martes, 19 de noviembre de 2019 Actualizado a las 18:25

Agenda País

Salud

¿Problemas con la voz? Puede ser producto del reflujo

por 5 octubre, 2018

¿Problemas con la voz? Puede ser producto del reflujo
El tipo de alimentación y los hábitos como el tabaquismo y el consumo de alcohol, son algunos de los factores que influyen en este diagnóstico de alta prevalencia en adultos. Una mirada multidisciplinaria puede ayudar a identificar la presencia de reflujo faringo-laríngeo y descartar otras patologías como nódulos vocales, hernia hiatal,  y patología maligna. Profesores, artistas y comunicadores son el segmento más afectado por trabajar con su voz.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hasta 3 personas de cada 10, sufren de reflujo faringo-laríngeo, cuadro que aumenta las consultas médicas tras celebraciones que implican una sobrecarga vocal, de alimentación y de bebidas. Especialistas de Otorrinolaringología y Fonoaudiología de la Universidad Católica, alertan además a los profesionales de la voz con respecto a este diagnóstico, promoviendo una mirada multidisciplinaria para su tratamiento.

El cuadro de reflujo faringo-laríngeo se produce por la devolución de jugos gástricos hacia la faringe o laringe, lo que se manifiesta en síntomas como carraspera, ardor en la garganta, disfonía y sensación de flemas en la garganta. Profesores, artistas y comunicadores en edad adulta, representan el segmento de mayor consulta por este diagnóstico, dado que trabajan con su voz, aunque no son los únicos.

Si bien este síntoma es parte de diversas patologías o enfermedades, la consulta oportuna ante disfonías sin enfermedades respiratorias en curso, ayudaría a realizar un diagnóstico y tratamiento más certero y efectivo.

La doctora Carla Napolitano, otorrinolaringóloga del Comité de Voz de la Universidad Católica y docente de la Facultad de Medicina UC, explica la importancia de aclarar la presencia de una patología como el reflujo faringo-laríngeo de base que pueda agravar una disfonía, así como también descartar otro tipo de patología gastrointestinal que favorezca el reflujo o que curse con síntomas similares, como hernia hiatal o patología maligna.

“Una vez descartadas estas patologías, el médico le indicará un tratamiento para el reflujo faringo-laríngeo que puede incluir recomendaciones de hábitos y dieta, y o medicamentos”, sostiene.

Entre las recomendaciones se sugiere que la cena sea la comida más liviana, comer sentado y no acostarse hasta 2 horas tras haber terminado, así como evitar el consumo de líquidos en abundancia, ya sean fríos o calientes. Asimismo, la especialista sugiere limitar la cafeína, chocolate, las gaseosas, las comidas ricas en grasas, los alimentos picantes o muy condimentados, las frutas ácidas y el jugo de limón, así como también el tabaco.

“La disfonía es un síntoma muy frecuente, pero se debe consultar si persiste más allá de 15 días o si no está asociado a un cuadro respiratorio concomitante, ya que también podría ser un síntoma asociado a enfermedades más graves. El trabajo mancomunado de otorrinolaringólogos, gastroenterólogos, fonoaudiólogos y nutricionistas, puede ayudar a diagnosticar y tratar de forma multidisciplinaria este problema”, aclara la Dra. Napolitano.

Adrián Castillo, docente de la Carrera de Fonoaudiología de la Universidad Católica, explica que los pacientes experimentan alteraciones de la voz, carraspera frecuente, mucosidad excesiva en la garganta, y en casos más severos, molestias al tragar, tos después de comer y acostarse, sensación de ahogo o la aparición de un dolor repentino y punzante en las cuerdas vocales. En algunos casos, según el especialista, incluso puede confundirse con síntomas de asma.

“Por otra parte, las cuerdas vocales tienen una capacidad natural de recuperarse en un corto plazo, a diferencia de otros órganos. Si en un par de días y sin ninguna enfermedad a la que se pueda atribuir, la disfonía debiera verse superada; de no ser así o experimentar la recurrencia de este cuadro, es necesario consultar a un laringólogo”, recomienda el fonoaudiólogo.

Las personas que trabajan con su voz, categorizados como profesionales de la voz –profesores, cantantes, periodistas, animadores, actores, entre otros-, deben procurar una salud preventiva de sus cuerdas vocales, tanto en la dieta como en sus hábitos sociales. El estrés vocal en ambientes ruidosos, con altos índices de humo o la exposición a cambios de temperatura, también son factores que influyen en las condiciones de la voz.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV