viernes, 24 de enero de 2020 Actualizado a las 12:40

Repercusiones del fallo Cencosud y acuerdo judicial por BancoEstado

Los casos de abusos remecen a la industria del retail e impactan en la agenda política y las campañas

por 9 mayo, 2013

Los casos de abusos remecen a la industria del retail e impactan en la agenda política y las campañas
El golpe que sufrió Laurence Golborne los puso en alerta y el tsunami que se desató por el caso BancoEstado los puso histéricos. El abuso se apoderó del debate.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hasta hace tres semanas el debate sobre una nueva Constitución, el reemplazo del binominal y el de una reforma tributaria para financiar un cambio radical a la educación eran los temas que dominaban la agenda política.

Eran las materias alrededor de las cuales los cerebros de las campañas construían sus estrategias para las presidenciales. Pero el 25 de abril la Corte Suprema, con un fallo histórico, les cambió los planes. Ahora el abuso domina y el retail financiero junto a la banca están en la mira de la opinión pública.

Ese día el Máximo Tribunal falló que la industria del retail no puede subir las comisiones y los cobros unilateralmente sin el consentimiento expreso de sus clientes. Fue un tsunami que remeció tanto a la banca como al retail y las consecuencias aún están siendo evaluadas.

El escándalo de La Polar puso el tema de los abusos de estas compañías en la agenda y a la industria financiera —en particular el retail— bajo la lupa, el supremazo contra Cencosud lo hizo explotar y el caso del BancoEstado lo puso en el centro del debate político en un año de elecciones presidenciales.

En tres semanas les cambió radicalmente el negocio a los bancos y a los retailers. Tanto que para muchos habrá un antes y un después del fallo de la Suprema contra el holding de Horst Paulmann. Esa decisión puso la candidatura de Laurance Golborne en la UTI. El escándalo que se desató acerca de su sociedad de inversiones en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas fue el golpe que lo sacó del ring.

A ese fallo le siguió esta semana el caso del BancoEstado que golpeó de lleno a la campaña de Michelle Bachelet y salpicó a los personajes emblemáticos de la Concertación. El guión de este segundo acto de la trama se completó ayer, cuando se supo la decisión del superintendente de Bancos, Raphael Bergoeing, de poner fin a las normas que permitían subir los cobros y comisiones unilaterales a los clientes.

En una poca difundida circular del 30 de abril pasado, la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) derogó la norma que permite alzas sin consultar a los clientes.

Fue una decisión que se venía macerando hace meses pero que, una fuente que fue parte del proceso admite, el fallo contra Cencosud y la tormenta que desató la apresuró.

Las presión también la sienten los políticos. El golpe que sufrió Golborne por el fallo contra Cencosud los puso en alerta y el tsunami que se desató por el caso BancoEstado los puso histéricos. El abuso se apoderó del debate.

"La verdad es que el tema del abuso suena fuerte, ya sea real o percibido. Está ligado al tema de la desigualdad y por eso yo creo que será parte fundamental del debate político de este año y de las presidenciales. Ambas partes son vulnerables", es el análisis de una persona cercana a La Moneda y que fue clave en la campaña de Sebastián Piñera.

"No estaba en los planes de la campaña el tema de los abusos. Era algo periférico, y puede que termine siendo eso, pero ahora domina la agenda y nadie tiene una estrategia coherente de como abordar el tema", explica uno de los asesores de peso dentro de la campaña de Michele Bachelet.

El gobierno de Sebastián Piñera tiene un buen récord en el tema y su administración ha sido dura en fiscalizar —para algunos sectores empresariales demasiado dura.

Ayer Piñera criticó la falta de acción del Sernac en los gobiernos anteriores y la ex presidente acusó al gobierno de "oportunismo" político.

"Hoy vemos que más allá de las pasiones del debate electoral, hay un consenso amplio en defensa del consumidor", dijo Bachelet, agregando que espera que ese consenso "se traduzca en acciones concretas y modificaciones legales que protejan más y mejor a las personas".

Esta semana el ex presidente del Banco Central, José de Gregorio dijo en un seminario que es clave fortalecer la actual institucionalidad, ya que ésta “no soluciona todos los problemas”.

La presión sobre la industria

Los eventos de las últimas tres semanas han descolocado a la industria porque les golpea el negocio. Ayer el presidente de la Asociación de Bancos, Jorge Awad, pidió reunirse con Bergoeing.

Las utilidades de la banca han caído en los últimos 12 meses y una de las razones radica en los menores ingresos que registran por concepto de comisiones como resultado de los cambios regulatorios y mayor fiscalización que se gatillaron post La Polar.

En la industria del retail las alarmas suenan incluso más fuerte, ya que el negocio financiero es de donde viene una buena parte de las utilidades y las nuevas normas y regulaciones los aprieta donde más les duele. Para Ripley, Hites y Corona el golpe es particularmente duro porque son las que más dependen del negocio financiero para sus utilidades.

Una fuente que ha formado parte de directorios de la industria afirma que el tema no es menor. "Es un sector donde los actores más chicos tienen problemas y es donde existen los mayores abusos".

Fue duró con Falabella: "Pasaron colados. Es una vergüenza. Tienen las mismas prácticas de la industria".

Explicó que hay prácticas que se usan actualmente que, aunque legales, son abusivas. "Falabella y Ripley por ejemplo le cobran a sus clientes de tarjeta entre 3 y 4 dólares por mandarles la cuenta cada mes —algo que la ley los obliga. Ripley tiene un poco más de un millón de tarjetas activas y Falabella el doble. Eso significa que simplemente por mandarles la cuenta Ripley recibe US$ 50 millones al año y Falabella US$ 72 millones. Es vergonzoso".

Cuenta que Hites cobra alrededor de 3.700 pesos simplemente por usar la tarjeta en una de sus propias tiendas.

La industria alega que esos cobros son para cubrir los costos administrativos, pero según la fuente esos costos no alcanzan a llegar a 400 pesos por cliente, el resto es todo ganancias.

Un ex director de una de las multitiendas sostiene que lo más lamentable es que el negocio de la tarjeta hace que los pobres subsidien a los ricos.

"Una televisión la venden a prácticamente cero margen. No ganan plata vendiéndola al contado. Las utilidades las ganan con los que las compran en cuotas con la tarjeta. ¿Y quién compra al contado y quién en cuota? Los pobres con tarjeta y los ricos al contado. Los pobres hacen posible que los ricos compren una palma barato", describe para ilustrar el sistema.

En su opinión, con los cambios que están ocurriendo las grandes tiendas eventualmente se saldrán de ese negocio porque las nuevas normas lo harán menos rentable.

"En tres años el negocio del retail será completamente diferente"

Un ex superintendente de bancos que conoce con detalle la industria  afirma que está evolucionando. Aún hay mucha asimetría de información entre las empresas de retail y los consumidores, pero que eventualmente pasará lo que ocurrió en Estados Unidos en que las multitiendas ya no emiten tarjetas. "Acá las empresas se aprovechan del espacio que aún queda para ganar plata pero eventualmente pasará lo mismo. Cencosud ya pasó la tarjeta a su banco, Ripley lo está haciendo y el resto de la industria los seguirá. En tres años el negocio del retail en Chile será completamente diferente".

Lo que se viene según él es una mirada más profunda a los abusos en otras industrias. "Lo del retail es el primer capitulo. Ahora le va a tocar a la telefonía, cable, seguros, bancos … todo lo que es masivo".

Acerca de las medidas que ha implementado este gobierno, el ex superintendente de bancos estima que se demoraron mucho en implementarse y no son eficaces.

"Peribonio le ha costado plata a la industria, pero algunas de sus medidas son poco prácticas. Por ejemplo, el publicar el CAE. Los retailers simplemente suben la tasa el día después que el Sernac las publica. Después, cuando vuelven con la encuesta las bajan de nuevo y así todos los meses".

José Roa, ex director de Sernac durante los gobiernos del Presidente Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, sostiene que la ley ha sido clara que las prácticas de la industria eran abusivas, otra cosa es que la industria las ignorara y tratara de influenciar a la SBIF.

Roa fue el que decidió demandar a Cencosud luego de no llegar a acuerdo con el entonces gerente general Laurence Golborne.

El ex titular de Sernac cree que los pasos van en la línea correcta pero son muy lentos. Opina que las expectativas del consumidor han ido más rápido que los cambios de la industria. "Hay una batalla entre la industria financiera por un lado y el Banco Central, la SBIF y el Sernac por el otro", agregando que la industria financiera ha sido más resistente a los cambios que han ido ocurriendo en Chile. "El cambio cultural ha sido más lento. Tienen que entender que la ley se las va aplicar".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV