invitado es una vitrina tremenda para nuestros artistas y para nuestra historia como país. Todo lo que se ha hecho en cultura para internacionalizar nuestro arte pierde seriedad, cuando se toman este tipo de decisiones aceleradas y destempladas. Siendo el invitado de honor, no hay ningún honor en rechazar una invitación de esas características", lamentó el director de la galería VALA, Marcelo Aravena.

López (a la derecha) durante su visita al CNAC de Cerrillos en julio de 2019.

Visita ilustre

Chile ha participado como invitado en la Feria Arco desde los años noventa, con la asistencia de galerías y artistas de vanguardia nacional. Este año no hay ningún país invitado –por decisión de López habrá una sección temática llamada “It’s Just a Matter of Time” ("Es solo cuestión de tiempo")– pero en 2021 el invitado iba a ser Chile.

Como "invitado de honor" iba a tener una sección especial con mayor cobertura, lo que aumenta su visibilidad. Era "una plataforma excelente para promocionar el arte chileno contemporáneo", en palabras del artista Arturo Duclós.

Por eso, en el mundo de las artes visuales había conciencia de la relevancia de esta visita: a Arco van los departamentos de adquisiciones de los museos más importantes del mundo, así como centros culturales, coleccionistas y galerías. Es una de las más prestigiosas después de ArtBasel, que tiene exhibiciones en Basilea, Hong Kong y Miami.

"Entiendo que la invitación había sido cursada por la nueva directora de la Feria Arco desde 2019, Maribel López", indicó Luz Barros, directora de la galería Artium. Una invitación que da cuenta del primer nivel de los artistas plásticos chilenos, quienes en la mayoría de los casos se internacionalizan por su propios medios, sin contar con apoyo gubernamental ni empresarial suficiente en Chile, agregó.

De hecho, la directora de Arco Madrid vino a Chile en julio, donde visitó, entre otros, el Centro Nacional de Arte Contemporáneo de Cerrillos (CNAC), el 30 de ese mes. En esa ocasión, conoció el trabajo del CNAC, incluyendo una visita guiada a la muestra “Cerca de Lejos” de Cildo Meireles, una revisión de piezas emblemáticas del Centro de Documentación de las Artes Visuales y un recorrido por los depósitos donde se albergan las obras de la colección institucional, según informó el centro en sus redes sociales.

Ese día además participaron en la visita Regina Rodríguez, coordinadora sectorial de ProChile, y Daniela Aravena, encargada del Área de Artes Visuales y Arquitectura de la DIRAC, junto a otros funcionarios del CNAC, entidades encargadas de coordinar la, hasta entonces, planificada participación de Chile en Madrid en 2021.

López durante su visita al CNAC.

Durante su estadía, López además se dio el tiempo de visitar algunas galerías particulares, como VALA, dirigida por Marcelo Aravena, quien representa a artistas de la talla de José Balmes y Gracia Barrios, así como a otros Premios Nacionales, como Guillermo Núñez y Roser Bru.

Asimismo, la galerista Isabel Aninat realizó una comida en su casa "donde la reuní con algunos coleccionistas para idear una muestra, a mi entender muy interesante, en un museo durante Arco 2021".

Aninat agregó que "sé que se reunió con distintas instancias del Gobierno, quienes le ofrecieron toda su cooperación y estaban encantados con la futura invitación".

"Tenía mucha ilusión de llevar obras de chilenos a Arco 2021. Sobre todo hablamos de los geométricos chilenos de la década de 1950", recordó Aravena.

El director de VALA se había enterado en mayo de la invitación a Chile "por la gente del Ministerio de las Culturas. Estaban muy contentos y había una comisión a cargo de gente muy valiosa. No sé cómo ni por qué se desdibujó todo eso".

Cancelación

Todo cambió a partir del 18 de octubre. Primero, funcionarios gubernamentales informaron a Aninat, como representante de Agac, que el monto comprometido sería bajado considerablemente "por los motivos que todos conocemos".

Aninat explicó que "a pesar de que sabía que esto iba a ser un problema, sentí que con la capacidad que hemos tenido históricamente el mundo del arte de trabajar con escasos recursos, podríamos hacer algo digno, creativo y de gran profundidad con el dinero que se nos estaba entregando".

El balde de agua fría fue en enero, cuando, mediante un comunicado del día 21, el ministerio informó definitivamente al sector de las artes visuales que había decidido declinar la invitación.

"No me corresponde interpretar intenciones más allá de las que se dieron. Lo que sí puedo decir es que el comunicado oficial fue muy pobre, pues a mí se me dieron mejores argumentos, como el tremendo monto que tendrían que asumir en la reparación de la gran cantidad de monumentos destruidos. Y que, al ser una feria comercial, veían un conflicto de interés frente a las demandas sociales", agregó Aninat.

Como sea, para Duclós este rechazo obliga al ministerio a hacerse cargo de su responsabilidad, en virtud de su papel en la política pública de internacionalización del arte chileno, aunque cree que eventualmente las entidades de las galeristas podrían haber asumido ese papel como representantes del sector.

"Creo que lo que ha pasado aquí es que el Gobierno se asustó, porque los artistas podrían haber hablado del movimiento social y se les habría escapado de las manos. Las autoridades de Cultura no tienen un manejo político ni tampoco de verdad de la cultura. Hay una falta de visión muy grande y una oportunidad que se pierde en términos de difusión", precisó.

Para Duclós, si el Gobierno se decidiera a internacionalizar el arte chileno, haría una campaña, "pero no lo han hecho, porque no tienen ni la capacidad ni la inteligencia para hacerlo, ni tampoco las ganas. Creo que a ellos el arte les incomoda, seguramente lo vieron como un riesgo en términos de exposición para la imagen ya dañada de Chile. Hay una pérdida de oportunidad, algo característico de este Gobierno por su falta de visión".

Los responsables

Gonzalo Díaz, por su parte, adjudicó la responsabilidad de la cancelación directamente al exministro de Cultura Luciano Cruz-Coke y el curador Justo Pastor Mellado, actual agregado cultural del Gobierno de Piñera en París. "Temen, le tienen terror 'al numerito' con que pueden salir los artistas chilenos, en un espacio demasiado visible internacionalmente como para poder ejercer la censura, de manera similar al ejercicio de censura que en el espacio doméstico hizo esa fanática extrema que ejerce de ministra de Educación con respecto a una editorial", afirmó.

"Las explicaciones entregadas son peores que la renuncia misma. El Gobierno le echa la culpa al 'estallido social' argumentando que tal descalabro obliga a cambiar las prioridades. Las de cultura serán no hacer ni esto ni lo otro, pues la cultura para ellos nunca ha sido ni remotamente prioritaria para el desarrollo de una sociedad", remató.

Díaz subrayó que ve un remanente de venganza de parte del Gobierno: "Creo que la fiesta que empezó este este año con la PSU, seguirá con el Festival de Viña –que sería el único vínculo plausible de este Gobierno impávido con la cultura– y seguirá con fuerza el 8 de marzo".

Diego Parra, de Arte Contemporáneo Asociado (ACA), también puso en duda la argumentación del Gobierno, por la lejanía de 2021. "No quisiéramos pensar que esta cancelación sea un modo de censura anticipado a los artistas chilenos, para que estos no den a conocer fuera del país las situaciones de abuso y violaciones a Derechos Humanos en que ha incurrido el Estado", dijo.

En este sentido, aludió a lo ocurrido durante la realización de la COP25 en Madrid, que estuvo repleta de acciones de repudio a las autoridades de Gobierno presentes en Madrid, en virtud del gran apoyo que ha tenido la movilización social de parte de múltiples agentes culturales en todo el mundo.

Para Gonzalo Díaz, este "abandono de deberes" del ministerio deja una pérdida enorme para el arte contemporáneo y para las artes visuales chilenas que, como ya se ha repetido hasta el cansancio, es muy desconocido en el espacio internacional, a pesar de su sofisticación y complejidad.

Aravena, en tanto, reconoció que "no podía creer que nos perdiéramos esa oportunidad, me pareció vergonzoso rechazar una invitación de esas características. Era el momento para consolidar todo lo que se había trabajado por décadas en la internacionalización del arte chileno y su valor histórico, era la oportunidad de que todas las galerías y museos más importantes del mundo pudieran enterarse del quehacer del arte chileno. Perú fue igual y en el momento de su peor crisis institucional de su historía, con un gobierno provisional, así y todo fue igual a Arco como país invitado. Argentina en crisis también fue, no hay razón de peso para rechazar una oportunidad así, es una vergüenza".

"He hablado con coleccionistas y la decepción es transversal, dan ganas de cerrar el boliche, dicen algunos. Yo los entiendo, años tratando de visibilizar el arte chileno y se confunden las prioridades, se confunde contingencia con cosas permanentes, se confunde Gobierno con Estado. Es una oportunidad que no volverá", remató.

Acción clave de posicionamiento

Para Barros, la invitación era una acción clave para posicionarse y marcar presencia a nivel internacional, instalarse en un mejor lugar en el ambiente artístico latinoamericano y generar un mercado del arte nacional más consolidado: "El dedicarse al arte en Chile es una labor dura, para todos quienes realmente trabajamos arduamente día a día, artistas, galerías, representantes, ferias, etc. Tenemos artistas profesionales de primer nivel, solo nos falta ayudarlos a mostrar su valioso trabajo".

Agregó que además de la oportunidad de generar relaciones con instituciones del mundo del arte a nivel europeo, la invitación era una oportunidad que no se debería haber desperdiciado, ello analizándolo a nivel del área, menos aún pensándolo a nivel diplomático. "Hoy en el mundo empresarial internacional, los grandes contratos se firman siempre en espacios en que el arte es protagónico –colecciones institucionales, colecciones privadas pequeñas o de mayor envergadura– y los chilenos, en este contexto, estamos bastante analfabetos", concluyó

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV