lunes, 25 de octubre de 2021 Actualizado a las 23:17

Opinión

Autor Imagen

Mercados Adictos

por 27 septiembre, 2016

Mercados Adictos
"En estos momentos, cuando la Reserva Federal de EE.UU. espera buenos datos para retomar su camino de vuelta a la normalidad económica, paradójicamente estos son muy mal recibidos por los inversores, mientras que malos datos económicos (que alentarían a mayor intervención monetaria) causan euforia en los mercados y el interés de los inversionistas por más riesgo, siempre esperando la ayuda del bendito dinero artificial".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Nos encontramos en un entorno monetario sin precedentes en lo que a distorsiones y estímulos económicos se refiere, motivados por la necesidad de crecimiento de las mayores economías mundiales y como respuesta a catástrofes financieras. Lo curioso es que dichas crisis también fueron generadas por Bancos Centrales.

Desde la crisis subprime a la fecha, primero Estados Unidos y luego Japón, China y Europa, se fueron embarcando en potentes medidas financieras, como tasas cero e impresión de dinero, con el fin de fomentar la economía y lograr bajar el desempleo y apuntalar la inflación. Desde luego esto también incluye el estar dispuesto a pelear en una guerra de divisas, donde cada país, a través de sus Bancos Centrales, deprime su moneda para hacer más competitivas sus exportaciones, enfrascando al todo mundial en un juego de suma cero.

Este contexto, resumido a grandes rasgos, tiene a los mercados mundiales adictos a los anuncios de liquidez de los Bancos Centrales, y ya que es un secreto a voces que estas medidas artificiales son las que han hecho subir como la espuma la bolsa en EEUU desde 2009.

Sin duda es un tema preocupante, si no el más, económicamente hablando, ya que para que no existan burbujas de activos, es necesario que los valores bursátiles vayan en línea con el crecimiento de los resultados empresariales y macroeconómicos, lo cual ha estado bajo las expectativas de los propios banqueros centrales cuando lanzaban estos experimentos.

Sin embargo, esto parece no importar a los inversionistas, quienes privilegian para tomar sus decisiones de inversión los anuncios de la FED, el BCE o el BOJ, por encima de cualquier realidad económica. En estos momentos, cuando la Reserva Federal de EE.UU. espera buenos datos para retomar su camino de vuelta a la normalidad económica, paradójicamente estos son muy mal recibidos por los inversores, mientras que malos datos económicos (que alentarían a mayor intervención monetaria) causan euforia en los mercados y el interés de los inversionistas por más riesgo, siempre esperando la ayuda del bendito dinero artificial.

Estos últimos días hemos visto la hipersensibilidad de los inversionistas ante declaraciones de miembros de la FED, tanto el viernes por parte del gobernador de la FED de Chicago y, este mismo lunes, su par de Boston, ambos con derecho a voto el 20 de septiembre, quienes transparentaron sus posturas, y movieron a los mercados para abajo y para arriba tal como una montaña rusa, sacudiendo el viernes un 2,5% al mercado norteamericano sin previo aviso. Los inversionistas en el fondo saben que están al límite, en máximos históricos, y ante cualquier anuncio de que viene el monstruo de la tasa de interés venden activos de riesgo y compran activos refugio, lo que puede causar caídas que provoquen grandes pérdidas en el camino.

Arturo Frei R.
Gestor Patrimonial Renta 4

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV