Publicidad
“Glamour editorial”: las opiniones divergentes a los ataques por Feria de Frankfurt CULTURA Créditos Imagen: Agencia Uno

“Glamour editorial”: las opiniones divergentes a los ataques por Feria de Frankfurt

Emilia Aparicio
Por : Emilia Aparicio Periodista El Mostrador
Ver Más

Luego de que el Ministerio de las Culturas rechazára la invitación de ser país invitado de honor a la Feria del Libro de Frankfurt en 2025 por temas de presupuesto, el Presidente Boric mostró su desacuerdo con el ministro Jaime de Aguirre e instruyó que se encuentre la fórmula para revertir la medida. Sin embargo, no todos están de acuerdo. Gonzalo Maza, guionista, crítico de cine y programador señaló a El Mostrador que el gasto presupuestario es significativo y confirma que hasta países desarrollados han debido posponer su participación. Pablo Dittborn, de la industria de los libros, considera desmesurada la crítica contra la medida. “De pronto surgió esta preocupación por los libros y la lectura, sin ningún conocimiento de la industria”. “Pienso que debemos siempre considerar algunos usos alternativos de los fondos, antes de caer en el glamour editorial”, remata.


El Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio se enfrenta a duros cuestionamientos tras la decisión de rechazar ser el país invitado de honor en la Feria del Libro de Frankfurt en la edición 2025, bajo el argumento de que asistir significa un gran gasto para el Estado.

“Estamos hablando de un gasto de entre 6 mil y 8 mil millones de pesos. No es poco”, señaló este viernes el ministro.

Sin embargo, escritores, periodistas, editoriales, organizaciones de autores y parlamentarios mostraron su malestar con la decisión del ministro Jaime de Aguirre. Adicionalmente, el Presidente Gabriel Boric desautorizó a Aguirre y La Moneda comenzó a realizar gestiones para revertir la medida, situación que se observa con muchas pocas posibilidades.

“Yo le manifesté al ministro de Aguirre mi discrepancia porque considero que gastar en cultura es una tremenda inversión, esta no es plata que se tira a la basura y hay que hacer mayores esfuerzos”, sostuvo el Presidente este viernes.

Las críticas aludían principalmente a que la feria es evento de relevancia mundial desde el punto editorial y podría ser una oportunidad para dar visibilidad a la literatura chilena fuera del continente y desarrollar negociaciones sobre derechos de venta.

También te puede interesar:

Sin embargo, algunas voces llaman a analizar con cautela la decisión del ministro. Gonzalo Maza, guionista y crítico de cine menciona que pese a que él no es experto en organización de ferias de libro, señala  que no es difícil encontrar evidencia que muestra que asistir como invitado de honor significa una gran inversión monetaria hasta para países desarrollados.

“Esta es una invitación que implica una inversión muy grande de parte de los gobiernos invitados, habitualmente no son menos de cinco millones de dólares, España gastó 12 millones de euros cuando fue invitado, entonces es mucha plata para cualquier gobierno de cualquier parte del mundo. Es mucha plata no solo para un país como Chile sino que incluso para un país desarrollado”, señaló Maza a El Mostrador.

Adicionalmente, el guionista agregó que aceptar invitaciones de esta índole “son decisiones que se hacen con tiempo, se anuncian cinco o cuatro años antes de que ocurran y está invitación se hizo dos años antes, entonces no me extraña que por un poco sentido común el Gobierno o bien el Ministerio de Cultura haya decidido que quizás no era la mejor idea del mundo aceptarla”.

Además, señaló que en otras ocasiones países como Francia han postergado la invitación, en el caso de la edición 2023 el país invitado de honor es Italia y su participación se anunció en 2018.

“En este caso la feria es muy cortita, dura apenas cuatro días pero es muy grande en términos de actividades y es muy compleja sobre todo a nivel de invitaciones, habitualmente llegan como 100 invitados, los países llevan 100 escritores, hay una cantidad muy grande de stands del país, o sea están todas las editoriales invitadas, incluso las más chicas. Chile es muy interesante porque hay una producción editorial de muy alto nivel, en los últimos 10 o 15 años hay muchas editoriales independientes que hacen libro muy buenos, entonces es una gran oportunidad para mostrar lo que han hecho, en todos los ámbitos, desde la ilustración, la historia, la literatura, la poesía”, sostiene Maza.

El editor Pablo Dittborn defendió la decisión de Jaime de Aguirre.

“No coincido con las críticas al Ministerio en el tema de fondo. Habría que haber manejado quizás de mejor manera las formas. Me parece una exageración la reacción de muchos y muchas en este tema, al cual se acercan por primera vez. De pronto surgió esta preocupación por los libros y la lectura, sin ningún conocimiento de la industria y de cómo funcionan las diferentes ferias”, opina Dittborn.

“Los ministros son funcionarios de la exclusiva responsabilidad del Presidente y este puede manifestarles sus discrepancias, pero para mi gusto, en forma privada. Para justificar una inversión de esas magnitudes hay que tener bastante que mostrar. ¿Lo tenemos? Pienso que debemos siempre considerar algunos usos alternativos de los fondos, antes de caer en el glamour editorial. A cualquier feria que vayamos, debemos hacer un balance posterior e intentar establecer la real conveniencia de haber ido. Asistimos dos veces como invitados de honor a la de Guadalajara. ¿Dónde están los resultados?”, agregó.

Por otro lado, Mario Rojas, presidente de la Unión Nacional de Artistas, señala que la discusión ha dado pie para que parlamentarios de la oposición critiquen al Gobierno.

“La derecha está haciendo un festín con este caso y hay que ser muy firmes en contrarrestar sus argumentos. En rigor, hay que tener mucho cuidado y firmeza en opinar, porque ha sido una constante con todos los ministerios. Si el congreso sigue citando ministros a dar cuentas ante los legisladores pronto citarán al Presidente. Por esa vía buscarán dar un golpe blanco. Yo declaro, personalmente, no prestarme para ese juego”, expresa Mario Rojas.

También, menciona que “el punto más importante a dejar establecido en este tema es que Chile ESTARÁ EN LA FERIA. Y seguramente tendrá una presencia digna y se generarán buenos resultados. Solo que el país no será el invitado “estrella”. Por todas las razones que se aducen: las económicas, la falta de preparación oportuna, etc”.


Para saber más de lo que está pasando en el mundo de la ciencia y la cultura, súmate a nuestra comunidad Cultívate, el Newsletter de El Mostrador sobre estos temas. Inscríbete gratis AQUÍ

Publicidad

Tendencias