jueves, 27 de enero de 2022 Actualizado a las 01:30

En Netflix se encuentran disponibles las dos primeras temporadas

Cultura - El Mostrador

Crítica de series de Tv: "Penny Dreadful", el efecto perverso del miedo a la diferencia

por 6 junio, 2016

Crítica de series de Tv: «Penny Dreadful», el efecto perverso del miedo a la diferencia
Ciencia, monstruos, espiritismo, y brujería, todo reunido para enfrentar a las malignas y poderosas fuerzas ocultas en los recodos, buhardillas y subterráneos del Londres de fines de 1800. La serie es una confluencia de personajes complejos que los guionistas han sabido relacionar con creatividad y giros dramáticos sorprendentes, lo que por cierto, incluye cruces, actos fallidos y tensiones amorosas sin distinción de género. Se trata de una adaptación libre de estos clásicos del terror que resulta francamente novedosa.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Penny Dreadful es una referencia peyorativa a las novelas de bolsillo -de dudosa calidad- que narraban la crónica roja y sensacionalista en el Londres del Siglo XIX, a un penique (a penny) el ejemplar. Era un formato innovador que permitió el acceso masivo de las clases trabajadoras a la entretención, en una época marcada por los grandes cambios tecnológicos e industriales.

Esta serie creada por John Logan (2014) se sitúa a medio camino entre La liga de los hombres extraordinarios (Moore, O'Neill, 1999) y The Avengers (Lee, Kirby, 1963). Es la historia de una reunión de seres humanos con tristes y oscuros pasados (cuando no renegados) que, o bien tienen poderes sobrenaturales, o bien poseen una mente brillante que les permite destacar en sus áreas de conocimiento. Por lo tanto, narra la historia de una convergencia bajo el lema implícito de la unión hace la fuerza.

penny dreadful 2

Dicha unión toma la forma de una familia matriarcal encabezada por Vanessa Ives (Eva Green), especie de bruja buena cuyas competencias paranormales ni maneja, ni comprende del todo. La figura de la Diosa (de la que hablé en la crítica a Doctor Foster) es muy evidente, aunque la idea de una “elegida” (como Neo en Matrix) se ajusta mejor en este caso. Vanessa, que tiene el cabello negro y viste ropas de encajes para velorio, es toda una lideresa con varios followers que buscan la salvación propia y colectiva.

A su lado (o detrás) están los hombres. Sir Malcolm (Timothy Dalton), algo parecido a un padre adoptivo cuyo poder se reduce al manejo de las armas de fuego; Ethan Chandler (Josh Hartnett), versión victoriana del hombre lobo; el Dr. Victor Frankenstein (Harry Treadaway), un escéptico hombre de ciencia aficionado a las drogas; Sembene (Danny Sapani), un mayordomo africano con llamativas escarificaciones en su rostro; Abraham Van Helsing (David Warner), hematólogo y cazador de vampiros; y el bueno de Ferdinand Lyle (Simon Russell Beale), miembro del colectivo gay en las sombras, egiptólogo, y por lo tanto, experto en maldiciones egipcias.

Penny 5

Ciencia, monstruos, espiritismo, y brujería, todo reunido para enfrentar a las malignas y poderosas fuerzas ocultas en los recodos, buhardillas y subterráneos del Londres de fines de 1800. Y como si eso no fuera suficiente, este cóctel gótico es endulzado con la presencia de Dorian Gray (Wilde, 1890), Mina Harker, Renfield, y el propio Drácula (Stoker, 1897), las creaciones de Victor Frankenstein, The Creature, Proteus y Lily (Shelley, 1818), e incluso, el mismísimo Dr. Henry Jekyll y Mr. Hyde (Stevenson, 1886), que irrumpe en la tercera temporada. La serie es una confluencia de personajes complejos que los guionistas han sabido relacionar con creatividad y giros dramáticos sorprendentes, lo que por cierto, incluye cruces, actos fallidos y tensiones amorosas sin distinción de género. Se trata de una adaptación libre de estos clásicos del terror que resulta francamente novedosa.

Un denominador común habita en los personajes: el peso de un secreto que los hace en extremo singulares. Eso tiene un efecto perverso en sus vidas: son señalados por una sociedad homogeneizadora donde no cabe la diferencia. Aquí opera el miedo a lo desconocido, en el contexto de una revolución industrial, que justamente, permite la reproducción homogénea de los bienes de consumo, y por lo tanto, la reproducción en serie del propio sistema social. Hablamos entonces de personajes perseguidos, apartados, expulsados a punta de antorchas y hogueras. Hablamos de un pasado que por momentos resulta insoportablemente parecido al presente. En definitiva, hablamos del miedo a lo diferente que cruza toda la historia.

penny 7

Lo que no es creado por el Dios Padre Todopoderoso a su imagen y semejanza, está condenado a la oscuridad y al ostracismo. Con esa cruz cargan -por ejemplo- los personajes de Mary Shelley o Robert Louis Stevenson, seres sobre naturales e inmortales que llegan al mundo gracias al dominio científico y tecnológico del hombre. El choque con la tradición cristiana es evidente y conduce a una sentencia enajenante para los feligreses: Dios no existiría. Dichos seres oscuros son representantes de una época donde la electricidad recién se instalaba como el paradigma (por lo tanto, bastante gris), tal como los súper héroes de cómic de mallas ajustadas y coloridas, representan la luminosa era atómica del siglo XX.

Juan Antonio Bayona (El orfanato, Lo imposible) filmó los dos primeros episodios. De esta forma los productores sentaron las bases del tratamiento cinematográfico de la historia. El resultado es impecable. La música, el vestuario y el maquillaje son superlativos. En Penny Dreadful se puede encontrar más sangre que en The Walking Dead, y todavía más glamour que en Downton Abbey. Vamos, que todo lo gótico resulta glamuroso. Incluso, lo que suele fallar en este género no desentona: los efectos de posproducción.

Josh Hartnett as Ethan Chandler, Eva Green as Vanessa Ives and Harry Treadaway as Dr. Victor Frankenstein in Penny Dreadful (season 1,episode 4). - Photo: Jonathan Hession/SHOWTIME - Photo ID: PennyDreadful_104_0754

Para finalizar, y como dato al margen, señalo que en esta coproducción (estadounidense-inglesa) confluyen Showtime (USA) y Sky (UK), quienes buscando hacer un producto apetecible en ambos lados del Atlántico, echaron mano al modelo utilizado en Ripper Street (BBC One / BBC America). Es decir, incorporaron en la historia a un personaje estadounidense con el perfil de Han Solo (el licántropo, Ethan Chandler). Un hombre lobo americano en Londres. Te suena, ¿no?

En Netflix se encuentran disponibles las dos primeras temporadas, mientras que la tercera está al aire por estos días.

penny 8

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV