lunes, 23 de septiembre de 2019 Actualizado a las 17:51

Autor Imagen

Disculpe presidenta, se equivocó

por 21 agosto, 2016

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Se equivocó la presidenta en el tema de las pensiones. Probablemente ello sea fruto de un mal diagnóstico del problema y de la difícil coyuntura económica y política que enfrenta el país.

En lo primero, es de toda evidencia que el “sistema previsional” propuesto por José Piñera e impuesto por una Junta Militar de gobierno, no tuvo el propósito de establecer un buen sistema de pensiones. Su objetivo, quizás ineludible en los años 80’, fue generar recursos para el rescate de las grandes empresa y el mercado de capitales, en virtud de la crisis económica de los 80’ y el aislamiento internacional de Chile. Así, se echó mano a los recursos previsionales para apalancar el desarrollo del país. De allí que se hable, con razón, que han constituido una piedra angular para el crecimiento. Pero esto no tiene nada que ver con una pensión justa que retribuya el esfuerzo de los trabajadores y sectores medios, y les permita una vejez digna. Es clarificador que el actual debate haya sincerado este hecho indesmentible.

35 años después la realidad es totalmente distinta. Chile y su economía gozan de prestigio internacional y las grandes empresas y el sistema financiero chilenos tienen acceso a generoso fondos y empréstitos en el mercado de capitales mundial. No es cierto que si el dinero previsional acumulado se destina, ahora sí, a las pensiones, se afecte hoy gravemente a la economía nacional.

En lo segundo, la actual coyuntura, es claro que el negativo impacto político y económico que han tenido las reformas tributaria, laboral y educacional, sea cual sea la razón de ello, ha generado un clima poco propicio para enfrentar la crisis previsional y la creación de un verdadero sistema de pensiones en Chile; asimismo, la tontera de la retroexcavadora (genio su inventor!) es usada para desprestigiar políticamente cualquier propuesta sensata de reforma, como la de crear un verdadero sistema de pensiones.

35 años después la realidad es totalmente distinta. Chile y su economía gozan de prestigio internacional y las grandes empresas y el sistema financiero chilenos tienen acceso a generoso fondos y empréstitos en el mercado de capitales mundial. No es cierto que si el dinero previsional acumulado se destina, ahora sí, a las pensiones, se afecte hoy gravemente a la economía nacional
 

Es preciso desenmascarar mitos:

  1. Usted es dueño de sus ahorros”: es falso. ¿Jugaría usted con sus ahorros provisionales, si fuera realmente dueño, especulando en la bolsa de valores y el mercado de capitales con menguadas rentabilidades, muchas veces negativas? Hay decenas de otras inversiones más rentables y, por cierto, más seguras para su dinero. Por ejemplo, comprarse un departamento y recibir mensualmente el arriendo como pensión, por cierto mejor que la que proponen las AFP. Además, la propiedad quedaría como capital revalorizándose cada año, para emergencias graves o de herencia para sus hijos. Pregúntese por qué no lo permiten. ¡Usted NO es propietario efectivo de nada! ¡No decide nada, el resto es mentira!
  2. Las comisiones que cobran las AFP son legítimas”: son un abuso. No estoy en contra que cobren y ganen plata gestionando bien nuestros ahorros. Lo gestionan tan abusivamente que en 22 años, para un capital ahorrado de 83 millones, generan una rentabilidad bruta de 9 millones en los 22 años, es decir 34 mil pesos mensuales y, además se esfuma la plata. Cualquier lego financiero sabe que esto es una estafa. Incluso si los 83 millones los invierto en el banco, descontada la inflación, rento 100 mil pesos mensuales y el capital queda intacto en UF.
  3. El sistema de reparto es malo”. No lo sé, no lo he estudiado a fondo, claro que sospecho que es una consigna barata, dado que los más importantes países desarrollados aún lo mantienen. En todo caso, sepa usted que se basa en el principio que los trabajadores activos financian a los pasivos (jubilados). Bueno, de hecho ese es el principal “sistema de pensiones” que hoy existe en Chile. ¿Quién mantiene a los millones de jubilados cuya pensión es mucho menos que el salario mínimo? (Recuerde que la pensión promedio que dan las AFP es de 200 mil pesos). Respuesta: los hijos e hijas que trabajan, que mes a mes tienen que estar apalancando a sus queridos “viejos” para que no vivan en la pobreza y la desesperanza extrema. ¿No cree usted que es una vergüenza que nuestros jubilados se tengan que mantener gracias al “copago familiar”, sintiendo que a pesar del esfuerzo en su vida laboral terminan convertidos en una pesada carga para los suyos?
  4. Elevar la edad de jubilación le subirá su pensión”. No es verdad. Mientras usted tenga un bajo sueldo y además no pueda disponer de sus ahorros previsionales (es decir, ser dueño de verdad), no cambiará su jubilación, trabajará más años, le seguirán descontando el 10% de su sueldo y su pensión variará mínimamente, sepa que por cada 5 millones de ahorro previsional en la AFP su pensión sube 1 UF.

Este “sistema previsional piñerista” no es un sistema de pensiones, es un SEDA, Sistema de Sistemática Expropiación De Ahorros, de los esfuerzos de toda la vida. El Gobierno ha declarado que a fines de año presentará reformas a este sistema, tiempo suficiente para pensar con responsabilidad en diseñar un verdadero sistema de pensiones, que termine con el engaño, genere las pensiones que cada cual realmente se merece y le entregue dignidad a la llamada “edad dorada”, paradojalmente del “júbilo”.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV