miércoles, 21 de noviembre de 2018 Actualizado a las 18:26

Autor Imagen

La Noche cae sobre Lima..y sobre Santiago

por 6 junio, 2011

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Ollanta ha sido elegido Presidente del Perú con un apoyo cercano al 51,4%: la democracia peruana ha hablado en las urnas.

El arribo del candidato nacionalista al Palacio Pizarro limeño generará, a  todas luces, un ambiente de inestabilidad no solo en Lima, sino que también lo está siendo y será, en Santiago. Para algunos, la noche cayó sobre Lima…y también sobre Santiago.

Seamos claros, no solo la “Agenda” de su “política chilena” genera temores, asociada fundamentalmente al posible debut de una verdadera carrera armamentista con Chile como resultado de una militarización de su política vecinal, sino que también, y yo diría sobretodo, aquella “agenda económica” de corte nacionalista y estatista que generaría importantes grados de inestabilidad política interna.

Ya se sabía en Santiago que unas de sus banderas de lucha era la nacionalización de las que el nuevo Presidente peruano denominaba “actividades económicas estratégicas”: los espacios aerocomerciales y puertos estaban en la mira, justamente, espacios en donde miles de millones de dólares “chilenas” han llegado para supuestamente quedarse.  El fantasma de un “caso Lucchetti” pero a mayor escala no debería ser descartado. ¿Qué hará Santiago frente a una hostilización generalizada de “intereses económicos chilenos” en Perú?

Por otro lado, y según este mismo Plan de Gobierno, señala que, “una parte del Canon por la explotación de nuestros recursos naturales (los peruanos) servirá para el financiamiento de la defensa y la seguridad nacional”. Ese punto es central, tanto para La Moneda como para casi el 50% de peruanos que no votaron por el candidato Humala. La promesa del canon –realizada a las FF.AA peruanas-, generará el surgimiento del llamado dilema del “cañon o la mantequilla”, en otros términos, si el canon implica, normalmente, una compensación a zonas del país en donde se explotan recursos naturales no renovables a fin de reinvertirlos en forma local, la utilización de dichos recursos será en desmedro de la población. ¿De qué manera Ollanta resolverá este dilema? Para Chile, la idea de imitar el que fuese el “modelo chileno” de la Ley del Cobre genera aprensiones toda vez que no podemos dejar de asociar a Humala a la figura de Velasco Alvarado, el líder militar de izquierda que generó el dilema casi treinta años atrás a fin de recuperar “la provincia cautiva” de Arica. ¿Un dejá vu nacional-populista?

La agenda nacionalista del actual Presidente Humala tiene tintes intervencionistas, en donde el Estado cumplirá un papel vital, alejándose de la lógica neoliberal, pero de paso, generando fuertes y complejos escenarios políticos internos.  La creación del Servicio Nacional de Inversión Publica humalista ha sido fuertemente criticado por dichos sectores, de la misma manera que el Centro de Planeamiento Estratégico (CEPLAN). Organismos que recuerdan el carácter estatista del programa de Gobierno del partido nacionalista peruano.

La llegada de Ollanta Humala al poder en Lima, con un programa de gobierno que buscará en el corto o mediano plazo impulsar una transformación en la estructura económica y política peruana debería generar, de toda evidencia, un ciclo de crisis políticas al otro lado de la frontera norte de Chile.

La idea de un Gobierno nacionalista, que gozará de toda la legitimidad política lograda a través de medios democráticos, pero que tiene un 47% de detractores buscará adquirir aliados, uno de ellos serán las propias FF.AA, actores políticos de larga data en suelo peruano y que siguen mirando al sur con aires revanchistas.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV