domingo, 4 de diciembre de 2022 Actualizado a las 19:14

Opinión

Autor Imagen

Subsidiariedad: el justo y necesario equilibrio

por 5 julio, 2016

Subsidiariedad: el justo y necesario equilibrio
Una empresa, así como cualquier organización, con o sin fines de lucro, puede emprender acciones concretas que apliquen este principio promoviendo espacios de participación, decisión, colaboración y creatividad.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En este tiempo de reformas y replanteamientos, el principio de subsidiariedad y su aplicabilidad han tomado un lugar relevante en el debate. Es bueno que así sea, ya que este principio nos recuerda la necesidad de conciliar la necesaria ayuda a los más vulnerables en la sociedad, con el debido respeto a la libertad y autonomía de las personas, ya sea individualmente como organizada en la sociedad civil.

La subsidiariedad bien aplicada trae una serie de consecuencias virtuosas, como el respeto a la dignidad de todas las personas, la promoción del bien común y el desarrollo integral. Promueve la solidaridad sin caer en asistencialismos, la participación responsable, el fortalecimiento de la organización social y, bien aplicado, permite obtener servicios y bienes públicos de calidad (educación, salud, vivienda, seguridad social, etc.).

El Estado tiene, sin duda, un importante rol subsidiario, pues cuando las personas y la sociedad civil organizada no lo pueden hacer, y es necesario para el bien común, entonces debe ir en su ayuda (lo que también a la vez es un rol solidario) otorgando los servicios y bienes a la población. Es importante que, al hacer esto, el Estado no pase a llevar la libertad y autonomía de las personas y de los cuerpos intermedios, como la familia, los emprendimientos, las empresas, los establecimientos educacionales, las ONG, etc. Un Estado que se extralimita y va más allá de sus funciones propias ahoga o entorpece la iniciativa privada, social e individual, y corre el riesgo de tornarse en una tiranía.

Pero el principio de subsidiariedad no se aplica solamente al Estado, también se puede y debe aplicar al interior de cada empresa y a cómo se organiza el trabajo en su interior. También en la familia, ya que la labor de los padres les demanda aplicar esta noción permanentemente con sus hijos a medida que van creciendo y desarrollándose.

Una empresa, así como cualquier organización, con o sin fines de lucro, puede emprender acciones concretas que apliquen este principio promoviendo espacios de participación, decisión, colaboración y creatividad. Apostar por las personas, conciliar la libertad con el bien común, ese es el justo y necesario equilibrio que se logra con el principio de subsidiariedad.

Ignacio Arteaga Echeverría
Director USEC



Síguenos en El Mostrador Google News

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV