lunes, 14 de octubre de 2019 Actualizado a las 06:20

OPINIÓN|MERCADOS

Autor Imagen

Trump está malgastando su poder político

por 19 septiembre, 2019

Trump está malgastando su poder político
Todos los presidentes tienden a creer su propio cuento, por supuesto. Después de todo, ¡ganaron la presidencia! Hasta donde sé, aún no ha habido un presidente electo que atribuya su mandato en la Casa Blanca a la suerte o a las circunstancias en lugar de su propia brillantez, aunque sospecho que algunos de ellos estaban al menos un poco conscientes de que la suerte y las circunstancias podrían haber tenido algo que ver con eso. Y, sin embargo, muchos presidentes aprenden en el trabajo y hacen ajustes basados ​​en lo que funciona y lo que no.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Un aspecto inusual de la presidencia de Donald Trump es que prácticamente los estímulos normales no funcionan en él. En un sistema político que depende en gran medida de esos estímulos, esto implica un enorme problema.

Este es el asunto: Trump es —como los cientistas políticos como yo y Matt Glassman hemos estado diciendo durante algún tiempo— un presidente muy débil. Los republicanos del Congreso prácticamente ignoran sus ideas políticas. Pierde continuamente batallas con la burocracia del poder ejecutivo. Se ha visto reducido a la contratación de lacayos y familiares para poder entrar en la Casa Blanca, pero incluso ellos no parecen escucharlo la mitad del tiempo. Para quienes estén familiarizados con el estudio de Richard Neustadt sobre la presidencia, esto no es algo sorprendente: Trump es impopular y tiene mala reputación profesional, por lo que no tendrá mucha influencia.

Esto significa que el sistema político básicamente está funcionando. Impone serias consecuencias al presidente por hacer un mal trabajo. Negarse a respetar las normas del cargo es una de las maneras en que los presidentes pueden dañar su reputación. Y la impopular imagen pública del mandatario en Twitter y su comportamiento generalmente no presidencial son, en parte, el motivo por el que su índice de aprobación es de unos 15 puntos porcentuales por debajo si solo se basara en la economía y otros fundamentos. Los presidentes normalmente se preocupan desesperadamente por el poder, y Trump está malgastando el suyo.

El único problema es que no se da cuenta. Efectivamente no podemos saber lo que piensa, pero parece creer que es muy popular a pesar de las evidencias de lo contrario. ¿Respecto a su reputación? Una vez más, no podemos saber qué hay en su cabeza. Pero según sus declaraciones públicas, parece pensar que lo que está haciendo está funcionando, y si algo no está funcionando, no es gracias a él.

Todos los presidentes tienden a creer su propio cuento, por supuesto. Después de todo, ¡ganaron la presidencia! Hasta donde sé, aún no ha habido un presidente electo que atribuya su mandato en la Casa Blanca a la suerte o a las circunstancias en lugar de su propia brillantez, aunque sospecho que algunos de ellos estaban al menos un poco conscientes de que la suerte y las circunstancias podrían haber tenido algo que ver con eso. Y, sin embargo, muchos presidentes aprenden en el trabajo y hacen ajustes basados ​​en lo que funciona y lo que no.

Y ese es el problema. Un presidente que no se ajusta cuando las cosas van mal no puede ser castigado por los factores de empuje y atracción de Madison del sistema político estadounidense. El mejor contraste a Trump podría ser Ronald Reagan, quien tuvo un mal manejo del gobierno al comienzo de su segundo mandato, pero luego, cuando explotó el escándalo Irán-Contra, realizó los cambios necesarios y terminó reactivando su presidencia. Reagan no terminó en la cárcel ni fue acusado por el escándalo, pero seguramente comprendió su pérdida de influencia, el desplome de su reputación y de sus índices de aprobación como consecuencias reales por sus fracasos.

En otras palabras, el sistema político estadounidense castiga a los presidentes que abusan de su cargo. Esto suele ser efectivo porque la mayoría de los presidentes se preocupan por el poder político y tienen una muy buena idea sobre cómo obtenerlo o cómo perderlo. El sistema simplemente no está configurado para lo que sea por lo que Trump esté involucrado. Y aunque de todas formas su presidencia sufrirá las consecuencias, hay muy pocas pruebas de que esto lo impresione demasiado.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV