viernes, 30 de julio de 2021 Actualizado a las 05:07

Outdoor

Juan Pablo Mohr: quién es el montañista chileno perdido en la segunda cumbre más alta del mundo

por 8 febrero, 2021

Juan Pablo Mohr: quién es el montañista chileno perdido en la segunda cumbre más alta del mundo
El viernes se perdió el rastro del deportista chileno, junto al islandés John Snorri y el paquistaní Ali Sadpara, quienes buscaban hacer cumbre en el K2.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Este domingo los helicópteros paquistaníes continuaron por segundo día consecutivo buscando a tres montañistas con los que se perdió el contacto el pasado viernes cuando trataban de escalar el K2 (8.611 metros), la segunda montaña más alta del mundo y que esta temporada ya se ha cobrado la vida de dos escaladores.

Entre ellos estaba el chileno Juan Pablo Mohr, destacado atleta que desde el 2017 está buscando lograr los 14 ochomiles, es decir, las 14 cumbres de nuestro planeta que exceden la altitud de 8000 metros.

Para Mohr, quien consiguió un Guiness por subir la cima del Everest y el Lhotse en tan solo 6 días y 20 horas, la subida al K2 era especialmente emocionante y desafiante, pues nadie había logrado llegar a la cima en pleno invierno y sin oxígeno. Sergi Mingote  acompañando al alpinista chileno en su desafío de batir el récord de siete años, 10 meses y seis días logrado por Kim Chang-Ho, montañista coreano.

Pero además porque en el camino debió enfrentar hace unas semanas la muerte del español Sergi Mingote en el K2, quien co-lideraba la expedición de la agencia Seven Summits Trek y sufrió una caída cuando descendía al campo base. Mohr decidió seguir con el proyecto y buscar la cumbre de la montaña en honor a su amigo.

La madrugada del viernes, una ventana de buen tiempo hizo que Mohr junto al islandés John Snorri y el paquistaní Ali Sadpara buscaran la cumbre. Los acompañaba Sajid, hijo de Ali Sadpara, que se encontraba con ellos en el conocido "cuello de botella", pero tuvo que abandonar y regresar al campamento III debido a un problema con su regulador de oxígeno.

Sin embargo, desde entonces, nada se sabe de los tres montañistas y sus localizadores GPS dejaron de dar señales. Lo máximo que pueden acceder los helicópteros son 7 mil metros y su búsqueda no ha tenido éxito.

Desde que fue escalado por primera vez en el verano de 1954, el K2 es considerado uno de los ascensos más difíciles del mundo, debido sobre todo a temperaturas que caen en invierno hasta los -50 grados, vientos de 200 km/h o el riesgo constante de avalanchas.

El ascenso al K2 en invierno, el único de los 14 ochomiles que no había sido coronado en esa estación, estaba considerado el último gran desafío de la disciplina y se logró el reciente 16 de enero, cuando 10 nepalíes lograron el primer ascenso invernal.

La montaña ha cobrado la vida de uno de cada tres escaladores que han alcanzado la cima

Más información sobre El Mostrador