sábado, 18 de enero de 2020 Actualizado a las 18:19

Columna de Opinión

Desempleo, las porfiadas cifras

por 27 abril, 2016

Desempleo, las porfiadas cifras
Siempre las cosas pueden ser peores, como señaló la mandataria en una entrevista hace un tiempo, ya que la contracción real del empleo en el período analizado alcanzó una baja de 3.2%, lo que se vio atenuado por una disminución de la fuerza laboral de 0.5%. Sin esta disminución de las personas que se encuentran en el mercado laboral, el desempleo podría estar rondando una cifra de dos dígitos.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Lamentable, pero previsible. Cuando se crea un clima en contra de la actividad empresarial no podemos tener otro resultado que un incremento significativo en el desempleo, una caída en el crecimiento y una disminución en la confianza de los consumidores.

La cifra de 9.4% en el desempleo del Gran Santiago entregada ayer por el Centro de Microdatos de la Universidad de Chile pone en evidencia algo que se venía anunciando hace meses: en algún momento la baja actividad económica se manifestará en el empleo. Hasta el momento solo teníamos evidencia respecto de la calidad de los empleos creados, la mayoría de ellos muy precarios, como son los denominados “por cuenta propia” o vinculados al sector público durante el año 2014 y 2015.

Siempre las cosas pueden ser peores, como señaló la mandataria en una entrevista hace un tiempo, ya que la contracción real del empleo en el período analizado alcanzó una baja de 3.2%, lo que se vio atenuado por una disminución de la fuerza laboral de 0.5%. Sin esta disminución de las personas que se encuentran en el mercado laboral, el desempleo podría estar rondando una cifra de dos dígitos.

¿Nos sorprende este dato? la verdad es que sí y no. La contracción de 3.2% en el desempleo medido anualmente claramente es superior a los cálculos que muchos analistas proyectaban. Sin embargo, en algún momento el empleo se debía ajustar a las otras variables de la economía como son básicamente el menguado crecimiento en torno al 1.5%. Sumado a otra variable a tomar en cuenta en este análisis, cual es la tasa de inversión, la que se encuentra también afectada por este clima enrarecido.

No debemos olvidar que estas cifras conocidas solo reflejan la situación del Gran Santiago, veremos los datos que nos entregará el INE para todo el país y cómo, al hacer la comparación, se manifiestan las diferencias de empleo en las regiones.

Al analizar las razones de este incremento significativo del desempleo no podemos más que señalar las dudas que generan las reformas estructurales impulsadas por el gobierno, estas van creando un clima que hacen complejas las decisiones económicas y con ello la posibilidad de crear nuevas fuentes de trabajo. Sin ir más lejos, la reforma laboral tiende en cuanto a racionalidad económica a automatizar todo los procesos que sean factibles de hacerlo, con lo cual dichos trabajos manuales desaparecen del esquema productivo.

Esto no solo es complejo porque disminuye la cantidad de puestos de trabajo, sino también porque afecta precisamente a aquellos trabajadores menos calificados que no tienen alternativas de cambio en el mercado laboral, limitando así su posibilidad de inserción y movilidad.

Sin embargo hay dos factores que resultan particularmente preocupantes para el presente y futuro del país. El primero fue esbozado al inicio, cual es una percepción negativa frente al empresario, este individuo que tiene la osadía de crear empresas para beneficio propio se ha visto brutalmente atacado en términos generales, sin discriminar, haciendo de él una caricatura poco presentable para la sociedad en su conjunto. Pienso que ese es un gran error y va precisamente en la dirección contraria a lo que necesitamos como país.

El segundo factor, más profundo aún, se sitúa en aquellos denominados cambios estructurales del país, donde el derecho de propiedad se vuelve relativo y por tanto afecta la confianza que se tiene respecto de mis prácticas actuales y futuras. No es menor que se planteen acciones que tienden a debilitar tal derecho, afectando de manera directa la certidumbre institucional. No han sido pocos los intentos por mover la línea de lo posible en materia de propiedad, incluso poniendo énfasis en la sobrevaloración que dicho principio tiene en nuestro entramado jurídico. El respeto a las reglas del juego es fundamental para construir una sociedad que se proyecta al futuro, estar permanentemente atacando algunos principios mediante diversas acciones, sean de carácter legislativo o como anuncio de nueva Constitución, claramente no son buenos augurios para crear estabilidad.

El gobierno tiene la responsabilidad de conducir al país y a sus instituciones con el propósito de mejorar las condiciones de todos los habitantes, mejorar tanto los servicios públicos como las expectativas de la gente y permitir el desarrollo de las personas en cuanto al despliegue de sus habilidades y competencias. Lo que estamos viviendo en la actualidad dista mucho de ese panorama.

Si deseamos ser un país donde existan mejoras reales para la gente necesariamente debemos mejorar los niveles de colaboración entre el sector público y el privado, esta labor involucra a todos. El gobierno tiene la posibilidad cierta de establecer medidas reactivadoras, que ayuden a mejorar la alicaída situación, pero fundamentalmente mejoren las expectativas actuales de la gente.

Aldo Cassinelli
Director Ejecutivo
Instituto Libertad

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV