lunes, 21 de octubre de 2019 Actualizado a las 13:40

Gastronomía

Recomendaciones ante el incremento de la ingesta de pescados y mariscos en Semana Santa

por 16 abril, 2019

Recomendaciones ante el incremento de la ingesta de pescados y mariscos en Semana Santa
Es importante que exista una correcta manipulación, preparación y conservación de mariscos y pescados para evitar intoxicaciones.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Durante Semana Santa, es muy frecuente que el consumo de pescados y mariscos aumente. La mayor cantidad de intoxicaciones están dadas por defectos en la manipulación, preparación y conservación de este tipo de alimentos.

Los síntomas de una intoxicación son variados, y dependen del grado de contaminación del alimento. Pueden ir desde náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, cefalea, fiebre o fatiga, hasta enrojecimiento de la piel y compromiso de las vías respiratorias en los casos en que el alimento se ha contaminado con otros elementos como aquellos provenientes de ciertas algas productoras de toxinas dañinas para el hombre.

En estos casos, es importante acudir a un centro asistencial a fin de recibir atención médica adecuada al cuadro clínico.

Es importante considerar algunos aspectos en la compra de pescados y mariscos tales como:

  • Preferir el consumo cocido
  • Comer en lugares autorizados que cuenten con una cadena de frío autorizada.
  • Al comprar pescado buscar signos de frescura: escamas brillantes y firmes, branquias rojo sanguíneo y brillante, ojos brillantes y salientes nunca hundidos o secos, carne firme y sin mal olor.
  • En el caso de los mariscos bivalvos, se deben encontrar con sus valvas bien cerradas y en el caso de estar entreabiertas, deben cerrarse al tocarlas, deben tener líquido claro y abundante en su interior, sin mal olor.

Al preparar:

  • Hervir los mariscos por lo menos 5 min, no basta con lavar
  • Lavado de manos antes y después de manipular los alimentos.
  • Lavar bien los utensilios usados.
  • Mantener separados los alimentos crudos de los cocidos.
  • Recordar que el jugo de limón no provoca la cocción de los alimentos.
  • Mantener mariscos y pescados refrigerados a menos de 5°.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador