domingo, 25 de septiembre de 2022 Actualizado a las 03:42

Longueira y Golborne: vecinos del condominio más caro de Chile

por 30 abril, 2013

Longueira y Golborne: vecinos del condominio más caro de Chile
Ubicado en medio de los cerros de San Carlos de Apoquindo, el Mirador de San Damián es considerado como el condominio más caro de Chile. Un metro cuadrado de terreno cuesta 15 UF.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Pablo Longueira y Laurence Golborne tienen algo más en común que ser y haber sido, respectivamente, abanderado presidencial de la UDI: viven en el mismo condominio. Ubicado en medio de los cerros de San Carlos de Apoquindo, el Mirador de San Damián es considerado como el condominio más caro de Chile. Un metro cuadrado de terreno cuesta 15 UF.

Longueira llegó antes que Golborne, igual que en la política. Fue uno de los tres habitantes fundadores que se instaló en el año 2000 con su mujer y siete hijos en una casa de 400 mt2 de ladrillo rojo y teja chilena, cuyos planos encargó a la arquitecta Mirene Pérez.

No es posible saber cómo enfrentó su inversión habitacional. En su declaración de patrimonio como ministro de Economía figura sin bienes y sin domicilio. Su dirección y RUT están tachados con plumón negro. Entre sus propiedades aparecen declaradas seis sociedades —dos agrícolas, una minera, dos de inversiones y otra de comercio exterior— en las que solamente se detalla su porcentaje de participación.

Cuando llegó el lugar era pura soledad. No había construcciones cercanas, ni supermercados, ni colegios, ni universidades, ni siquiera una micro transitaba por San Francisco de Asís. Con el tiempo hubo que prolongar la calle y agregarle otra vía, porque el sector se pobló y es la conexión más expedita entre San Carlos de Apoquindo con Las Condes y La Dehesa. Ahora pasa la C9 que se detiene en el paradero a unos metros de la entrada del Mirador.

A mediados de 2000, Golborne, entonces gerente general de Cencosud, debutó como vecino. Prefirió el estilo mediterráneo y el color mostaza para su vivienda. Patrimonio que tenía: como ministro de Minería (no hay antecedentes en Obras Públicas) declaró bienes por $1.257 millones.

Con Longueira lo separan apenas 700 metros, aunque políticamente la brecha de oficio es infinita. Uno es el candidato de la UDI, apareció recién en el mapa del poder; el otro, fundador del partido, que hubiese querido su lugar, pero se conformó con darle su apoyo y seguir trabajando en el gobierno.

En el Mirador hay otros rostros conocidos. Diariamente se puede ver cruzando las barreras de entrada y salida al ministro de Vivienda y Bienes Nacionales, Rodrigo Pérez Mackenna; a Iván “Bam Bam” Zamorano, quien llegó el año pasado; y hasta hace dos meses lo hacía la embajadora de la República Bolivariana de Venezuela, María Lourdes Urbaneja, quien dejó el cargo en agosto. La residencia de la legación diplomática permanece vacía a la espera de su nuevo representante. El Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de Venezuela escogió la casa que perteneció a Eduardo Monasterio, el gestor del fraude de Inverlink, y mantuvo el color rosado que su ex dueño eligió.



Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV