Publicidad
Municipalidad de Huechuraba se defiende de acusaciones de destruir parque de BMX: «Se les ofreció instalarlos en un recinto de primerísimo nivel y no quisieron» PAÍS Crédito: Agencia Uno (referencial)

Municipalidad de Huechuraba se defiende de acusaciones de destruir parque de BMX: «Se les ofreció instalarlos en un recinto de primerísimo nivel y no quisieron»

Publicidad
Catalina González
Por : Catalina González Periodista El Mostrador
Ver Más

Un Club de BMX presentó sus denuncias a través de redes sociales, para acusar al municipio de Huechuraba de destruir un parque vecinal de BMX. Al respecto, el administrador municipal, José Rossi, se defendió de las imputaciones explicando que los motivos por los que se desmanteló el parque. Entre ellos, era que este «recinto estuvo bastante abandonado, teníamos riñas, personas en situación de calle, consumo de drogas y alcohol en el sector, que generaron la molestia de los vecinos». Asimismo, afirmó que hubo reuniones con los miembros del Club de BMX que usaban el espacio, a los que se les ofreció «instalarlos en un recinto municipal con seguridad, con una infraestructura que es de primerísimo nivel», pero que no llegaron a un acuerdo ni con ellos, ni con las personas que pernoctaban el parque. En ese sentido, Rossi sostiene que sí les avisaron que iban a retirar las rampas en caso de que no cambiaran de parecer y que a pesar de la denuncia de que esas rampas habían salido del bolsillo del Club de BMX, Rossi aseguró, que el parque fue una iniciativa financiada con recursos municipales, por medio de un fondo concursable, Fondeco.


La Municipalidad de Huechuraba, decidió responder a las denuncias de un Club de BMX de la comuna, que acusó la destrucción de un parque de rampas por parte del municipio, en el cual niños y jóvenes practicaban la disciplina. Ante esto, el administrador municipal, José Rossi, habló con El Mostrador, para aclarar los hechos y explicar las razones que motivaron el retiro de las estructuras en dicho parque.

El grupo de BMX dio a conocer sus denuncias a través de El Pincoyazo -medio popular de Instagram-, señalando que «sin preguntar nada a nadie», la municipalidad de Huechuraba «destruyó las rampas donde decenas de niños y jóvenes de nuestra población realizaban deporte y que habían sido reparadas recientemente por la propia comunidad que usaba el espacio», en el que se habría invertido» cerca de $3 millones de pesos».

«Los deportistas dicen que hace 1 año se les prometió un proyecto de mejoramiento para el espacio que nunca se concretó, y ahora, sin dar ninguna explicación, les destruyen un equipamiento de calidad olímpica, como existen pocos en la zona norte en esta disciplina, y que les permitía entrenarse para competir en torneos», comentaron desde el Club BMX.

Bajo estas declaraciones y señalando todo lo contrario, el funcionario José Rossi, dijo que «es importante aclarar que era una estructura y un recinto que estaba en bastante mal estado» .

En esa línea, recalcó que «dentro de los ejes de la gestión de esta municipalidad y en especial del alcalde Carlos Cuadrado, fue la promoción de la actividades deportivas. Nosotros hoy día tenemos casi cincuenta disciplinas deportivas, porque entendemos que es un importante motor de promoción social y de integración, dentro de los cuales están los disciplinas del ciclismo, ciclismo montaña y los BMX»

Para eso, Rossi aseguró que «contamos con un recinto deportivo que es de primer nivel, donde por cierto practican BMX también los chiquillos».

Respecto al Bikepark que reclaman destruido, el administrador esclareció que «esta estructura fueron producto de un Fondeco, que es un fondo concursable que un grupo de BMX postularon, y los recursos fueron entregados por el municipio en su oportunidad».

«Pero la verdad que durante el transcurso de la pandemia el recinto estuvo bastante abandonado, teníamos riñas, personas en situación de calle, consumo de drogas y alcohol en el sector, que generaron la molestia de los vecinos», comentó Rossi.

A pesar de esto, el funcionario afirma que sí trataron de buscar solución con los miembros del Club.

«Durante casi dos años tuvimos reclamos de los vecinos, concejales que también participaban de actividades con los vecinos que solicitaron el retiro de la estructura. Fue lo que, en definitiva, motivó que nos reuniéramos con los grupos de BMX, para buscar alternativas de solución».

De este modo, «se concurrió con personal de Emergencia, de DIDECO, se conversó con las personas que estaban en situación de calle para que cambiaran su actitud y no hubo ningún tipo de reacción ni mejora en ese sentido, lo que motivó que finalmente tuviéramos que tomar la decisión de retirar esa estructura, que por lo demás está muy deteriorada», describió.

Rossi enfatiza que «por lo menos estuvimos seis meses en conversaciones con los Clubes de BMX, yo personalmente me reuní en dos oportunidades con ellos, explicándole cuál era la postura del municipio respecto a este tipo de disciplinas deportivas, se les hizo el ofrecimiento de instalarlos en un recinto municipal con seguridad, con una infraestructura que es de primerísimo nivel, al costado de uno de los dos Skatepark, que son municipales, abiertos a todos los vecinos y esos sí que te puedo garantizar que son de un estándar y de los mejores de Chile», sostuvo.

Dicho recinto deportivo, conocido como las Siete Canchas, es el espacio que se le ofreció a los miembros del parque vecinal y a quien se le planteó un traslado, «todo esto con costo municipal, entonces de verdad que nos extraña que hayan manifestado que no tenían conocimiento o que se hayan destruido estructuras que en realidad estaban abandonadas», afirmó Rossi.

Consultado por la denominación del parque vecinal como de nivel olímpico -que fue lo que resaltó el grupo de BMX en su denuncia-, Rossi descartó que fuera de tal categoría. «El recinto donde ellos estaban instalados era un recinto muy pequeñito, al frente de una independencia municipal que fue en varias oportunidades bandalizado, precisamente, por las personas que ahí pernoctaban».

En tal sentido, señaló Rossi, que el parque «que no cumple con los estándares de un recinto deportivo de alto rendimiento».

«Era una instalación bastante precaria, no lo digo en el sentido peyorativo, ni para faltar a los vecinos que  allí practicaban el BMX, pero es una infraestructura que no tiene nada que ver ni relación con lo que nosotros le estábamos ofreciendo hoy día para desarrollar sus actividades deportivas».

Por eso, remarcó el administrador, que «cuando se les planteo el traslado de las estructuras, se les señaló la dificultad de poder trasladarlas, porque eran unas estructuras que estaban soldadas sin ninguna medida de seguridad. Unas maderas que estaban todas podridas, que estaban mojadas, orinadas. Y a ellos se les pidió una cotización para efecto de reinstalar esas estructuras en nuestro recinto municipal, todo eso con costo municipal».

Por esa línea, subrayó que el parque vecinal del Club de BMX había sido una «iniciativa municipal, fue financiado en su oportunidad a través de un Fondeco y el mejoramiento que se les planteó también eran con fondos municipales», señaló.

Publicidad

Tendencias