viernes, 21 de febrero de 2020 Actualizado a las 18:01

Maryn McKenna, especialista en salud pública, global y políticas alimentarias

Cultura - El Mostrador

Congreso Futuro: la resistencia a los antibióticos y el surgimiento de las superbacterias

por 21 enero, 2018

Congreso Futuro: la resistencia a los antibióticos y el surgimiento de las superbacterias
Con el descubrimiento de la penicilina la medicina se revolucionó. El mundo conoció el poder de los antibióticos y un gran número de enfermedades que se consideraban incurables dejaron de serlo. “Pero la evolución siempre gana”, dice Maryn McKenna, periodista y escritora. Las bacterias aprendieron a defenderse y se están volviendo inmunes a los tratamientos convencionales.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“La persona desconsiderada que juegue con el tratamiento de penicilina es moralmente responsable por la muerte del hombre que sucumba por una infección de un organismo resistente a la penicilina. Espero que este mal pueda evitarse”. Poco tiempo después de ganar un Premio Nobel en 1945 por haber descubierto la penicilina, el propio padre de los antibióticos, Alexander Fleming, alertó sobre el daño que haría al mundo usar este tipo de medicina son control.

Han pasado 73 años desde esa advertencia, y la profecía se está cumpliendo. El término súper bacteria se refiere a las cepas de organismos que han desarrollado resistencia a la mayoría de los antibióticos que se usan usualmente. Un resfriado que puede parecer simple podría poner en peligro la vida de una persona.

“Lo primero que tenemos que entender es que las infecciones responden a los antibióticos. Y que no todas las infecciones necesitan un antibiótico”, afirmó en entrevista a El Mostrador la escritora Maryn McKenna, especialista en salud pública, global y políticas alimentarias. Una gripe, por ejemplo, es causada por un virus, no una bacteria. Al usar un antibiótico para ese tipo de enfermedades no se ayuda a sanar al paciente. Pero sí se podría inducir a ciertas bacterias evolucionar y volverse inmune al medicamento, complicando la recuperación del enfermo.

Disminuir el riesgo

La especialista explica que la resistencia a los antibióticos es la respuesta natural de las bacterias.  Cuenta que “en los países donde se ha reducido el uso de antibióticos en los últimos tres años, los datos son muy claros. Cuando le quitamos la presión que los antibióticos les generan a las bacterias, la resistencia, que es simplemente su forma de defenderse de los antibióticos, empieza a bajar”. La especialista asegura que el efecto también ocurre en la agricultura, generando un efecto positivo en los animales y personas que consumen productos de la tierra.

Empresas agricultoras, ganaderas y pesqueras, usan antibióticos de forma preventiva para disminuir la probabilidad de perder ganancias. En Chile se ha causado controversia por el uso innecesario de estos medicamentos en las salmoneras, y se cree incluso que podría ser la causa de muertes masivas de peces.

Pero McKenna es optimista y cree que esas prácticas pueden eliminarse. En 2014 la cuarta empresa de productos avícolas más grande de Estados Unidos anunció su compromiso por convertirse en una industria libre de antibióticos. “Cuando hicieron pública su intención, y los consumidores lo aplaudieron, la mayoría de las industrias avícolas de Estados Unidos siguieron su ejemplo”, recuerda la escritora. Aunque es un gran avance, no es tan fácil aplicarlo a otras áreas. “Para la crianza de animales de corral, salmones y camarones es más difícil dejar  de usar antibióticos, pero creo que las compañías querrán sumarse si saben que eso es lo que quieren sus clientes”, concluye.

Tratamientos alternativos

“Creo que lo que tenemos que hacer con las enfermedades que requieren el uso de antibióticos, es un estudio que nos permita encontrar otras formas de tratamiento que funcionen como los antibióticos, pero que no estimulen la resistencia de la misma manera”, dijo McKenna. Entre las posibilidades está usar virus que las afecten, o la unión de otras partículas que no sean drogas.

La escritora también cree que la humanidad es aún muy vulnerable a la aparición de enfermedades que mermen drásticamente el número de personas en el planeta. “No sería necesariamente por la resistencia a las bacterias. Hace 100 años se vivió el peor caso de gripe del que se tenga registro, y aún no tenemos un sistema de vigilancia que nos permita detectar enfermedades que se propaguen rápidamente”, dijo McKenna. Ese tipo de sistemas ayudarían a encontrar las cepas más resistentes alrededor del mundo, y se podrían tomar precauciones de forma más rápida.

Pero las vacunas también juegan un rol importante en la lucha contra el abuso de los antibióticos. “Son muy importantes porque previenen la enfermedad. Se previene la aparición de dolencias que se deben tratar con antibióticos”, dijo la periodista. Las vacunas son una forma efectiva de mejorar el sistema inmunológico.

Vuelta atrás
Si bien es cierto que hay evidencia que la resistencia a antibióticos disminuye en países donde se ha comenzado a usarlos cuando es necesario, y no de forma preventiva, no es claro que el daño pueda revertirse completamente. “Las reacciones de las bacterias a los antibióticos varían según cada antibiótico y cada bacteria. La velocidad en que se bajen las defensas de cepas es impredecible”, explicó McKenna.

“Lo que sabemos es que el mundo post-antibióticos está cerca, y que podemos retrasar su llegada si usamos estas medicinas cuando son realmente necesarias”, enfatizó la periodista. Llamó a las personas a ser conscientes de los métodos de producción de lo que consumimos, y a evitar usar medicamentos que no han sido expresamente indicados por un médico.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV