domingo, 17 de octubre de 2021 Actualizado a las 14:08

Opinión

Autor Imagen

Bitcoin: una realidad

por 11 octubre, 2021

Bitcoin: una realidad
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El Banco Central de Chile recientemente formó un grupo de expertos de alto nivel para analizar la opción de lanzar una moneda digital, algunos ya la llaman el CentralCoins. Hay países como Canadá, EEUU, Inglaterra y otros que están analizando esta opción. Suecia ya tiene su propia poneda digital respaldada por un banco central, el eKrona. Pero hay un país que fue más allá. El Salvador a inicios de septiembre pese a las advertencias del Banco Mundial, BID y FMI, fue el primer país en adoptar como moneda de curso legal el Bitcoin.

Hoy en el país centroamericano existe una fuerte oposición a la decisión que tomó Nayib Bukele, quien es el primer presidente millenial del mundo. ¿Qué lo llevó a tomar esta decisión? ¿Será una buena apuesta? ¿Qué podemos aprender?

Lo primero que hay que entender es que El Salvador es una economía pequeña (6,5 millones de habitantes), empobrecida (USD4mil per cápita) y está dolarizada desde 2001, donde vivió un proceso de alguna manera similar al actual. Además, esta pequeña economía tiene una característica muy importante: cerca del 20% de su PIB proviene de remesas del extranjero, y las comisiones por los envíos se estiman en USD450 millones. Al adoptar el Bitcoin, El Salvador potencialmente se podría ahorrar esta comisión y facilitar los envíos de dineros desde el extranjero.

Adicionalmente, se entrega una opción de bancarizarse a la población salvadoreña, donde un 70% no tiene cuenta bancaria y solo 45% acceso a internet. El gobierno lanzó ChivoWallet, una APP que actúa como una billetera virtual de Bitcoin y entrega un incentivo de USD30 en Bitcoin a quienes comiencen a utilizarla, hasta el momento hay cerca de 500mil usuarios, alrededor de un 8% de la población.

Bukele quiere atraer con fuerza la inversión extranjera y se ha hablado de ser un paraíso fiscal para las empresas que utilicen principalmente Bitcoin, lo que sin duda abre los ojos a los inversionistas, pero eso no será suficiente, ya que antes se debe demostrar que logra manejar suficientemente los principales desafíos:

  • Inestabilidad económica y social: El Bitcoin es una moneda con alta volatilidad y eso con justa razón asusta a la población salvadoreña que ha salido a las calles. La disrupción tecnológica en la sociedad no es fácil, recordemos en caso de Uber. Sin embargo, todas las monedas pueden tener alta volatilidad y existen métodos para controlarla, y el rol del gobierno y el banco central es muy importante para contenerla. Cuando El Salvador adoptó el dólar lo hizo justamente para darle mayor estabilidad a su economía, hoy las razones son diferentes y uno de los riesgos es volver a una economía muy inestable producto de su moneda.
  • Medio Ambiente: El Bitcoin requiere una enorme cantidad de energía para su operación. Básicamente producto del sistema Blockhain que utiliza esta criptomoneda, se necesita resolver complejos algoritmos para su funcionamiento, lo que requiere computadores superpotentes que consumen más que todo Noruega. Este problema del Bitcoin hace dudar que sea la criptomoneda del futuro al menos que logre reducir de manera importante su gasto energético.
  • Blanqueo de capitales: Este será probablemente uno de los mayores desafíos de la adopción de criptomonedas en el mundo, y El Salvador es un país muy expuesto a esta materia ya que históricamente ha tenido problemas con grandes bandas delictuales. La tecnología que utilizan las criptomonedas no permite realizar una trazabilidad entre las transacciones, lo que genera un ambiente propicio para movimientos ilegales. La APP ChivoWallet tiene un mecanismo de control, sin embargo, existen otras APPs de Wallets que no lo tienen.

Siempre pueden existir problemas de implementación de este tipo de políticas, y llama la atención que Bukele no haya realizado una prueba piloto en algunos rubros o zonas del país pantes de lanzarlo a nivel nacional. Posiblemente los problemas operativos y de ejecución serán los mayores dolores de cabeza para la nación centroamericana ya que parece haber sido una decisión apresurada, posiblemente por timings políticos. Aun no podemos saber a ciencia cierta si fue una buena o mala decisión, pero como ya hemos visto con la introducción de tecnologías y tendencias de la cuarta revolución industrial, estas pueden ser muy chocantes en un comienzo, pero después entregan verdaderas soluciones.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Claves

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV